Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
ULTIMA HORA OVNIS
OVNI - UFO .. Avistamiento OVNI en Buzios Brasil.

POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta The Astrophysical Journal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta The Astrophysical Journal. Mostrar todas las entradas

25 sept. 2012

Descubren que nuestra galaxia está dentro de un halo de gas

Nuestra galaxia no deja de maravillarnos. La sorpresa ha llegado esta vez de la mano de un equipo de astrónomos a los mandos tel telescopio de rayos X Chandra, de la NASA. La Vía Láctea, en efecto, parece estar completamente rodeada por un enorme halo de gas ardiente que se extiende en todas direcciones formando un "globo" de varios cientos de miles de años luz de diámetro. 


La masa total del gigantesco halo, dicen los investigadores, es comparable a la de la suma de todas las estrellas que hay en la galaxia. Si estos datos se confirman, podrían resolver el "misterio de los bariones perdidos", un problema que lleva más de una década atormentando a astrónomos de todo el mundo. El estudio se ha publicado en The Astrophysical Journal.

Los bariones son las partículas (como protones y neutrones) que constituyen los "ladrillos" de la materia sólida. De hecho, el 99,9 % de la masa de los átomos que hay en el Universo está compuesta de bariones. Los datos obtenidos de halos de gas y de galaxias extremadamente lejanas indican que la "materia bariónica" presente en la juventud del Universo representaba cerca de un sexto de la masa de la detectada, pero nunca observada, materia oscura. Sin embargo, en el presente, y más de 10.000 millones de años después, el "censo" de los bariones presentes en las estrellas y el halo de nuestra galaxia (y de las galaxias más próximas) muestra apenas la mitad de los que debería haber.

Ahora, un equipo de cinco investigadores, usando de forma combinada el telescopio norteamericano Chandra, el europeo XMM-Newton y el japonés Suzaku, han logrado determinar los la temperatura, la extensión y la masa de este infernal halo de gas. Así, los científicos han determinado que la temperatura del halo oscila entre los 100.000 y los 250.000 grados centígrados, varios cientos de veces más caliente que la superficie del Sol.

Otros estudios han mostrado que la Vía Láctea, igual que otras galaxias, está literalmente encerrada en bolsas de gas caliente, con temperaturas que oscilan entre los 10.000 y los 100.000 grados. Pero la nueva investigación demuestra que el halo de gas ardliente que envuelve la Vía Láctea es mucho más grande y masivo que la bolsa cálida que la rodea. "Sabemos que el gas está alrededor de la galaxia -afirma Anjali Gupta, el primer firmante del estudio- . Y sabemos cómo está de caliente. Ahora, la cuestión principal es: ¿Cómo de grande es el halo? ¿Y cómo de masivo?"

Para empezar a buscar respuestas, los astrónomos complementaron los datos de Chandra con los del XMM Newton y el Suzaku. Y concluyeron que la masa del gas es realmente enorme, y oscila entre la de 10.000 y 60.000 millones de soles, quizá incluso más aún. "Nuestro trabajo -afirma por su parte Smita Mathur, coautor del estudio- muestra que, asignando valores razonables a cada parámetro, las observaciones del Chandra implican la existencia de una enorme reserva de gas caliente alrededor de la Vía Láctea. Una reserva que se extiende como mínimo hasta varios cientos de miles de años luz pero que podría llegar incluso a rodear todo nuestro grupo local de galaxias. Sea como sea, su masa es realmente enorme".

La estimación de la masa depende de factores como la cantidad de oxígeno en relación al hidrógeno, que es el elemento dominante en el halo de gas. No obstante, y a pesar de ser solo una estimación, los datos representan un importante paso hacia la solución del caso de los "bariones perdidos", un misterio que atormenta a los astrónomos desde hace más de una década.

Pese a todas las incertidumbres, el trabajo de Gupta y sus colegas constituye la mejor evidencia que tenemos de que los "bariones perdidos" de la galaxia se ocultan, en realidad en un halo de gas ardiente que envuelve toda la Vía Láctea. La densidad estimada del halo es tan baja que otros halos sililares alrededor de otras galaxias han pasado, hasta ahora, inadvertidos.

Fuente: ABC Ciencia

13 dic. 2009

Descubren cuatro nuevos planetas

Un equipo internacional de científicos ha descubierto cuatro nuevos planetas que orbitan dos estrellas cercanas que son muy similares al Sol.

Foto: La estrella 61 virginis brillante, se observa a simple vista desde la Tierra

Estos descubrimientos apuntan a la detección de posibles mundos habitables en los próximos años. Los investigadores, que publican su trabajo en la revista 'Astrophysical Journal', han empleado el Telescopio Anglo-Australiano de Nueva Gales del Sur y el Telescopio Keck en Hawai.

Por un lado, los astrónomos han descubierto tres planetas con masas que van desde los 5,3 a los 24,9 masas de la Tierra orbitan la estrella 61 Virginis, que virtualmente es un gemelo del Sol. Los científicos han utilizado la técnica del efecto Doppler, que mide cómo las estrellas son atraídas por la gravedad de sus planetas.

Según explica Chris Tinney, integrante del equipo científico, "estos planetas son particularmente excitantes. En nuestro sistema solar Neptuno tiene una masa de 17 veces la de la Tierra. Parece que podrían existir muchas estrellas similares al Sol cercanas con planetas de esa masa o menor. Estos apuntan a planetas incluso más pequeños que podrían ser rocosos y adecuados para la vida".

La estrella 61 Virginis puede observarse a simple vista. Se encuentra a 28 millones de años luz de la Tierra en la constelación de Virgo, cuyo ascenso puede verse en este momento del año unas pocas horas antes del Sol.

El cuarto planeta que descubrieron los investigadores es de la masa de Júpiter y orbita la estrella similar al Sol 23 Librae. La 23 Librae se encuentra a 84 años luz de la constelación de Libra. Se descubrió otro planeta alrededor de esta estrella en 2006: esta nueva es la segunda. El nuevo planeta tiene una órbita de 14 años. Esto la convierte en muy similar a Júpiter, que tiene una órbita de 12 años.

"En realidad, lo que detectamos de este sistema de estrellas es muy parecido a lo que detectamos de nuestro propio Sistema Solar si lo observamos desde la distancia, ya que Júpiter tiene el efecto gravitacional más fuerte de todos los planetas del Sol", explica Simon O'Toole del Observatorio Anglo-Australiano.

Según señala Hugh Jones, de la Universidad de Hertfordshire, "estamos ahora en posición de cuantificar cómo los planetas comunes como Júpiter alrededor de las estrellas como nuestro Sol. En comparación con el Sistema Solar, la mayoría de sistemas extrasolares parecen extraños, con planetas en órbitas muy pequeñas o elípticas. En contraste, este nuevo planeta tiene una órbita que es grande y casi circular y por primera vez comenzamos a ver sistemas que se asemejan al nuestro".

Según apuntan los investigadores, el planeta interior del sistema 61 Vir se encuentra entre las dos o tres señales planetarias de baja amplitud que han sido identificadas con fiabilidad.

"Hemos descubierto que existe una ventaja tremenda de combinar datos de dos observatorios mundiales y está claro que tendremos una oportunidad excelente para identificar posibles planetas habitables alrededor de las estrellas más cercanas en los próximos años", concluye Paul Butler del Instituto Carnegie de Washington.

Fuente: ABC

10 dic. 2009

Descubren la estrella número 20 de la Osa Mayor

Un equipo internacional de científicos ha descubierto la estrella número veinte de la Osa Mayor, denominada Alcor B.


Se trata de una de las luces que forman la cola de la osa y tiene en su órbita una pequeña enana roja. El hallazgo cambiará los libros de texto, ya que, hasta ahora, se creía que esta constelación estaba formada por sólo 19 estrellas, que resultan siete a simple vista.

Según el estudio, publicado en The Astrophysical Journal, este cuerpo estelar ha sido detectado por miembros del proyecto 1640, un equipo internacional que incluye a astrofísicos del Museo Americano de Historia Natural, la NASA, el Instituto Tecnológico de California y la Universidad de Cambridge.

El equipo utilizó una innovadora técnica para su descubrimiento, el «movimiento paraláctico común», un método que permite sacar de la oscuridad a estrellas «escondidas» detrás de otras observando su movimiento en relación a otras estrellas más lejanas, y que representa un «homenaje a Galileo», ha explicado Ben R. Oppenheimer, del Museo Americano de Historia Natural.

«Galileo sentó un tremendo pronóstico. Hace 400 años, estableció que si Copérnico estaba en lo cierto -que la Tierra orbitaba al Sol - podría demostrarlo mediante la observación del «movimiento paraláctico» de las estrellas más próximas. Increiblemente, Galileo recurrió a Alcor para comprobarlo, pero no dispuso de la precisión necesaria para conseguirlo», ha indicado Oppenheimer.

Alcor es una estrella relativamente joven con dos veces la masa del Sol. Este tipo de estrellas son relativamente raras, de corta vida y brillo. Alcor y sus parientes de la Osa Mayor se formaron de la misma nube de materia hace unos 500 millones de años, algo inusual para una constelación, ya que otras similares están compuestas de estrellas no relacionadas entre sí. Alcor comparte una posición en la Osa Mayor con otra estrella, Mizar. De hecho ambas fueron utilizadas en la antigüedad para realizar un test de agudeza visual -distinguir el caballo del jinete-.

Imperceptible al ojo humano

Ahora, Alcor nos ha presentado a su compañero, Alcor B. En marzo pasado, miembros del Proyecto 1640 instalaron su coronografía y óptica adaptiva en el Telescopio Hale del Observatorio Monte Palomar y lo dirigieron a Alcor. «Justo allí, pude localizar un tenue punto de luz próximo a la estrella», ha dicho Neil Zimmermann, miembro del equipo. «Nadie había informado de este objeto antes, y estaba muy cerca de Alcor, así que llegamos a la conclusión de que probablemente se trataba de una estrella asociada desconocida».

El equipo retornó meses después y volvió a observar estas estrellas, esperando probar que eran compañeras determinando el casi inapreciable movimiento de ambas en relación con otras estrellas más lejanas cuando la Tierra se mueve en torno al Sol, en otras palabras, calibrando su movimiento paraláctico. Si la supuesta compañera era una estrella asociada se movería junto con Alcor, y asi se comprobó.

Alcor y su nueva compañera se encuentran a unos 80 años luz y orbitan entre sí al menos cada 90 años. A lo largo de un año, la pareja se mueve en una elipse sobre el cielo a lo largo de 0, 08 arcosegundos de la órbita que describe la Tierra en torno al Sol.

Este movimiento es alrededor de mil veces más pequeño que lo que el ojo humano puede discernir, pero una fracción de este movimiento pudo ser fácilmente medida por la tecnología de los científicos del Proyecto 1640.

Fuente: ABC
 

Categorias

agenda (137) astronomia (374) descubrimientos (209) insolito (126) milagro (51) misterio (193) ovni (247) ovnis (231) sucesos (154) ufo (223) ver para creer (101)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie