Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta astronomia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta astronomia. Mostrar todas las entradas

21 jul. 2020

Venus tiene decenas de volcanes activos

Un estudio demuestra que Venus está evolucionando y que al menos 37 estructuras volcánicas han estado activas recientemente.


 
El estudio publicado en la revista Nature Geoscience ha desmentido la creencia de que Venus era un planeta inactivo. El grupo de científicos de la Universidad de Maryland y del Instituto de Geofísica de ETH Zurich han localizado un total de 37 estructuras volcánicas recientemente activas.

El resultado del estudio "cambia significativamente la visión de Venus": de un planeta inactivo a otro "que puede alimentar muchos volcanes activos", explica Laurent Montési, profesor de geología en la Universidad de Maryland y coautor de la investigación.

Hasta este momento, los científicos tenían indicios de que Venus era diferente a Marte y Mercurio porque su superficie era más joven y, por tanto, su interior no era tan frío. Sin embargo, pensaban que sus coronas (círculos dibujados en su superficie a causa del alzamiento caliente de flujos de lava) mostraban signos de actividad antigua y que el planeta se había enfriado lo suficiente como para frenar en su interior la actividad geológica y endurecer su corteza.

Con la ayuda de simulaciones 3D de alta resolución y modelos numéricos de actividad termomecánica han podido obtener una vista más detallada que nunca del proceso de formación de coronas. De esta forma, Montési y el resto de científicos pudieron concluir que las coronas habían estado en los últimos dos a tres millones de años, poco tiempo en términos geológicos.

En este sentido, el científico ha declarado que el grado de realismo mejorado en estos modelos con respecto a los últimos estudios "hace posible identificar varias etapas de evolución de la corona y definir las características geológicas presentes solo en las coronas actualmente activas".

La ubicación de las coronas activas en Venus proporciona información sobre las zonas en las que el planeta está más activo. Estos datos ayudarán a identificar las áreas donde colocar los instrumentos geológicos en las futuras misiones a Venus, que además son de vital importancia para determinar la habitabilidad del planeta. Según señala la geóloga Suzanne Smrekar, para averiguar los misterios de Venus es necesario “mirar bajo el capó porque es el motor geológico y atmosférico global”.

La NASA enviará a VERITAS en 2026

La NASA planea lanzar a VERITAS para obtener respuestas en torno a la composición de la superficie de Venus. En la última misión (1994), la instrumentación no pudo resolver muchas de las características de la superficie del planeta.

Gracias a los nuevos avances tecnológicos, VERITAS contará con un potente sistema de radar de última generación para crear mapas globales en 3D y de un espectrómetro de infrarrojo cercano para descubrir de qué está hecha la superficie.

En esta nueva misión también se podrá obtener las medidas del campos gravitacional del planeta para averiguar qué contiene en su interior. De esta forma, se obtendrán nuevas pistas sobre los procesos geológicos pasados y actuales del planeta, tanto de aquellos que tienen lugar en su interior como en el exterior.


EnVisión 2032: próxima misión europea a Venus

EnVisión es la misión orbital propuesta para 2032. Tiene como objetivo determinar el nivel y la naturaleza de la actividad geológica y la secuencia de eventos que establece las características de la superficie de Venus, según se explica su página web oficial.

De esta forma, se podrá evaluar si Venus tuvo alguna vez océanos y por lo tanto, si fue en algún momento hospitalario para la vida. La misión utilizará varias técnicas diferentes para investigar los procesos geológicos activos y medir los correspondientes cambios de temperatura.

Para ello enviará un Ariane 6.2 de Europa, que llegará a Venus después de un crucero de cinco meses. Gracias a ello se podrá realizar durante cuatro años mediciones con 5 instrumentos de vanguardia. La misión, que se encuentra en fase de estudio, será responsabilidad de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la NASA contribuirá de forma significativa.

7 jul. 2020

La NASA descubre un nuevo planeta rocoso del tamaño de Neptuno

La NASA se encuentra en una posición en la que rara vez lo ha hecho. Su telescopio TESS ha descubierto el TOI-849b, un planeta rocoso con un tamaño similar a Neptuno, y cuyo descubrimiento ha descolocado a muchos astrónomos por diversos motivos.
 

Imagen del planeta rocoso TOI-849b.NASA

Su tamaño es 40 veces más grande que La Tierra y se encuentra ubicado a 730 años luz. Además, se encuentra sorprendentemente cerca de la estrella de su sistema y completa el movimiento de traslación completo en menos de un día, mientras que nuestro planeta le tarda 365 días.

En cuanto a su temperatura, alcanza los 1500º, por lo que casi con total seguridad la parte iluminada está fundida. Uno de los pocos factores que tiene similares a la Tierra es su densidad media, ya que es 5.2 gramos por centímetro cúbico, como informa SDPNoticias.

Quizá uno de los factores que más ha hecho reflexionar a los astrónomos es que rompe con el sistema establecido en cuanto a planetas masivos, porque no coincide con ninguna descripción de este tipo de astros. Se define a los planetas masivos como los que tienen tamaños similares o superiores a Júpiter y Neptuno y además son gigantes gaseosos con órbitas cerradas. Este nuevo descubrimiento llamado TOI-849b, no cumple ninguno de los requisitos.

4 jul. 2020

Desaparece una estrella sin dejar ningún rastro

Entre 2001 y 2011, varios equipos de astrónomos estudiaron una misteriosa estrella masiva azulada, ubicada en la galaxia enana Kinman, y sus observaciones indicaron que estaba en una etapa tardía de su evolución.
 


En 2019 un equipo de Irlanda, Chile y EE UU liderado por el estudiante de doctorado Andrew Allan, del Trinity College de Dublín, quiso saber más sobre cómo terminan sus vidas las estrellas muy masivas y el objeto de esta galaxia parecía perfecto.

Pero cuando apuntaron el Very Large Telescope (VLT) que tienen el Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile hacia la distante galaxia, ya no pudieron encontrar las reveladoras huellas de la estrella.

“En lugar de eso, nos sorprendió descubrir ¡que la estrella había desaparecido!”, exclama Allan, que también ha dirigido un estudio sobre este objeto publicado hoy en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Situada a unos 75 millones de años luz de distancia, en la constelación de Acuario, la galaxia enana Kinman está demasiado lejos para que los astrónomos vean sus estrellas individuales, pero pueden detectar huellas de algunas de ellas. De 2001 a 2011, la luz de la galaxia mostró evidencia constante de que alojaba a una estrella variable luminosa azul unas 2,5 millones de veces más brillante que el Sol.

Una estrella inestable

Las estrellas de este tipo son inestables y muestran ocasionales cambios radicales en sus espectros y brillo. Incluso con esos cambios, las variables luminosas azules dejan rastros específicos que los científicos pueden identificar, pero estos ya no estaban presentes en los datos que el equipo recopiló en 2019, dejando en el aire la pregunta de qué le había pasado a la estrella.

“Sería muy inusual que una estrella tan masiva desapareciera sin producir una explosión de supernova brillante”, afirma Allan, “de hecho, sería la primera detección directa de una estrella monstruosa de este tipo que termina su vida de esta manera”.

El grupo dirigió por primera vez el instrumento ESPRESSO hacia la estrella en agosto de 2019, utilizando simultáneamente los cuatro telescopios de 8 metros del VLT. Pero fueron incapaces de encontrar los signos que antes apuntaban a la presencia de la estrella luminosa. Unos meses más tarde, el grupo probó con el instrumento X-shooter, de ese gran telescopio y de nuevo no encontraron rastros de la estrella.

Según José Groh, miembro del equipo, también del Trinity College de Dublín, “es posible que hayamos detectado la muerte de una de las estrellas más masivas del universo local”. A continuación, el equipo recurrió a datos más antiguos recopilados tanto con los instrumentos X-shooter y UVES (instalados en el VLT en el desierto chileno de Atacama) como con telescopios de otros lugares.

Datos del mismo objeto obtenidos en 2002 y 2009

“El Archivo Científico de ESO nos permitió encontrar y utilizar datos del mismo objeto obtenidos en 2002 y 2009”, dice Andrea Mehner, astrónoma de esta institución en Chile que participó en el estudio.

“La comparación de los espectros de alta resolución obtenidos por UVES en 2002 con nuestras observaciones obtenidas en 2019 con el más reciente espectrógrafo de alta resolución ESPRESSO, fue especialmente reveladora, tanto desde el punto de vista astronómico como de instrumentación”.

Los datos antiguos indicaron que la estrella de la galaxia enana Kinman podría haber estado experimentando un fuerte período de estallidos que probablemente terminó en algún momento después de 2011.

Las estrellas variables luminosas azules de este tipo son propensas a experimentar gigantescos estallidos a lo largo de su vida, haciendo que la tasa de pérdida de masa de las estrellas aumente e incrementando su luminosidad de forma espectacular.

Dos posibles explicaciones

Basándose en sus observaciones y modelos, los astrónomos han sugerido dos explicaciones para la desaparición de la estrella y la falta de una supernova, relacionada con este posible estallido. Este podría haber dado lugar a que la variable luminosa azul se transformara en una estrella menos luminosa, la cual también podría estar parcialmente oculta por el polvo. Sería la primera opción.

La otra es que la estrella puede haber colapsado en un agujero negro sin producir una explosión de supernova. Este sería un evento poco habitual, ya que nuestra comprensión actual de cómo mueren las estrellas masivas apunta a que la mayoría terminan sus vidas estallando como supernovas.

Se necesitan más estudios para confirmar cuál fue el destino de esta estrella. Está previsto que el Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de ESO, comience a operar en 2025. Será capaz de observar con más detalle estrellas en galaxias distantes como la galaxia enana Kinman, ayudando a resolver misterios cósmicos como este.

28 jun. 2020

El mensaje que el astrónomo Carl Sagan les envió a los extraterrestres

A las 8:42 p.m. del jueves 2 de marzo de 1972, la NASA lanzó la sonda espacial no tripulada Pioneer 10 desde Cabo Cañaveral, en Florida.

 
Una cordial carta de presentación pero, con tanto que decir, ¿cómo decidieron qué incluir y qué dejar fuera?

Su destino era Júpiter y luego el borde de nuestro sistema solar.

Su misión, tomar fotografías detalladas del enorme planeta y sus lunas, y estudiar la atmósfera, sus partículas y vientos solares, el flujo y la velocidad de las abundantes partículas de polvo.

Pero Pioneer 10 tenía una segunda misión.

Firmemente unido a los puntales de soporte de las antenas, protegido de la erosión por el polvo interestelar, estaba el diagrama artístico y científico más emprendedor de todos los tiempos: la Placa de la Pioneer.

Estaba hecha de aluminio cubierto en oro y lo que tenía tallado pretendía revelarle a la vida inteligente extraterrestre quiénes éramos y dónde estábamos.

Un sencillo mensaje

La placa había sido diseñada por dos astrofísicos y una artista.

Apenas tres meses antes, en diciembre de 1971, el astrónomo estadounidense Carl Sagan le había sugerido a su amigo y colega Frank Drake que trabajaran juntos en el diseño de un mensaje interestelar.

En 1980, Carl Sagan se hizo mundialmente famoso por la serie documental de de divulgación científica "Cosmos: un viaje personal".

Tenía que comunicar los hechos de una manera directa e inequívoca.

"Nos imaginamos que lo más interesante para los extraterrestres sería saber cómo somos", le contó a la BBC Drake, fundador del Instituto SETI que escanea el espacio en busca de signos de comunicaciones extraterrestres.

"Pero pensamos que también querrían saber de dónde provenía el mensaje y cuándo había sido enviado, pues podían pasar millones de años antes de que fuera interceptado".

De esto último se encargaron Sagan y Drake.

Dónde y cuándo

Partieron de la premisa de que la ciencia y las matemáticas eran lenguajes universales, de manera que cualquier vida inteligente los comprenderían.

Se dedicaron primero a concebir la forma de comunicarles a los extraterrestres de dónde venía el mensaje, dado que "Planeta Tierra" no tiene sentido allá fuera.

Para entender lo que hicieron imagínate que estás tratando de encontrar a alguien en medio del océano y, en vez de darte coordenadas, te entregan información sobre la ubicación de varios faros y la distancia de estos del lugar en el que está la persona que buscas.

Si puedes identificar los faros, sabiendo su ubicación y la distancia de estos de lo que buscas, lo encuentras.
En el firmamento, esos faros son púlsares, remanentes de la explosión de supernovas que giran muy rápidamente y, como resultado, despiden pulsos espaciados de manera muy uniforme.

Entonces, para indicarles a los extraterrestres dónde había sido lanzado el mensaje, los científicos crearon un mapa que mostraba la ubicación de 14 púlsares con respecto al Sol.

Eso es lo que ves donde está el número 1 en esta imagen:


Cada una de las líneas que irradian del centro indica la dirección y la distancia de un púlsar al Sol.

Como hay muchos púlsares en el Universo, anotaron en números binarios la frecuencia de pulsos que, por ser distintiva, sirve para identificarlos.

La secuencia de rayitas verticales y horizontales que ves al lado de las líneas son números binarios que indican las frecuencias de pulso necesarias para identificar los pulsares.
Hasta aquí, de comprenderlo, los alienígenas sabrían que el mensaje vino de nuestro sistema solar; ahora hay que precisar.

En la parte inferior izquierda del diagrama, donde está el número 2, verás nuevamente el Sol, ahora acompañado de los planetas, incluido Plutón, que en ese entonces aún lo era.

Del tercer planeta -el nuestro- sale una flecha que señala la sonda Pioneer (3).

Nuestra dirección: 3º planeta de adentro para afuera en el sistema solar.
¡Listo!

Dirección del remitente: la Tierra.

Contrarreloj

Con esta primera parte del mensaje ideada, Sagan y Drake le presentaron sus planes a la NASA ese mismo diciembre, con la esperanza de persuadirlos de que lo pusieran en la Pioneer 10.

Habían pasado poco más de dos años desde que Apolo había llegado a la Luna y la agencia espacial estadounidense quería un nuevo proyecto que fuera igualmente ambicioso.

La sonda Pionner iría donde ninguna nave espacial había estado antes, a los planetas exteriores.
 

La sonda Pioneer iba a viajar a lugares imaginados más no conocidos.

Su lanzamiento estaba programado para febrero siguiente, y NASA no aprobó la placa de inmediato.

Con el tiempo corriendo en su contra y la esperanza de que fallaran a su favor, los astrónomos se dedicaron a terminar de diseñar el mensaje en las pocas semanas restantes.

Nuestro tamaño


Habían encontrado la manera de mostrar dónde estaba la Tierra, pero creyeron útil incluir un medio para calcular el tiempo y las dimensiones. Necesitaban encontrar una unidad universal.

La química básica del Universo les dio la solución.

Ese dibujo que está encima del número 4 muestra el átomo de hidrógeno en sus dos estados de energía más bajos.


"Cuando un átomo de hidrógeno cambia de un estado de energía al otro, irradia una onda de radio con una determinada longitud de onda y con una cierta frecuencia de oscilación", explica Drake.

La frecuencia servía como unidad de tiempo y la longitud de onda, como una unidad equivalente a 8 pulgadas.

Los astrónomos se valieron de los valores constantes del cambio de energía de los átomos de hidrógeno para fijar medidas.

Fíjate ahora que la mujer tiene una línea al lado de la cabeza y otra al lado de los pies; la distancia entre ellas es su altura.

¿Ves que a la izquierda del número 5 hay algo escrito?

"Es un número binario que indica que la mujer mide 8 de esa unidad fijada: 8 x 8 pulgadas = 64 pulgadas, que de hecho es la altura promedio de las mujeres del planeta", señala el astrónomo.

Eso, así como la otra representación de la sonda Pioneer que aparece en la placa (6), sirven para darle a los destinatarios del mensaje una idea de nuestro tamaño.

Nosotros y nosotras

La siguiente tarea era mostrar cómo somos.

Debería haber sido la parte fácil, pero resultó ser mucho más polémica de lo que esperaban.

La persona encargada de representar la forma humana para los habitantes del espacio exterior fue la esposa de Sagan.


Linda Salzman Sagan se encargó del aspecto que resultó ser el más problemático de todos.

Linda Salzman Sagan, artista profesional, había estudiado en la prestigiosa Escuela de Bellas Artes del Museo de Boston, pero en virtud de haberse casado con un científico eminente, de repente se encontró con la responsabilidad de representar a toda la humanidad con solo dos figuras.

"Quise que cada figura tuviera diferentes rasgos raciales. La mujer tiene los ojos muy almendrados y el pelo liso; al hombre lo hice con pelo rizado y nariz aplanada, para que fueran multiculturales", le contó a la BBC.

¿Y la ropa?

"¿Cómo los iba a vestir? ¿Con trajes tribales? ¿Con ropa de alta costura? No, decidimos que se fueran desnudos", dijo la artista.

Quién dice "¡hola!"

A medida que se difundió la noticia de la placa, surgieron cuestionamientos sobre el hecho de que la figura femenina parecía sumisa al hombre.

¿Por qué se le había dado al hombre el honor de saludar al Universo? 




A algunos les molestó que la mujer parece tener una actitud sumisa frente al hombre, con él mirando de frente y derecho, mientras que ella, no.
"El feminismo apenas comenzaba a ser un gran tema de conversación y muchas mujeres dijeron: 'Bueno, ¿por qué nosotras no estamos saludando al Universo, por qué no tenemos la mano levantada?'.

"El problema era que si ambos levantaban la mano, los extraterrestres iban a pensar que todos en la Tierra andamos con las manos levantadas... teníamos que tener esas cosas en cuenta", subrayó la artista.

Genitales o no genitales

La belleza del diseño del diagrama radica en su precisión matemática y científica. Pero, para Linda, eso presentaba un problema: tenía que decidir cuántos detalles anatómicos incluir.

A pesar de que el albor de la década de 1970 estaba impregnado de amor libre y vida sin tanto complique, la corriente dominante en EE.UU. todavía era mojigata cuando se trataba de dibujos de mujeres desnudas.

"Muchas de las estatuas que había estado viendo, no tenían genitales femeninos muy específicos... no sabía qué hacer", recuerda Linda.

"Faltaban pocos días, creo que cinco, para que nos dejaran poner la placa en la nave espacial, y Carl me dijo: 'No hagas nada que nos pueda meter en líos con la NASA o dar a cualquiera una excusa para que no pongan la placa en la nave espacial'".

Linda Sagan decidió no dibujar los genitales femeninos. Pero eso no acalló la controversia.

El escándalo estalló, a pesar de que la mujer se fue al espacio sin genitales.

Encantador, fantasioso u obsceno

El reloj ya estaba en cuenta regresiva, la hora de despegar se acercaba y la reacción pública a la placa estaba cobrando impulso.

Se había convertido en noticia nacional, pero no era claro cuál era la opinión de los estadounidenses.

¿Apoyarían la placa o habría una protesta pública?

Por un lado, había artículos como el del eminente escritor científico Walter Sullivan, publicado en The New York Times, con descripciones encantadoras de la sonda Pioneer: "Navegará indefinidamente a través de los vastos confines de la galaxia de la Vía Láctea"- y de la placa.

Como él, algunos estaban entusiasmados con la idea de comunicarse con la vida en el espacio exterior.

Sin embargo, a otros todo el asunto le parecía un poco fantasioso.

Pioneer 10 y luego Pioneer 11 portaron nuestras tarjetas de presentación para cualquier otro navegante espacial que pudiera encontrarlos en un futuro lejano.

Pero quienes más alzaron su voz fueron quienes pensaban que las figuras desnudas eran una forma de pornografía.

"La NASA estaba muy preocupada porque algunos miembros del Congreso eran muy conservadores y les ofendía que el dinero de los contribuyentes se utilizara para enviar obscenidades al espacio", cuenta Drake.

"Recuerdo que me invitaron a un programa de televisión nacional matutino en Canadá y cuando terminé de describir la placa, miré a mi alrededor y todos estaban horrorizados.

"Pregunté y me respondieron: 'Nos van a despedir a todos'. Es la primera vez que se muestra a un humano desnudo en la televisión canadiense ¡y está prohibido!".

Desnudos al espacio

Sin que cesara el debate, la sonda despegó de Florida, con la placa firmemente adherida, y comenzó su largo viaje por el espacio.

Rápidamente se convirtió en la primera nave espacial en cruzar el cinturón de asteroides. En diciembre de 1973, antes de lo esperado, llegó a Júpiter e inmediatamente envió magníficas fotos en color de la superficie del planeta.

En diciembre 4 de 1973, la sonda Pioneer 10 de NASA envió imágenes de Júpiter de tamaño cada vez mayor.

Luego continuó su camino hacia el espacio exterior. Para el verano de 1983, la Placa de la Pioneer había pasado las órbitas de Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón.

El 13 de junio, llegó a la última frontera, el borde de nuestro sistema solar. Y la cruzó.

Pioneer 10 envió su último mensaje el 22 de enero de 2003, y nunca más se supo de ella.
A lo largo de la década de 1970, Sagan y Drake idearon otros mensajes para el espacio.

La Placa de la Pioneer había revelado cuán difícil era capturar la variedad de la vida humana en un diagrama, por lo que en 1977 desarrollaron un mensaje más complejo llamado el Disco de oro de las Voyager.

Tenía saludos en 55 idiomas, 12 minutos de sonidos de la Tierra -como latidos del corazón humanos y lluvia cayendo-, música de Brahms y Chuck Berry, y en lugar de humanos desnudos, la NASA aceptó la imagen de una mujer embarazada.

Por supuesto, no sabemos si la Placa de la Pioneer ha sido vista por extraterrestres. Si es así, no han respondido.

Pero para Frank Drake, el propósito y la importancia del diagrama original no han disminuido.

"Tanto la placa como el disco de las Voyager durarán más que nuestro planeta. En 4.000 millones de años, el Sol crecerá, se convertirá en un supergigante, se tragará la Tierra y destruirá todo lo que conocemos.

"La placa todavía estará allí para mostrar que una vez hubo una civilización como la nuestra en la Vía Láctea", concluye el astrónomo.

25 jun. 2020

La NASA cree que una luna de Júpiter podría contener vida extraterrestre

Los científicos de la NASA creen que el océano interior de la luna llamada Europa, situada en la órbita de Júpiter, podría contener vida extraterrestre. 



Este posible hallazgo lo han realizado mediante una investigación basada en simulaciones por ordenador de los depósitos de hielo debajo de la superficie de Europa. Los cálculos realizados por los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés), indican que éste océano podría haberse formado por la descomposición de minerales que contienen agua. Su trabajo, que aún no ha sido revisado, se presentó en la conferencia virtual de geoquímica Goldschmidt 2020.

Este estudio, publicado en la revista Nature Astronomy, es el resultado de las mediciones realizadas por la nave espacial Galileo, de la NASA. El satélite investigó Júpiter y sus lunas durante casi 14 años. Durante el rastreo voló a través de una enorme pluma de vapor de agua, que salió de la superficie de Europa en forma de géiser y alcanzó una altura de cientos de kilómetros. Por ello, este nuevo estudio confirmaría la idea que ya surgió a partir de unas observaciones del Telescopico Espacial Hubble, del año 2016. Las imágenes mostraban columnas de agua volando desde la superficie de Europa.

Europa es el mejor candidato para encontrar vida extraterrestre por su similar composición con los océanos de la Tierra
Los científicos teorizan que la descomposición de minerales que contienen agua estaría provocada por el calentamiento y el aumento de la presión, generados por la gran gravedad que ejerce Júpiter. Además, también descubrieron que este océano originalmente habría sido ligeramente ácido antes de convertirse en rico en cloruro. El Dr. Mohit Melwani Daswani, principal responsable de la investigación, afirma que “su composición se parece más a los océanos de la Tierra“. Además, el geoquímico y científico comenta la posibilidad de vida extraterrestre en la luna: “Creemos que este océano podría ser bastante habitable y, por su composición, es probable encontrar vida“.

Estos nuevos hallazgos vendrán acompañados de misiones espaciales, donde se investigará la habitabilidad de Europa. Esta luna está considerada como el mejor candidato para encontrar vida extraterrestre. Es por ello que la NASA aprobó que los científicos de la misión Europa Clipper procedan con el diseño final y la construcción de la nave espacial que enviarán a sobrevolar el satélite entre los años 2023 y 2025.

24 jun. 2020

Nueva explicación al misterio de la cara oculta de la Luna

El lado visible de nuestro satélite es muy diferente de que no podemos observar desde la Tierra. Ahora una teoría química puede haber dado con la respuesta a este enigma

Imagen de las dos caras de la Luna: a la izquierda la visible desde la Tierra; a la derecha la que se oculta a nuestros ojos - NASA

La mayoría de los planetas del Sistema Solar tienen satélites. Por ejemplo, Marte tiene dos lunas, Júpiter 79 y Neptuno 14. Algunas son heladas, otras rocosas, otras son geológicamente activas, pero también las hay con poca o nula actividad. Pero, ¿cómo llegaron hasta ahí? ¿Todos se formaron de la misma manera? ¿Qué nos podrían contar sobre los orígenes de nuestro vecindario cósmico?

No hay que irse muy lejos para que los interrogantes aparezcan. Aún no estamos del todo seguros acerca de cómo se formó nuestro satélite, si bien la teoría más aceptada es que un cuerpo del tamaño de Marte, llamado Theia, colisionó con la proto-Tierra. Nuestro planeta terminó siendo el «hijo mayor» de esta colisión, y retuvo suficiente calor para volverse tectónicamente activo. Sin embargo la Luna, más pequeña, probablemente se enfrió más rápido y quedó congelada geológicamente. Sin embargo, desde las misiones Apolo, se sabe que hay cierta actividad en la Luna, lo que choca con esta explicación. ¿Qué ocurre entonces?

Actividad geológica

Una nueva investigación publicada en « Nature Geoscience» sugiere que esto se debe a que los elementos radiactivos se distribuyeron de manera peculiar después de que la catastrófica colisión formase la Luna. En el momento del choque, se mezclaron los componentes de Theia y la prototierra. Después, se separaron rápidamente en unos pocos millones de años. Gracias a la dinámica de la colisión que formó el sistema Tierra-Luna, la Tierra posee capacidades para retener sustancias volátiles como el agua o los gases que forman la atmósfera, y tener suficiente calor interno para mantener el volcanismo planetario a largo plazo y la tectónica. Décadas de observaciones han demostrado que la historia lunar fue mucho más dinámica de lo esperado, con actividad volcánica y magnética que ocurrió hace tan solo 1.000 millones de años, mucho más tarde de lo pensado en un principio.

Y esta separación además constribuyó a que las caras visible y oculta de la Luna sean muy diferentes. De forma superficial, en el lado cercano de la Tierra, se pueden observar a simple vista manchas oscuras y claras. Los primeros astrónomos llamaron a estas regiones oscuras «maria», que en latín quiere decir «mares», pensando que se trataba efectivamente de masas de agua. Pero usando telescopios, los científicos pudieron descubrir hace más de un siglo que estos no eran en realidad mares, sino más bien cráteres o características volcánicas. Y, en aquel entonces, la ciencia suponía que el otro lado, el oculto, era igual. Pero no.

La cara que oculta el origen

A fines de la década de 1950 y principios de la década de 1960, las sondas espaciales no tripuladas lanzadas por la URSS mostraron las primeras imágenes del otro lado de nuestro satélite, momento en el que los científicos se llevaron la sorpresa: casi no tenía «mares». Solo el 1% del lado lejano estaba cubierto de «maría» en comparación con 31% para la cara cercana. Además, la corteza es más gruesa, con una composición diferente del lado cercano. La superficie también es mucho más pálida, con menos manchas de basalto y cubierta de cráteres.

Esto se interpretó como que los flujos de basalto en el lado cercano cubrieron una gran cantidad de cráteres de la Luna, pero por qué el lado cercano tenía más actividad volcánica que el lado lejano ha sido un misterio bastante grande que los científicos lunares han querido resolver. Además, hay algo más peculiar en el lado visible: una región geoquímicamente extraña llamada Procellarum KREEP Terrane.

El misterioso KREEP

Con la recogida de muestras de las misiones Apolo, los científicos descubrieron rápidamente que la relativa oscuridad de estos parches se debía a su composición geológica y, de hecho, eran atribuibles al vulcanismo. También identificaron un nuevo tipo de firma de roca que llamaron KREEP: abreviatura de roca enriquecida en potasio (símbolo químico K), elementos del grupo tierras raras (REE, que incluyen cerio, disprosio, erbio, europio y otros elementos que son raros en la Tierra) y fósforo (símbolo químico P), que se asoció con los mares. También contiene elementos como el uranio y el torio, cuya descomposición radiactiva genera calor.

Concentraciones de torio correspondientes a KREEP - NASA

Este Procellarum KREEP Terrane parece estar asociado con las llanuras de basalto, y se ha demostrado previamente que sus propiedades generadoras de calor podrían tener algo que ver con el vulcanismo prominente del lado visible. De hecho, el modelado térmico del interior lunar sugiere que la desintegración radiactiva de potasio, torio y uranio podría haber proporcionado una fuente de calor del lado cercano durante miles de millones de años.

Mezclando KREEP con rocas lunares

Ahora, un equipo internacional de científicos del Instituto de Ciencias de la Vida Terrestre del Instituto de Tecnología de Tokio, la Universidad de Florida, la Institución Carnegie para la Ciencia, la Universidad de Towson, el Centro Espacial Johnson de la NASA y la Universidad de Nuevo México llevaron a vabo una serie de análisis experimentales para medir el efecto del KREEP en la roca lunar.

Mezclaron una composición KREEP sintético con análogos de rocas lunares a concentraciones de 5, 10, 15, 25 y 50 por ciento de KREEP. Estos se mantuvieron a temperaturas que oscilan entre 1.175 y 1.300 grados centígrados durante cuatro y ocho días. El efecto fue dramático: la presencia de KREEP sintético en la mezcla redujo el punto de fusión del análogo, produciendo entre dos y 13 veces más masa fundida que en los experimentos de control sin KREEP. Y esto sin la contribución del calor radiactivo.

Para ver qué sucede cuando este calor radiactivo se agrega a la mezcla, el equipo realizó un modelado numérico. Y descubrieron que los compuestos de calentamiento radiactivo son efecto del KREEP. Juntos, los dos podrían haber contribuido a la actividad volcánica en el lado cercano de la Luna, resultando de ella las regiones oscuras que vemos hoy.

¿De dónde vino?

¿De dónde vino el KREEP? Es una pregunta de la que no se sabe la respuesta a ciencia cierta, aunque probablemente sea una consecuencia de cómo se formó la Luna: el impacto de Theia en la prototierra y la mezcla heterogénea de ambos cuerpos. Por ello, conocer mejor cómo se formó Tercel Procellarum KREEP y la manera en la que afectó los procesos interiores en la Luna puede ayudarnos a comprender mejor cómo llegó allí.

«Debido a la relativa falta de procesos de erosión, la superficie de la Luna registra eventos geológicos de la historia temprana del Sistema Solar», explica en un comunicado científico planetario Matthieu Laneuville, del Earth Life Science Institute en Japón. «En particular, las regiones en el lado cercano de la Luna tienen concentraciones de elementos radiactivos como el uranio y el torio a diferencia de cualquier otro lugar del satélite. Comprender el origen de estos enriquecimientos locales de uranio y torio puede ayudar a explicar las primeras etapas de la formación de la Luna y, como un consecuencia, las condiciones en la Tierra primitiva».

Además, Laneuville cree que la evidencia de este tipo de procesos auto-amplificadores no simétricos podría encontrarse no solo en otras lunas de nuestro vecindario cósmico, sino ser tónica general en los cuerpos rocosos de todo el universo.

23 jun. 2020

Un astronauta compartió una imagen de la inmensa nube de polvo que pasa por el Caribe

El astronauta Doug Hurley, una de las dos personas que ascendieron a la Estación Espacial Internacional el pasado 30 de mayo a bordo de una nave de SpaceX, publicó en la tarde de ayer una imagen del planeta Tierra.



En ella puede verse una inmensa nube de polvo proveniente del Sahara, moviéndose hacia el oeste por el corredor del centro del Océano Atlántico, y que por estos momentos atraviesa la zona del Caribe.

"Volamos sobre esta nube de polvo Sahariana hoy, en el centro oeste del Atlántico. ¡Increíble cuán grande es el área que cubre!", escribió en Twitter el ingeniero de la NASA Douglas Hurley, quien está casado con la astronauta y también ingeniera Karen Nyberg.


A raíz de esa publicación, algunos usuarios de la red social fueron trazando el camino de la gigantesca nube de polvo por el Caribe.

"Estamos experimentando una fuerte cobertura de polvo aquí en St Croix en las Islas Vírgenes hoy. Normalmente tenemos una vista clara al océano y a la Isla Buck desde nuestro patio. Hoy ni siquiera podemos ver el océano", compartió otro usuario identificado como "Dean Cook", junto a una foto de la isla caribeña de Santa Cruz.

"Siempre me sorprende cuando me despierto en el Reino Unido y encuentro mi auto cubierto de polvo del Sahara", bromeó un usuario británico llamado Pete Clifford.

Lejos de esa ironía, varios países del Caribe activaron alertas para avisar a las embarcaciones sobre la baja visibilidad y proteger a las personas, ante el avance de la nube de polvo.

Formadas en el desierto del Sahara o en la zona del Sahel africano, las nubes de polvo pueden alcanzar alturas de hasta siete kilómetros. Son empujadas por los vientos alisios, que soplan entre los trópicos y hacia el oeste, y pueden representar un verdadero problema para las personas con problemas respiratorios que habitan en regiones del Caribe, y del sudeste de Estados Unidos, México y Centroamérica.

¿Existen los mundos paralelos?

En las películas, a veces, se entra, sin saber cómo, en mundos que no son el nuestro, en el pasado, o en una cultura diferente o en un futuro lejano... ¿Es posible? Conozca un poco mejor lo que son los multiversos para saber de su realidad.


Llamamos multiverso a los múltiples universos existentes, universos diferentes del nuestro. El multiverso comprende todo lo que existe físicamente: la totalidad del espacio y del tiempo, todas las formas de materia, energía y cantidad de movimiento, y las leyes físicas y constantes que las gobiernan.

El término multiverso lo ideó en 1895 por el psicólogo William James. Así los diferentes universos dentro del multiverso son denominados como universos paralelos pero también universos alternativos, universos cuánticos, dimensiones interpenetrantes, mundos paralelos, realidades alternativas o líneas de tiempo alternativas.

Fue en 2013 cuando los científicos Laura Mersini-Houghton y Richard Holman utilizando el telescopio Planck, afirmaron haber descubierto la posible evidencia de otros universos.

Tras todo ello, explicado muy a groso modo, ¿qué conclusiones podemos sacar del multiverso? Serían cinco y serían sorprendentes:

1º.- Páramo cósmico: todo lo aportado por los científicos en la teoría nos dice que hay un número infinitos de universos, cada uno con sus propias leyes de la Física; los universos serían oscuros, estériles, sin vida, ni galaxias ni estrellas.

2º.- Burbujas en bucle: en algunas de estas "islas" se podría dar la vida aunque también podrían ser diferentes al concepto vida que nosotros entendemos bajo nuestro patrón vital.

3º.- Copias exactas: muchos universos serían idénticos e, incluso, tendían copias de nuestro planeta y de nosotros mismos.

4º.- Enlaces entre universos: habría civilizaciones más avanzadas que estarían enlazadas entre universos pasando de unos a otros, ¿quién sabe si estos son los OVNIs que nos visitan?

5º.- Burbujas chocantes: aunque no se pudiera pasar o comunicar de un universo a otro se podría observar otra burbuja. No hay objeción en la teoría de la Inflación Cósmica que impida a dos burbujas chocar, esto dejaría una misteriosa radiación cósmica que los menos evolucionados científicamente no sabrían explicar.

Para la ciencia ficción queda aquello de poder entrar, como por arte de magia, en otros mundos en una carretera perdida o tras un fogonazo de luz y, de repente, estar en otro mundo... Aunque puede que haya inteligencias que hayan aprendido a controlar ese salto y hoy, en pleno siglo XXI, nos visiten celosos de mantener su secreto a salvo de estos dañinos terrícolas.

20 jun. 2020

El verano boreal llegó a Titán

El solsticio de hoy, 20 de junio de 2020, trae el verano al hemisferio norte del planeta Tierra. Pero el solsticio de verano del norte llegó para el planeta Saturno rodeado de anillos hace más de tres años el 24 de mayo de 2017


En órbita alrededor del gigante gaseoso, la luna Titán de Saturno experimenta las estaciones de Saturno. Más grande que el planeta interior Mercurio, Titán fue fotografiado en esta imagen de la nave espacial Cassini aproximadamente dos semanas después de que comenzara su verano en el norte.

La vista del infrarrojo cercano encuentra brillantes nubes de metano a la deriva a través de la densa y brumosa atmósfera de Titán vista desde una distancia de aproximadamente 507,000 kilómetros. Debajo de las nubes, lagos oscuros de hidrocarburos se extienden cerca de su polo norte completamente iluminado.

Se registraron unas señales de luz extrañas y se repiten cada dos años

Un grupo de astrónomos registraron las señales de luz. Las cuales no supieron identificar de inmediato. Y se repiten cada dos años.



Sin lugar a dudas, el universo es uno de los misterios que el humano trata de descubrir día a día. En este caso, un grupo de astrónomos en Europa descubrieron señales de luz muy energética en once galaxias. Este extraño fenómeno, según informaron, se repiten cada dos años.

La investigación está liderada por un grupo de científicos de la Universidad Complutense de Madrid. Los mismos publicaron su descubrimiento en la revista científica The Astrophysical Journal. Donde con un telescopio espacial de rayos gamma Fermi-LAT de la NASA, descubrieron estas señales de luz muy energética.

Lo que más les llamó la atención a los científicos es que esta masa de energía se repite en once galaxias. Esta identificación abre caminos para futuros estudios sobre espacios que pueden albergar dos agujeros negros supermasivos.

“Nosotros hemos analizado la luz emitida por estos chorros, en particular, la luz de más alta energía que se conoce”, explica en un comunicado el autor principal del estudio Pablo Peñil, estudiante de doctorado de Astrofísica en la Complutense.

Para poder hacer tal descubrimiento, analizaron las emisiones de rayos gamma de más de 2.000 galaxias con núcleo activo usando nueve años de datos obtenidos por Fermi-LAT. Y además con herramientas desarrolladas por el equipo para el análisis automático de datos. Finalmente, los investigadores identificaron una muestra de once galaxias que presentan emisiones que se repiten aproximadamente cada dos años, nueve de ellas desconocidas hasta ahora.


“Nos gustaría entender qué fenómeno astrofísico está produciendo este comportamiento periódico”, según comentó Alberto Domínguez, coautor del trabajo. Mientras que una de las imágenes que pudieron captar de dos agujeros negros orbitando de forma análoga “es muy atrayente, sin embargo, tenemos que seguir tomando datos para confirmar esta idea”, añade Juan Abel Barrio, también autor del artículo.

19 jun. 2020

Los planetas nacen a la velocidad del rayo

Nuevas observaciones con los telescopios ALMA y VLA han encontrado evidencia de que los planetas se forman en un abrir y cerrar de ojos a escala cósmica. 



Se ha comprobado que los discos en torno a estrellas muy jóvenes, con edades entre 0,1 y 0,5 millones de años, tienen ya piezas más que suficientes para ensamblar planetarios sistemas. 

Un enigma que ha estado desconcertando a los científicos durante años acaba de encontrar una solución plausible. En los últimos años, los astrónomos pesaron discos en la Vía Láctea con ALMA. Los estudios de discos de 1-3 millones de años demostraron una escasez de polvo en esos discos maduros para hacer incluso un planeta gigante gaseoso como Júpiter, y mucho menos planetas más grandes o grupos de gigantes gaseosos como se ve en nuestro sistema solar. 

La respuesta, dice Lukasz Tychoniec, un estudiante graduado en el Observatorio de Leiden y autor principal del nuevo estudio, aceptado para su publicación en Astronomy & Astrophysics, es que "necesitamos mirar antes en lugar de buscar la masa perdida". Con sus colaboradores, Tychoniec usó imágenes de ALMA en el desierto de Atacama en Chile y el VLA en Nuevo México para estudiar protoestrellas en la nube molecular de Perseo, una región gigante de formación de estrellas a unos 1.000 años luz de distancia. 

Se cree que estos sistemas estelares infantiles tienen entre 100.000 y 500.000 años. Si suponemos que nuestro propio sol tiene 45 'años humanos' de edad (en lugar de sus aproximadamente 4.500 millones de años), esas protoestrellas equivalen a menos de dos días. Pero aparentemente estos niños pequeños ya están ocupados haciendo planetas. 

Con ALMA y VLA, Tychoniec y sus colaboradores recolectaron la luz emitida por los granos de polvo en estos sistemas jóvenes y descubrieron que la masa contenida en esos sólidos es más que suficiente para hacer planetas gigantes. Compararon las masas de disco medidas con las masas de más de 2000 sistemas exoplanetarios conocidos hasta la fecha. En todos los casos, descubrieron que sus masas de polvo medidas podrían explicar fácilmente el material necesario para construir la población conocida de exoplanetas. Parece que los discos en Perseo no tendrán problemas para hacer exoplanetas que tan comúnmente vemos en nuestra galaxia. 

"La implicación de este descubrimiento es profunda", dice Alex Cridland, investigador postdoctoral en el Observatorio Leiden y coautor del artículo. "Durante décadas, hemos pensado que la formación de planetas debería ocurrir durante la fase de disco protoplanetario", cuando la joven estrella ha envejecido entre tres y siete días en nuestra analogía anterior. Puede que esto no parezca mucho, pero "al retrasar la etapa inicial de la formación de planetas, ¡tenemos que repensar cómo era realmente el lugar de nacimiento de los planetas!" Suceden muchas cosas en los primeros "días" de la vida de una estrella. 

Estos emocionantes resultados impulsarán el desarrollo de nuevos modelos de formación de planetas que nos permitirán comprender mejor cómo procede el nacimiento de exoplanetas y nuestro propio Sistema Solar.

Así es el nuevo mapa más completo del Universo en rayos X

Obtenido por el telescopio eROSITA y presentado por el Instituto Max Planck para la Física Extraterrestre ofrece una nueva y nítida visión de los procesos más calientes y energéticos de todo el Universo conocido

El Universo en rayos X captado por eROSITA
Foto: Jeremy Sanders / Hermann Brunner / The eSASS team (MPE) / Eugene Churazov / Marat Gilfanov

Han sido 182 días los que el telescopio de rayos X eROSITA ha tardado en completar su primer barrido completo del cielo. El resultado es este nuevo mapa del Universo más caliente y energético que contiene más de un millón de objetos.

Se trata de la primera imagen completa del cielo de eROSITA: es aproximadamente 4 veces más profunda que la obtenida por el anterior sondeo de todo el cielo realizado por el telescopio ROSAT hace 30 años, y ha recopilado el orden de 10 veces más fuentes de rayos X que todas las descubiertas por los telescopios de rayos X anteriores en su conjunto.

Con un millón de objetos,el mapa revela 10 veces más fuentes de rayos X que las descubiertas durante los últimos 60 años

"Esta imagen de todo el cielo cambia por completo la forma en que vemos el universo energético", explica Peter Predehl, investigador principal de eROSITA en el Instituto Max Planck de Física Extraterrestre -MPE- "En ella se observa una gran cantidad de detalles; y la belleza de las imágenes es realmente impresionante".

El Universo en rayos X
Alzando la vista mas allá de nuestra galaxia, la mayoría de fuentes detectadas por eROSITA son núcleos galácticos activos en los que se ubican agujeros negros supermasivos. Entre ellos, situados a distancias cosmológicas, se ubican cúmulos de galaxias que aparecen como halos de rayos X y que brillan gracias al gas caliente confinado por sus enormes concentraciones de materia oscura.

La imagen de todo el cielo también muestra con exquisito detalle la estructura del gas caliente en la Vía Láctea y el medio circungaláctico que lo rodea, cuyas propiedades son clave para comprender la historia de la formación de nuestra galaxia. El mapa de rayos X de eROSITA revela del mismo modo multitud de estrellas de intensas coronas calientes magnéticamente activas, estrellas binarias de rayos X acompañadas de estrellas de neutrones, agujeros negros, enanas blancas y espectaculares restos de supernova en nuestra galaxia y otras galaxias cercanas como las nubes de Magallanes.

Todos estábamos esperando de forma impaciente el primer mapa del cielo de eROSITA", declara Mara Salvato, la científica del MPE que lidera el esfuerzo para combinar las observaciones de eROSITA con otros telescopios a través del espectro electromagnético. "Grandes áreas del cielo ya habían sido cubiertas en muchas otras longitudes de onda, pero ahora tenemos los datos de rayos X para comparar toda esta información. De aquí en adelante necesitamos nuevos sondeos para para identificar todas estas fuentes de rayos X y comprender su naturaleza", añade.

El mapa también es un tesoro de fenómenos raros y exóticos entre los que se incluyen el brillo de objetos compactos, fusiones de estrellas de neutrones y estrellas tragadas por agujeros negros. "EROSITA a menudo ve explosiones inesperadas de rayos X ", continúa Salvato."Ahora necesitamos alertar a los telescopios terrestres de inmediato y apuntar hacia estas para comprender qué está produciéndolas".

Mientras el equipo está ocupado comparando el mapa con las imágenes y catálogos para profundizar nuestra comprensión de los procesos astrofísicos de alta energía, el telescopio continúa su barrido del cielo de rayos X. "En estos momentos eROSITA está comenzando su segundo sondeo de todo el cielo, que se completará a finales de este año", explica Rashid Sunyaev, científico líder del equipo ruso del SRG, el instrumento principal de eROSITA, “Durante los próximos tres años y medio, planeamos obtener 7 mapas similares a los de esta hermosa imagen. Su sensibilidad combinada será 5 veces mejor y serán utilizados por astrofísicos y cosmólogos durante décadas".

"eROSITA ya ha revolucionado la astronomía de alta energía, pero esto es solo una muestra de lo que está por venir"

Por su parte Kirpal Nandra, jefe del grupo de astrofísica de alta energía en MPE, añade que: "con un millón de fuentes de rayos X detectadas en solo seis meses, eROSITA ya ha revolucionado la astronomía de alta energía, pero esto es solo una muestra de lo que está por venir. Esta combinación de área de cielo y profundidad es transformadora. En los próximos años, podremos explorar aún más allá: hasta donde se formaron las primeras estructuras cósmicas gigantes y los agujeros negros supermasivos", concluye.

18 jun. 2020

Graban una bola de fuego a su paso por Andalucía

Las imágenes más espectaculares fueron grabadas desde Sevilla, desde donde algunas personas pudieron ver cómo la bola de fuego parecía caer verticalmente, con un intenso color rojo y verde.


Los detectores del proyecto SMART, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), desde los observatorios astronómicos de Sierra Nevada (Granada), Sevilla, La Hita (Toledo), y Huelva han registrado el paso de una bola de fuego sobre el sur de España a 54.000 kilómetros por hora.

Según el investigador principal del proyecto SMART, José María Madiedo, la bola de fuego ha sido grabada a las 00:16 horas del 17 de junio.

El fenómeno se ha producido al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente de un asteroide a una velocidad de unos 54.000 kilómetros por hora. El choque con la atmósfera a esta enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente y generase una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 83 kilómetros al sur de la provincia de Badajoz, y se movió en dirección noroeste, extinguiéndose a una altitud de unos 44 kilómetros.

Las imágenes más espectaculares fueron grabadas desde Sevilla, desde donde algunas personas pudieron ver cómo la bola de fuego parecía caer verticalmente, con un intenso color rojo y verde. Allí, los que lo vieron afirman que parecía "una especie de ráfaga". Pero también pudo verse en Badajoz, Almería o Toledo, gracias a la gran velocidad a la que entró.

Los detectores del proyecto SMART operan en el marco de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (SWEMN), que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

A lo largo del día caen entre 70 y 100 toneladas de material extraterrestre, que se investigan a fondo con el objetivo de "detectar cualquier cuerpo que pueda suponer una amenaza para nuestra sociedad", como ha explicado Juan Luis Cano, investigador de la ESA.


El cometa Neowise nos promete un espectáculo celestial

Los cometas Atlas y Swan se apagaron antes de regalarnos un espectáculo, pero un nuevo cometa nos promete un brillante show a mediados de julio.

El cometa Neowise visto desde Australia.
M. Mattiazzo/Spaceweather.com

Se ha descubierto un nuevo planeta que tiene el potencial de brindarnos un gran espectáculo en las próximas semanas.

Comet C/2020 F3 NEOWISE o Neowise es el tercer cometa descubierto por astrónomos este año. Según los astrónomos, el cometa se volvería visible a simple vista y podría hacerse muy brillante. Los cometas Atlas y Swan también hicieron tal promesa, pero se desintegraron y apagaron antes de que se pudieran apreciar.

"Ahora no se ve mucho, pero este cometa podría florecer en las semanas posteriores al perihelio, el punto más cercano al Sol", escribe el astrónomo Tony Phillips en Spaceweather.com. "Los observadores en el hemisferio norte podrían verlo fácilmente en el cielo nocturno a mediados de julio".

Si el cometa llega a florecer, Neowise podría ser tan brillante como las estrellas más centelleantes del cielo. Pero si los cometas Atlas y Swan son indicativos de una constante, los fanáticos celestiales no deberían perder el aliento.

Los cometas son notables por su naturaleza esporádica. Es muy difícil predecir cómo se comportarán durante su encuentro cercano con el Sol. Algunos no logran resistir la atracción gravitacional de nuestra estrella y se van de cabeza hacia el Sol, camino a su extinción.

Sin embargo, el veterano observador de planetas Michael Mattiazzo, quien tomó la foto que se muestra arriba, piensa que hay una probabilidad decente de que Neowise se pueda ver.

"Digo que hay una probabilidad del 70 por ciento de que este cometa sobreviva el perihelio", le dijo Mattiazzo a Phillips.

17 jun. 2020

Radiotelescopios revelan atmósfera supergigante de Antares

Un equipo internacional de astrónomos generó el mapa más detallado a la fecha de la atmósfera de la estrella supergigante roja Antares. La sensibilidad y capacidad de resolución sin precedentes tanto del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) como del Karl G. Jansky Very Large Array(VLA), de la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos, permitió revelar el tamaño y la temperatura de la atmósfera desde la capa que se encuentra justo encima de la superficie hasta la zona de vientos, pasando por toda su cromosfera.
 

Representación artística de la atmósfera de Antares. (Foto: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), E. O’Gorman; NRAO/AUI/NSF, S. Dagnello)

Las estrellas supergigantes rojas como Antares y su prima más famosa, Betelgeuse, son estrellas enormes y relativamente frías que están llegando al final de su vida. En algún momento se quedarán sin combustible, colapsarán y se convertirán en supernovas. A través de sus fuertes vientos estelares, estas estrellas lanzan elementos pesados al espacio, desempeñando así un importante papel a la hora de esparcir los componentes básicos de la vida por el Universo. Pero la causa de estos fuertes vientos aún es una incógnita. Un estudio detallado de la atmósfera de Antares, la estrella supergigante más cercana a la Tierra, aportó pistas cruciales para resolver el misterio.

El mapa de Antares generado gracias a ALMA y el VLA es el mapa de radio más detallado que se haya obtenido a la fecha de una estrella que no sea el Sol. ALMA observó Antares cerca de su superficie (su fotosfera óptica) en longitudes de onda más cortas, mientras que las longitudes de onda más largas observadas por el VLA revelaron la atmósfera de la estrella, más lejos de la superficie. En la luz visible Antares parece tener un diámetro aproximadamente 700 veces más grande que el Sol. Pero cuando ALMA y el VLA revelaron su atmósfera en ondas de radio, se descubrió que esta estrella supergigante es más grande aún.

“El tamaño de una estrella puede variar drásticamente en función de la longitud de ondas a la que se observa”, explica Eamon O’Gorman, del Instituto de Estudios Avanados de Dublín (Irlanda) y autor principal del estudio, publicado el 16 de junio en la revista Astronomy & Astrophysics. “Las longitudes de onda más largas observadas por el VLA revelaron que la atmósfera de la supergigante tiene cerca de 12 veces su radio”.

Los radiotelescopios midieron la temperatura de la mayor parte del gas y el plasma de la atmósfera de Antares. Lo más notorio fue la temperatura de la cromosfera, la zona que se encuentra sobre la superficie y es calentada por los campos magnéticos y ondas de choque generados por las turbulentas convecciones de la superficie estelar, que recuerdan los movimientos burbujeantes del agua guando hierve. Es poco lo que se sabe sobre las cromosferas, y esta es la primera vez que se observa esta zona en ondas de radio.

Gracias a ALMA y al VLA, los científicos descubrieron que la cromosfera tiene 2,5 veces el radio de la estrella (la cromosfera de nuestro Solo tiene solo 1/200 de su radio). Asimismo, descubrieron que la temperatura de la cromosfera es más baja de lo que se había inferido anteriormente a partir de observaciones ópticas y ultravioletas, y alcanza un valor máximo de 3.500 grados Celsius (6.400 grados Fahrenheit), antes de descender gradualmente. En comparación, la cromosfera del Sol alcanza temperaturas de casi 20.000 grados Celsius.

“No dimos cuenta de que la cromosfera es más bien tibia en términos de temperaturas estelares”, comenta O’Gorman. “La diferencia se debe a que nuestras mediciones de radio son sensibles a la mayor parte del gas y el plasma de la atmósfera de la estrella, mientras que las observaciones ópticas y ultravioletas realizadas anteriormente eran sensibles únicamente al plasma y al gas muy calientes”.

“Creemos que las estrellas supergigantes rojas como Antares y Betelgeuse tienen atmósferas poco homogéneas”, afirma el coautor del artículo Keiichi Ohnaka, de la Universidad Católica del Norte (Chile), quien anteriormente había observado la atmósfera de Antares en luz infrarroja. “Podemos imaginar que sus atmósferas son como una pintura hecha de muchos puntos de colores que representan distintas temperaturas. La mayor parte de la pintura contiene puntos de gas tibio que los radiotelescopios no pueden detectar, pero también hay puntos fríos que solo los telescopios infrarrojos ven y puntos calientes que solo son captados por los telescopios UV. Por el momento no podemos estudiar estos puntos de forma individual, pero queremos intentarlo en el futuro”.

En los datos de ALMA y del VLA, los astrónomos pudieron distinguir claramente por primera vez la cromosfera y la zona donde empiezan a formarse los vientos. En la imagen del VLA se aprecia un enorme viento expulsado por Antares y encendido por su estrella compañera, más pequeña y caliente, Antares B.

“Cuando era estudiante soñaba con tener datos como estos”, cuenta el coautor Graham Harper, de la Universidad de Colorado (Boulder, EE. UU.). “Conocer los tamaños y temperaturas reales de las zonas atmosféricas nos da una pista sobre cómo estos vientos se forman y cuánta masa es expulsada”.“Normalmente vemos las estrellas en el cielo nocturno como simples puntos de luz. El hecho de que podamos mapear las atmósferas de estas estrellas supergigantes pone de manifiesto los avances tecnológicos logrados en interferometría. Estas observaciones pioneras nos acercan el Universo, y nos permite observarlo como si estuviéramos observando nuestro jardín”, celebra Chris Carilli, del Observatorio Radioastronómico Nacional de Estados Unidos, quien participó en las primeras observaciones de Betelgeuse en distintas longitudes de onda de radio con el VLA en 1998.

¿Giraba el universo primitivo?

Un análisis de más de 200.000 galaxias espirales ha revelado vínculos inesperados entre las direcciones de giro de las galaxias, y la estructura formada por estos vínculos podría sugerir que el universo primitivo podría haber estado girando, según un estudio de la Universidad Estatal de Kansas.

(Foto: Kansas State University)
Lior Shamir, astrónomo computacional y científico informático de la K-State, presentó los resultados en la 236ª reunión de la Sociedad Astronómica Americana, en junio de 2020. Dichos resultados son significativos porque las observaciones entran en conflicto con algunas suposiciones previas sobre la estructura a gran escala del universo.

Desde la época de Edwin Hubble, los astrónomos han creído que el universo se está expandiendo sin una dirección en particular y que las galaxias que lo componen están distribuidas sin una estructura cosmológica concreta. Pero las recientes observaciones de Shamir sobre los patrones geométricos de más de 200.000 galaxias espirales sugieren que el universo podría tener una estructura definida y que el universo primitivo podría haber estado girando. Los patrones en la distribución de estas galaxias sugieren que las galaxias espirales en diferentes partes del universo, separadas tanto por el espacio como por el tiempo, están relacionadas a través de las direcciones hacia las que giran, según el estudio.

"La ciencia de los datos en astronomía no solo ha hecho que la investigación astronómica sea más efectiva, sino que también nos permite observar el universo de una manera completamente diferente", dijo Shamir. "El patrón geométrico exhibido por la distribución de las galaxias espirales es claro, pero sólo puede ser observado cuando se analiza un gran número de objetos astronómicos".

Una galaxia espiral es un objeto astronómico único porque su apariencia visual depende de la perspectiva del observador. Por ejemplo, una galaxia espiral que gira en el sentido de las agujas del reloj cuando se observa desde la Tierra, parecería girar en sentido contrario a las agujas del reloj cuando el observador está situado en el lado opuesto de esa galaxia. Si el universo es isotrópico y no tiene una estructura particular, como han predicho los astrónomos anteriores, el número de galaxias que giran en el sentido de las agujas del reloj sería aproximadamente igual al número de galaxias que giran en sentido contrario a las agujas del reloj. Shamir utilizó datos de los telescopios modernos para mostrar que este no es el caso.

Con los telescopios tradicionales, contar las galaxias en el universo es una tarea desalentadora. Pero los modernos telescopios robóticos como el Sloan Digital Sky Survey, o SDSS, y el Panoramic Survey Telescope and Rapid Response System, o Pan-STARRS, son capaces de tomar imágenes de muchos millones de galaxias automáticamente mientras observan el cielo. La visión artificial puede entonces clasificar millones de galaxias por su dirección de giro mucho más rápido que cualquier persona o grupo de personas.

Cuando se compara el número de galaxias con diferentes direcciones de giro, el número de galaxias que giran en el sentido de las agujas del reloj no es igual al número de galaxias que giran en sentido contrario a las agujas del reloj. La diferencia es pequeña, poco más del 2%, pero con el elevado número de galaxias existente, hay una probabilidad de menos de 1 a 4 mil millones de tener tal asimetría por casualidad, según la investigación de Shamir.

Los patrones abarcan más de 4.000 millones de años luz, pero la asimetría en ese rango no es uniforme. El estudio encontró que la asimetría aumenta cuando las galaxias están más distantes de la Tierra, lo que muestra que el universo temprano era más consistente y menos caótico que el universo actual.

Pero los patrones no solo muestran que el universo no es simétrico, sino también que la asimetría cambia en diferentes partes del universo, y las diferencias exhiben un patrón único de multipolos.

"Si el universo tiene un eje, no es un simple eje único como un tiovivo", dijo Shamir. "Es una compleja alineación de múltiples ejes que también tienen una cierta deriva".

El concepto de multipolos cosmológicos no es nuevo. Observatorios espaciales anteriores, como el Explorador del Fondo Cósmico, o COBE, el Wilkinson Microwave Anisotropy Probe, o la misión WMAP, y el observatorio Planck, mostraron que el fondo cósmico de microondas, que es la radiación electromagnética del universo muy temprano, también exhibe múltiples polos. Pero la medición del fondo cósmico de microondas es sensible a la contaminación en primer plano - como la obstrucción de la Vía Láctea - y no puede mostrar cómo estos polos cambiaron con el tiempo. La asimetría entre las direcciones de giro de las galaxias espirales es una medida que no es sensible a la obstrucción. Lo que puede obstruir las galaxias que giran en una dirección en un cierto campo necesariamente también obstruirá las galaxias que giran en sentido contrario.

"No hay ningún error o contaminación que pueda exhibirse a través de tales patrones únicos, complejos y consistentes", dijo Shamir. "Tenemos dos estudios diferentes del cielo que muestran exactamente los mismos patrones, incluso cuando las galaxias son completamente diferentes. No hay ningún error que pueda llevar a eso. Este es el universo en el que vivimos. Este es nuestro hogar".

Astrónomos encuentran objeto escondido entre polvo

El equipo internacional observó moléculas de metanol, alcohol de madera

Morelia, Michoacán. Una “corazonada educada” llevó a un equipo internacional de astrónomos a la posible solución a un misterio sobre las regiones ricas en moléculas orgánicas que rodean a las estrellas jóvenes en formación. El equipo, en el que participa el doctor Laurent Loinard del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica (IRyA) de la UNAM Campus Morelia, utilizó el Karl G. Jansky Very Large Array (VLA) en Nuevo México (Estados Unidos) para revelar una de esas regiones que anteriormente no había sido detectada.

Las regiones alrededor de las estrellas jóvenes, o protoestrellas, contienen moléculas orgánicas complejas, compuestas principalmente a partir de cadenas de carbono, que pueden combinarse en moléculas prebióticas que son los primeros pasos en el camino hacia la vida. Las regiones, denominadas “corinos calientes” por los astrónomos, son típicamente del tamaño de nuestro Sistema Solar y son más calientes que sus alrededores.

Hasta ahora sólo se ha encontrado una docena, la mayoría de estos en sistemas binarios, con dos protoestrellas que se forman simultáneamente. En algunos de estos sistemas binarios, hasta ahora sólo se había encontrado evidencia de un corino caliente alrededor de una de las protoestrellas pero no de la otra, causando sorpresa entre los astrónomos.


Estos “corinos calientes” habían sido observados utilizando luz en frecuencias de radio específicas, llamadas “líneas espectrales”, con longitudes de onda de unos pocos milímetros, que funcionan como “huellas digitales” que permiten distinguir la presencia de diferentes elementos y moléculas en el espacio.

“Sabemos que el polvo bloquea esas longitudes de onda, por lo que decidimos buscar evidencia de estos químicos en longitudes de onda más largas que puedan pasar fácilmente a través del polvo”, dijo Claire Chandler, del Observatorio Nacional de Radioastronomía (Estados Unidos), e investigadora principal del proyecto. “Nos pareció que el polvo podría ser lo que nos impedía detectar las moléculas en una de las protoestrellas gemelas”.

Los astrónomos usaron el VLA para observar un par de protoestrellas llamadas IRAS 4A, en una región de formación estelar a unos 1000 años luz de la Tierra, esta vez en longitudes de onda de centímetros. En esas longitudes de onda, buscaron emisiones de radio de metanol, CH3OH (alcohol de madera, no para beber).



El resultado confirmó su “corazonada educada”. “Con el VLA, ambas protoestrellas mostraron una fuerte evidencia de metanol a su alrededor. Esto significa que ambas tienen “corinos calientes”, y la razón por la que no los vimos en longitudes de onda más cortas fue por el polvo”, dijo Marta de Simone, una estudiante de posgrado en el Instituto de Ciencias Planetarias y Astrofísica de la Universidad de Grenoble (IPAG) en Francia, quien dirigió el análisis de datos para este objeto.

Los resultados de esta investigación están publicados en la edición del 8 de junio de 2020 de la revista internacional The Astrophysical Journal Letters.

Hallan una estrella "bebé" que explica el origen de las explosiones en el universo

Un equipo internacional de científicos ha hallado una "estrella pulsante" o púlsar nada más nacer, un descubrimiento que puede ayudar a explicar el origen de las explosiones más poderosas que se producen en el Universo.

Hallan-estrella-Una Galaxia Maravillosa
Los magnetares son los objetos cósmicos con los campos magnéticos más fuertes del universo. EFE
Se trata de los remanentes de una antigua estrella masiva (un magnetar) situada a 15.000 años luz -dentro de la Vía Láctea- y cuyo campo magnético es mil billones de veces más potente que el de la Tierra.

La investigación, liderada por científicos del CSIC y cuyos resultados se publican hoy en "The Astrophysical Journal Letters", ha sido posible gracias a las observaciones del telescopio de rayos X XMM-Newton, de la Agencia Espacial Europea (ESA), los satélites Swift y NuSTAR de la NASA, y el Sardinia Radio Telescope (Italia).

Se trata de una estrella pulsante o púlsar, al que los investigadores se refieren como "monstruo magnético" y gravitacional, observado poco después de nacer.

Los púlsares, ha informado hoy el CSIC, se encuentran entre los objetos más inusuales del universo y se forman al final de la vida de las estrellas masivas mediante violentas explosiones de supernova.

Estos eventos extremos dejan restos estelares también extremos, como remanentes calientes, densos y magnetizados que emiten radiaciones de forma impredecible, y lanzan al espacio enérgicos rayos X y gamma en periodos de tiempo que comprenden desde milisegundos hasta varios años.

Este púlsar "bebé" fue observado por primera vez por el Swift Observatory de la NASA en marzo, y ahora los instrumentos del telescopio europeo XMM-Newton han captado una explosión procedente de allí.

Sería además el púlsar más joven de los aproximadamente 3.000 que se conocen en la Vía Láctea, y pertenece a una extraña categoría de estrellas, la de las "magnetar".

Según los datos facilitados por el CSIC, este tiene más características que lo hacen especial, ya que se trata de uno de los objetos en rotación más rápidos observados nunca, y es capaz de girar una vez cada 1,36 segundos, a pesar de contener la masa de dos veces el Sol y un diámetro de solo 25 kilómetros.

"Los magnetares son objetos fascinantes y este bebé parece especialmente intrigante por sus características extremas; el hecho de que pueda ser observado tanto en ondas de radio como en rayos X nos ofrece una pista clave para resolver el actual debate científico acerca de la naturaleza de un tipo específico de resto estelar: los púlsares", ha explicado la investigadora del CSIC Nanda Rea.

La científica desempeña su labor en el Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC), en Barcelona, y ha liderado las observaciones de la ESA y de la NASA.

Según los científicos, este tipo de hallazgos aportan luz al entendimiento del contenido estelar de la Vía Láctea y revelan la complejidad de los fenómenos que ocurren en todo el Universo.
 

Categorias

agenda (141) astronomia (456) descubrimientos (225) insolito (126) milagro (51) misterio (206) ovni (250) ovnis (260) sucesos (156) ufo (224) ver para creer (104)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie