Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
ULTIMA HORA OVNIS
OVNI - UFO .. Avistamiento OVNI en Buzios Brasil.

POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta Voyager 1. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Voyager 1. Mostrar todas las entradas

14 feb. 2015

25 años de un punto azul pálido

Hace justo 25 años la sonda espacial Voyager 1 fotografió la Tierra a 6000 millones de kilómetros de distancia. Esa imagen ha pasado a la historia como una de las más relevantes de la ciencia


A 6000 millones de kilómetros, la Tierra es un punto insignificante. De tamaño menor al de un píxel, con un ligero fulgor que muestra el reflejo de la luz del sol sobre nuestro planeta. El 14 de febrero de 1990, la Voyager 1 echó la vista atrás para dedicarnos un último homenaje. Una imagen que se ha convertido en historia de la ciencia.

El escritor y astrónomo Carl Sagan había pedido a la NASA que se hiciera esa foto ya en 1980. Defendía que sería una imagen que, si bien no valdría para obtener datos científicos de especial relevancia, sí nos situaría en el Universo como la minúscula parte que somos de él. Su deseo tardó casi una década en hacerse realidad.

La Voyager realizó varias tomas y sólo en tres de ellas, con filtros de colores azul, verde y violeta, es visible la Tierra. Combinadas crean la imagen del punto azul pálido tal y como lo conocemos. Cuatro años después, el propio Sagan publicaría un libro inspirado en esta imagen en el que pondría de manifiesto que todo cuanto ha vivido el ser humano es insignificante en el inmenso tamaño del Universo.

¿Y la Voyager 1? Lanzada en el año 1977, a día de hoy ya no puede mandar fotografías, pero sigue su viaje por el espacio interestelar hacia el interior de la Vía Láctea.

16 oct. 2012

La Tierra enviará nuevo mensaje al Universo

Enviar mensajes al espacio es algo que hacemos desde hace mucho tiempo. No importa si es una señal de radio o un disco hecho de oro, el objetivo es el mismo: Compartir con el universo el hecho (al menos temporal) de que estamos aquí. 


La Tierra no es eterna, por lo que existe la gran posibilidad de que nuestro planeta y por qué no nuestro Sistema Solar, se pierdan en la inmensidad del futuro sin dejar rastro. El proyecto The Last Pictures escoge una aproximación un poco más artística al concepto de mensaje en una botella, guardando un total de cien imágenes en discos de silicio bañados en oro, que serán depositados en un satélite.

Uno de los mejores ejemplos que podemos encontrar del caso se encuentra en los discos dorados dentro de las naves Voyager, por lo tanto, la necesidad de comunicar al cosmos nuestra existencia no ha perdido vigor. Incluso el Curiosity, la sonda de la NASA que visita Marte desde agosto, tiene una placa con información que va más allá de lo estrictamente científico. La razón no es otra más que nuestra condición de efímeros. La Tierra desaparecerá, junto con el Sistema Solar, la Vía Láctea, y hasta el Universo mismo, según la visión del científico que se exprese al respecto. Asumir que la especie humana logrará sobrevivir a todos estos eventos (en nuestra forma actual, al menos) es más que una necedad. El espacio es “grande”, y nuestros “gritos simbólicos” apenas han recorrido unos 70 u 80 años luz, mientras que los mensajes físicos aún tienen un largo camino por delante.

El desafío, perdurar

Algunos de esos mensajes no tienen como destino viajar, sino perdurar. Aceptar el desafío del paso del tiempo en la hostilidad del espacio. Existen períodos de nuestra historia que están completamente ocultos para los expertos, y con eso hablamos de cosas que sucedieron hace pocos miles de años atrás. Si consideramos un período de tiempo en el orden de miles de millones de años en el futuro, la situación se vuelve mucho más compleja. Aún así, el proyecto conocido como The Last Pictures buscará dejar su legado, basado en discos de silicio recubiertos con oro que contienen cien imágenes de lugares y hechos en nuestro planeta, en blanco y negro. Los discos serán colocados en el satélite EchoStar XVI, que será lanzado en los primeros meses del año entrante.

La selección de las imágenes fue realizada por artistas, filósofos y científicos, pero el perfil de The Last Pictures parece estar mucho más alineado con el aspecto artístico. Un tornado sobre el agua, un barco encallado y una tormenta de polvo probablemente instalen más que algunos interrogantes entre los eruditos extraterrestres que con un poco de suerte vayan a encontrar estos discos. Algunos podrán estar en contra de la selección de las imágenes, esperando algo “más representativo” de nuestra especie, pero al mismo tiempo, no somos solamente números y ecuaciones. Si podemos quedar asombrados frente al poder de la naturaleza, o encontrar paz en algo como el viento silbando entre las ramas de los árboles, ¿por qué no transmitir eso también?
Fuente: ABC

9 sept. 2012

La Voyager 1 a punto de salir del Sistema Solar

La nave estadounidense Voyager 1 ha superado los 18.000 millones de kilómetros de distancia de la Tierra y se prepara ya para salir del Sistema Solar y alcanzar el infinito. Este logro de la sonda coincide con el 35º aniversario de su lanzamiento, en septiembre de 1977.

Según ha informado la NASA, los expertos no pueden calcular cuándo se producirá el momento exacto en que Voyager 1 abandonará el Sistema Solar, cruce la heliopausa --límite teórico que señala el fin de la influencia del Sol-- y entre en la inmensidad del espacio interestelar.

"Cuando eso suceda, Voyager 1 se convertirá en la primera nave espacial lanzada desde la Tierra a salir de la burbuja", ha destacado el exdirector del proyecto JPL de la NASA, Edward Stone.

La misión original de esta nave, junto a su gemela Voyager 2, era visitar Júpiter y Saturno. De hecho, fue la primera sonda en proporcionar imágenes detalladas de las lunas de esos planetas. Además, gracias a Voyager 1 se pudo determinar que la Gran Mancha Roja de Júpiter es un gran remolino de viento, que alcanza los 400 kilómetros por hora y que existe en el planeta desde hace unos 300 años.

Tras estos logros, los científicos se dieron cuenta de que la nave podía seguir su trayectoria más allá de esos planetas y, a partir de 1981 empezó el viaje de la nave en busca de los límites del Sistema Solar.

Según los datos de la NASA, actualmente la nave ya está a más de 18.000 millones de kilómetros de distancia de la Tierra y se necesitan 17 horas para que la señal que envía alcance los controles de la agencia espacial estadounidense.

NUEVOS DATOS MÁS ALLÁ DE NEPTUNO

A través de las señales de Voyager 1 por las que los científicos han podido obtener nuevos datos sobre los límites del Sistema Solar. Según ha explicado Stone, el Sistema Solar existe está 'envuelto' en una burbuja de viento solar conocida como heliosfera. A medida que uno se va a alejando del sol, las partículas cargadas que forman el recorrido del viento solar pierden fuerza.

El límite donde el viento solar disminuye, a velocidades subsónicas, se llama el 'choque de terminación' y la línea donde se detiene por completo y comienzan los gases que rodean del espacio interestelar se llama heliopausa.

Gracias a que Voyager 1 se abre paso a través de la heliopausa, la NASA ha podido ir recogiendo importantes datos "que cuestionan algunas de las teorías existentes sobre el límite lejano".

Así, los científicos pensaban que el viento solar en la heliopausa se desaceleraba y luego cambiaba de dirección hacia el exterior en un flujo ascendente. En cambio, la nave determinó que el viento solar en dicha zona es lento y luego se detiene por completo.

Por otra parte, en febrero de 1990, a seis millones de kilómetros de la Tierra, la Voyager 1 giró sus cámaras para tomar una foto de familia del Sistema Solar. Parte de esa imagen era la famosa "Pale Blue Dot" fotografía, que mostraba la Tierra como un pequeño destello en el cielo.

"Una y otra vez, la Voyager nos enseñó el Sistema Solar era más diversa de lo que podríamos haber imaginado", ha destacado Stone.

VOYAGER 2

Por su parte, Voyager 2, a pesar de que fue lanzada un mes antes que su gemela, ha tenido una trayectoria más lenta y voló pasado Urano en 1986, mientras que a Neptuno se acercó en 1989. Esta nave sorprendió a los astrónomos al descubrir que los polos magnéticos de Urano se encontraba cerca de su ecuador.

Al viajar muy distantes del Sol, las naves reciben su energía a través de tres generadores termoeléctricos de radioisótopos (RTG), que convierten el calor de la desintegración radiactiva del plutonio en electricidad, en lugar de los paneles solares utilizados en otras muchas sondas para viajes interplanetarios.
 

Categorias

agenda (137) astronomia (374) descubrimientos (209) insolito (126) milagro (51) misterio (193) ovni (247) ovnis (231) sucesos (154) ufo (223) ver para creer (101)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie