Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
ULTIMA HORA OVNIS
OVNI - UFO .. Avistamiento OVNI en Buzios Brasil.

POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta ciencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ciencia. Mostrar todas las entradas

9 nov. 2018

El contacto extraterrestre cada vez más cerca

Un estudio del MIT propone combinar tecnología ya existente, como el láser infrarrojo de alta potencia y los grandes telescopios, para hacer la Tierra visible para seres de otros planetas.


Como una suerte de faro espacial, la luz permitiría que la Tierra se detectara desde sistemas planetarios cercanos.

Como la luz de porche que permite ver desde lejos una casa, un láser de alta potencia, de 1 a 2 megawatts, enfocado a través de un telescopio de ente 30 y 45 metros, con un alcance de unos 20.000 años luz de distancia, podría cumplir esa función para la Tierra. ¿Con qué fin? Emitir luz al espacio para llamar la atención de la inteligencia extraterrestre que pueda existir en algún lugar de la galaxia.

Esa es la propuesta de los astrónomos del Instituto de Tecnología de Massachussetts (MIT), que publicaron un "estudio de viabilidad" en The Astrophysical Journal. La combinación del láser de alta potencia y el telescopio crearía una suerte de faro de radiación infrarroja lo suficientemente fuerte como para destacarse incluso a pesar de la luz del Sol.

"Si lográsemos darnos la mano y comenzar a comunicarnos, podríamos enviar un mensaje a una velocidad de datos de unos pocos cientos de bits por segundos, lo cual permitiría que llegara en unos pocos años", dijo James Clark, coautor del trabajo e integrante el Departamento de Aeronáutica y Astronáutica del MIT, a Science Daily.

El láser infrarrojo ya existe como tecnología, y los de gran poder son de uso militar.

Clark señaló que aunque la idea de un faro para atraer inteligencia extraterrestre puede sonar descabellada, nada se pierde con combinar tecnologías que ya existen. "Puede ser un proyecto desafiante, pero no es imposible", agregó.

"Esta clase de láseres y telescopios, que se construyen actualmente, pueden producir una señal detectable, de manera tal que un astrónomo podría mirar a nuestra estrella y de inmediato advertir que algo inusual sucede con su espectro. No sé si su primera conjetura serían criaturas inteligentes alrededor del Sol, pero podría sin dudas atraer un poco más de atención".

Esos astrónomos a los que aludió Clark se podrían ubicar en sistemas cercanos, como Próxima Centauri, la estrella más cercana a la Tierra, o TRAPPIST-1, una estrella ubicada a unos 40 años luz con siete planetas, tres de los cuales son potencialmente habitable para los seres vivos de la Tierra. "Si la señal se capta en cualquiera de estos sistemas cercanos, halló el estudio, se podría usar el mismo láser de alta potencia para enviar un breve mensaje en pulsos similares al código Morse".

Si hubiera vida inteligente en el sistema de TRAPPIST-1, podría captar el láser infrarrojo.

Clark comenzó la investigación con su consejera, la profesora del MIT Kerri Cahoy. Partió de un diseño conceptual simple: un gran láser infrarrojo y un telescopio mediante el cual se podría ampliar la intensidad de la luz. Su objetivo era crear una señal infrarroja al menos 10 veces más fuerte que las variaciones naturales de las emisiones infrarrojas del sol. Una señal de esta intensidad, pensó, sería suficiente para destacarse "en cualquier sondeo superficial hecho por inteligencia extraterrestre".

La capacidad de 1 o 2 megawatts del láser, si bien es enorme, es posible para el Láser Aerotransportado de la Fuerza Aérea estadounidense, un antiguo proyecto militar. Y si bien un telescopio de 30 metros parece un sueño, actualmente están en construcción uno de 24 metros y otro de 39 metros en Chile.

Aunque imagina el faro espacial en la cima de una montaña, pera reducir todo lo posible el tramo de atmósfera que la luz debe atravesar, Clark señaló que hay problemas de seguridad asociados a un poder de 800 watts por metro cuadrado como el que generaría el láser. Podría dañar la vista de quienes lo mirasen inadvertidamente, ya que no es detectable por el ojo; también podría interferir con las cámaras de cualquier nave que pasara por él. "Si se lo construyera en el lado oscuro de la luna, donde nadie vive u orbita mucho, sería un lugar más seguro", dijo a Science Daily.

Más allá del uso original que pensó para el faro espacial, Clark espera que su estudio impulse el desarrollo de técnicas de imágenes infrarrojas, no sólo para captar señales similares que podrían emitir formas inteligentes extraterrestres, sino para identificar gases en las atmósferas de planetas lejanos que pudieran indicar vida.

3 nov. 2018

La NASA pone fin a la misión Kepler

La NASA pone fin a la misión del telescopio Kepler

La agencia espacial explicó que Kepler se ha quedado sin el combustible necesario para otras operaciones científicas, por lo que la NASA ha optado por retirar el telescopio dentro de su órbita, lejos de la Tierra


La NASA anunció que ha decidido poner fin a la misión del telescopio espacial Kepler, un instrumento que ha servido para descubrir más de 2.600 exoplanetas en los últimos nueve años.

"Kepler ha superado todas nuestras expectativas y allanó el camino de nuestra exploración y búsqueda de vida en el sistema solar y más allá", señaló el director adjunto del Departamento de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen, en un comunicado.

"No solo nos mostró cuántos planetas podrían estar ahí afuera, sino que generó un campo de investigación completamente nuevo. (…) Sus descubrimientos han arrojado una nueva luz sobre nuestro lugar en el universo", agregó Zurbuchen.

La NASA subrayó que “muchos” de los exoplanetas descubiertos a través de Kepler “podrían ser lugares prometedores para la vida”
El análisis más reciente de los descubrimientos de Kepler concluye que es probable que entre el 20 y el 50 por ciento de las estrellas visibles en el cielo nocturno tengan planetas pequeños, posiblemente rocosos, similares en tamaño a la Tierra y ubicados dentro de la zona habitable de sus estrellas.

De acuerdo a la NASA, eso significa que están ubicados a distancias de sus estrellas donde el agua líquida, un ingrediente vital para la vida tal como la conocemos, podría acumularse en la superficie del planeta.

El fundador de la misión Kepler, William Borucki, recordó que cuando se empezó a concebir esta idea hace 35 años, la humanidad "no sabía de un solo planeta" fuera del sistema solar.

“Ahora que sabemos que los planetas están en todas partes, Kepler nos ha puesto en un nuevo camino lleno de promesas para que las generaciones futuras exploren nuestra galaxia”, dijo el veterano investigador de la NASA.

Lanzado al espacio el 6 de marzo de 2009, el telescopio Kepler combinó técnicas para medir el brillo estelar con la cámara digital más grande equipada para las observaciones del espacio exterior en ese momento
Kepler realizó el primer reconocimiento de los planetas en nuestra galaxia y se convirtió en la primera misión de la agencia espacial estadounidense para detectar planetas del tamaño de la Tierra en las zonas habitables de sus estrellas.

Años más tarde y después de superar unas fallas mecánicas, Kepler descubrió más de 2.600 exoplanetas y analizó hasta 50.000 estrellas, de acuerdo a cálculos de la NASA.

La nave New Horizons acelera para llegar a la última frontera del Sistema Solar

La sonda ha hecho una maniobra de reajuste de trayectoria para encontrarse con este cuerpo del cinturón de Kuiper. El encuentro ocurrirá en enero, y culminará con la exploración «in situ» más lejana hecha hasta ahora


La nave «New Horizons», de la NASA, es una intrépida y veloz exploradora que a partir de 2015 revolucionó la astronomía al sobrevolar las proximidades de Plutón, el denostado y lejano planeta enano. Sus observaciones transformaron un mundo desconocido en un planeta con una geología compleja e interesante. Desde entonces, la sonda ha estado internándose en las profundidades del espacio, a una velocidad de más de 50.000 kilómetros hora. Se dirige a 2014 MU 69, un objeto helado del cinturón de Kuiper, que mide entre 30 y 45 kilómetros de largo, y que fue rebautizado como Ultima Thule. Su nombre hace honor a «Thule», un término que aparece en fuentes clásicas para referirse normalmente a una isla, en un norte lejano e inalcanzable.

La semana pasada, la sonda New Horizons ha efectuado una última maniobra para acercarse a esta última frontera. Los ingenieros de la NASA encendieron los motores de la sonda durante tres minutos y medio para ajustar su trayectoria. El objetivo es asegurarse de que este aparato, del tamaño de un piano de cola, pase a solo 3.500 kilómetros de Ultima Thule. La tarea puede parecer trivial, pero dista de serlo: este objeto está a 6.600 millones de kilómetros de la Tierra, una distancia que la luz tarda en recorrer más de seis horas, y apenas mide unas decenas de kilómetros de largo.

Tal como ha informado la NASA en un comunicado, los ingenieros del centro de operaciones del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins, en Laurel, Maryland, comenzaron la maniobra a las 16.20 (hora española) del pasado día 3 de octubre. El aparato aumentó su velocidad ligeramente y modificó su trayectoria, cuando se encontraba a unos 6.350 millones de kilómetros de la Tierra.

Una cita a seis horas luz
 
«Gracias a esta maniobra vamos a llegar en hora a hacer la exploración más lejana de toda la historia, a miles de millones de kilómetros de Plutón», ha dicho Alan Stern, investigador principal de la misión New Horizons y científico en el Southweast Research Institute. «Casi suena a ciencia ficción, pero no lo es», enfatizó.

Si todo va bien, la sonda hará la exploración in situ más lejana de un objeto el 1 de enero de 2019, a alrededor de las 18.33, hora española.

Gracias a las imágenes tomadas por la propia New Horizons, los ingenieros han verificado la posición de Ultima Thule y han hecho los cálculos necesarios para asegurarse de que, efectivamente, sobrevuele este cuerpo.

Para que la misión tenga éxito, no solo es necesario ajustar la trayectoria, sino conocer en qué momento la sonda deberá tomar imágenes y hacer mediciones de Ultima Thule.

Las imágenes captadas por la New Horizons han mostrado que había un error de solo 500 kilómetros en la estimación de dónde está Ultima Thule, lo que es una distancia muy pequeña en las escalas del espacio.

«Dado que vamos a volar tan cerca y tan rápido, conocer el momento del sobrevuelo es muy importante», ha dicho Derek Nelson, responsable de navegación óptica de la misión New Horizons. A la vista de la precisión de los cálculos hechos hasta ahora, Nelson tiene la certeza de que el sobrevuelo será muy preciso.

En este momento, la New Horizons está a una distancia de 112 millones de kilómetros de Ultima Thule y viaja a casi 52.000 kilómetros por hora. A medida que se acerque la fecha del encuentro, en enero de 2019, los científicos tendrán que prepararse para ajustar su trayectoria. Deberán conseguir que entre por un «ojo de alfiler» de 120 por 320 kilómetros, y predecir el momento del sobrevuelo, en el que la sonda estará en su máxima aproximación a Ultima Thule, para tomar fotografías y hacer mediciones. El margen de error que tiene es de solo 140 segundos.

Si todo sale bien, la nave pasará semanas y meses enviando datos a la Tierra con los secretos del lugar más lejano explorado en toda la historia. ¿Qué se encontrará?

Muere Dawn, la nave de la NASA

La misión ha finalizado este viernes después de que se agotaran sus reservas de combustible. Lanzada en 2007, ha revelado muchos detalles sobre la evolución de nuestro sistema planetario y sobre la aparición del agua

Días después de que la NASA dijera adiós a la misión Kepler, el telescopio espacial que ha descubierto miles de exoplanetas y revolucionado la astronomía, la agencia espacial estadounidense se ha despedido de la misión Dawn, la sonda que exploró Ceres, el mayor asteroide del Sistema Solar, y Vesta, ambos en el cinturón de asteroides. Allí reveló muchos detalles sobre la evolución de nuestro sistema planetario y reforzó la idea de que los planetas enanos pudieron albergar océanos de agua en el pasado.

«Hoy, celebramos el final de la misión Dawn; sus increíbles logros tecnológicos, la ciencia fundamental que nos ha dado, y el esfuerzo de todo el equipo que ha permitido hacer estos descubrimientos», ha dicho este viernes Thomas Zurbuchen, administrador asociado del Directorado de Ciencia de la NASA, en Washington. «Las increíbles imágenes y datos que Dawn ha recogido en Vesta y Ceres son fundamentales para comprender el origen y la historia de nuestro Sistema Solar».

El final de Dawn se ha certificado después de que entre los días 31 de octubre y 1 de noviembre el equipo de vuelo de la misión fuese incapaz de comunicarse con la nave. Después de descartar otras posibles explicaciones, los líderes de la misión han concluido que, definitivamente, se han agotado los tanques de combustible (hidrazina) del aparato, cuyas rápidas igniciones se usan para orientar la nave y establecer contacto con su antena de alta ganancia. La nave tampoco podrá ahora orientar sus paneles solares de la forma adecuada para alimentar sus sistemas electrónicos, lo que sentencia su destino.

Así se pone punto final a un viaje que comenzó en 2007 y en el que Dawn ha recorrido 6.900 millones de kilómetros. Ahora, su destino es permanecer en la órbita de Ceres durante al menos 50 años, antes de estrellarse contra este objeto.

Aventura en el cinturón de asteroides
 
La misión ha tenido como objetivo explorar dos de los mayores objetos del cinturón de asteroides, un anillo de material rocoso situado entre Marte y Júpiter. Allí existen unos pocos asteroides grandes, unos 200 millones de cuerpos de más de un kilómetro y miles de millones de objetos más pequeños. Todos ellos están rodeados por incontables motas de polvo.

Esta región se formó como consecuencia de la influencia gravitacional de Júpiter. Durante el nacimiento del Sistema Solar había una gran cantidad de asteroides chocándose y generando cuerpos mayores en esta zona, pero este gigante gaseoso facilitó que se fragmentaran, que chocaran contra otros planetas o bien que fueran expulsados. De esta forma, el cinturón, cuya franja principal tiene una masa que equivale al 4% de la masa de la Luna, es hoy en día un testimonio vivo de lo ocurrido cuando nuestro sistema planetario estaba naciendo.

Por ello, la NASA lanzó la sonda Dawn en 2007. Tenía la finalidad de explorar Ceres, en 2015, y Vesta, en 2011. El primero es el mayor cuerpo del cinturón de asteroides y tiene la entidad de un planeta enano. Su diámetro es de 952 kilómetros, y solo él agrupa el 30% de la masa de todo el cinturón. El segundo es el tercer mayor cuerpo, está cubierto de cráteres y tiene 525 kilómetros de diámetro.

Los cuatro instrumentos de la sonda mostraron que ambos objetos evolucionaron de forma muy distinta, a causa de su localización inicial. Esto se convirtió en un importante hallazgo para comprender la evolución de todo el cinturón de asteroides.

El legado de Dawn
 
Además, Dawn también reforzó la idea de que los planetas enanos pudieron albergar océanos durante un tiempo importante de su vida, y que incluso podrían tenerlos hoy en día. Sus sensores también detectaron la presencia de moléculas orgánicas en la superficie de estos cuerpos.

«En muchos sentidos, el legado de Dawn es solo el principio», ha dicho Carol Raymond, principal investigador de la misión en el Jet Propulsion Lab (JPL), EE.UU.. «Sus datos serán estudiados muy profundamente por los científicos que quieran investigar cómo los planetas crecen y se diferencian, y también por los que quieran saber cómo y cuándo la vida podría haber aparecido en nuestro Sistema Solar», ha dicho Raymond.

Dawn también permite saber más sobre lo que ocurre más allá: «Ceres y Vesta son importantes para estudiar los sistemas planetarios distantes, porque nos ha dado una muestra de las condiciones que existen en torno a estrellas jóvenes».

La ciencia de los asteroides

 
La primera exploración próxima de un asteroide ocurrió en 1991, cuando la sonda Galileo, en su viaje a Júpiter, pasó por las proximidades de 951 Gaspra, una mole de 18 kilómetros cubierta de cráteres.

En 2001, una nave –la NEAR Shoemaker– se posó por primera vez en uno de estos objetos. Ya en 2006, se alcanzó otro hito cuando la sonda japonesa Hayabusa se posó en el asteroide Itokawa y logró traer muestras de este objeto hasta la Tierra.

En la actualidad se vive un momento importante en la ciencia de los asteroides. Desde junio de 2018 la Hayabusa 2 está explorando el asteroide Ryugu, con varios rovers a bordo, y está previsto que traiga más muestras a la Tierra en el año 2020. En diciembre de este año, la OSIRIS-REx, de la NASA, se reunirá con el asteroide Bennu para orbitarlo y recoger muestras de su superficie.

¿A qué viene tanto interés por estos pedruscos espaciales? El estudio de los asteroides y sus propiedades es fundamental para comprender la historia de formación del Sistema Solar y quizás incluso la aparición de moléculas que pudieron propiciar la aparición de vida, como el agua y las moléculas orgánicas.

Investigar para evitar un impacto
 
Además, estudiar estos objetos podría servir más adelante para usar los asteroides como minas o bien para aprender a desviarlos y evitar un impacto contra la Tierra de terribles consecuencias.

Esto es muy relevante si se tiene en cuenta que es cuestión de tiempo que se produzca el impacto de un gran asteroide contra nuestro planeta.

En este momento, aparte de protocolos de vigilancia y observación, la NASA prepara la misión DART («Double Asteroid Redirection Test») para probar la tecnología del impactador cinético, cuyo fin es desviar un asteroide de su trayectoria. Por otra parte, la Agencia Espacial Europea canceló el desarrollo de AIM («Asteroid Impact and Deflection Assessment»), una misión que iba a apoyar estos objetivos científicos. Sea como sea, las probabilidades de que un objeto desconocido alcance la Tierra son dos veces mayores a que lo haga un cuerpo conocido.

Misión de la NASA al corazón de Marte

La misión, que fue lanzada el pasado 5 de mayo, aterrizará el 26 de noviembre en el planeta rojo


La Administración Aeronáutica Espacial Nacional de EE.UU. (NASA) ya prepara para el próximo 26 de noviembre el aterrizaje en suelo marciano del InSight, que tiene como objetivo dar luz sobre las entrañas de Marte, informó la institución en rueda de prensa.

La misión, que fue lanzada el pasado 5 de mayo, aterrizará el lunes 26 de noviembre en el planeta rojo, donde operará el vehículo robótico encargado de explorar el núcleo de Marte, y buscará ampliar el conocimiento sobre su formación y el de otros planetas rocosos, como la Tierra.

"Vamos a Marte para mirar atrás, al origen del Sistema Solar, para investigar lo que pasa dentro y cómo se relaciona eso con el centro de la Tierra", explicó Bruce Banerdt, investigador principal del proyecto, quien comentó que es más sencillo hacerlo en Marte por su historial, "más calmado", que el de la Tierra.

Esta es la primera vez que una misión espacial busca analizar especialmente "el corazón" del segundo planeta más pequeño del Sistema Solar, después de Mercurio.

Hasta ahora, las misiones a Marte han capturado imágenes de la superficie, estudiado rocas, excavado en la tierra y buscado pistas sobre el agua que alguna vez fluyó en Marte, pero nunca se ha indagado en su interior.

Por su parte, la directora interina de la división de Ciencia Planetaria en la NASA, Lori Glaze, se refirió a InSight como una "misión tremenda".

En concreto, InSight analizará la corteza, el manto y el núcleo de Marte y prevé que ofrezca una idea de cómo se originó el Sistema Solar hace aproximadamente 4,600 millones años.

Así, Insight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) describirá el tamaño, la composición y el estado del núcleo del planeta rojo, las características de su corteza y manto, y el estado térmico de su interior.

Inicialmente, la exploración InSight debía haberse lanzado en marzo de 2016, pero una fuga en la cámara de vacío que rodeaba el sismómetro del módulo de aterrizaje forzó entonces el retraso y la posterior suspensión de la misión.

La exploración, que durará casi dos años, está financiada y coordinada en su mayor parte por EE.UU., pero también han participado diferentes países europeos, como Alemania, Francia y España.

Se confirma la existencia de dos lunas fantasma

Son una especie de satélites de polvo, tan enigmáticos que los han llegado a llamar "lunas fantasma"


Ya en 1961 un astrónomo polaco las había detectado, pero su apariencia es tan tenue y misteriosa que, como un fantasma, había dudas sobre su existencia.

Pero ahora, un grupo de astrónomos y físicos húngaros dicen que confirmaron la existencia de estos esquivos viajantes.

Se trata de L4 y L5, dos nubes de polvo estelar que orbitan la Tierra de forma "semiestable".

Los autores de la investigación explican que entre la Tierra y la Luna existen cinco "puntos de estabilidad".

Esa zonas tienen fuerzas gravitacionales que hacen que los objetos que se ubican ahí mantengan una posición relativamente estable.

L4 y L5 son dos de esos puntos, en los que se cree que el polvo interplanetario se acumula, al menos de manera temporal, y forma estas nubes de polvo que rodean la Tierra.

Para detectarlas, los investigadores fueron a un observatorio en Hungría, donde utilizaron lentes polarizados para capturar imágenes de las nubes.

Según su reporte, lo que observaron concuerda con las predicciones que habían hecho en una investigación previa y van en la misma línea de las observaciones que se habían hecho hace casi 60 años.

"Pudimos descartar artefactos ópticos y otros efectos, lo que significa que se confirma la presencia de la nube de polvo", dijo el astrónomo Gábor Horváth, en un comunicado de la Real Sociedad Astronómica de Reino Unido.

Gracias a su estabilidad, los investigadores ven a L4 y L5 como una zona donde se podrían ubicar sondas espaciales o estaciones de transferencia para misiones que vayan a explorar el Sistema Solar.

También han existido propuestas para que estas zonas se puedan utilizar como depósitos de contaminantes.

En todo caso, los astrónomos advierten que hace falta más investigación para saber qué tan estables son estas zonas y si ese polvo estelar representa algún riesgo para los astronautas o su equipamiento.

7 oct. 2018

Científicos de la NASA descubren un misterioso objeto que podría guiar al Planeta X


Un nuevo objeto cósmico avala la existencia del planeta X, el noveno planeta del Sistema Solar.

1 oct. 2018

No estamos solos: La NASA oculta la existencia de vida extraterrestre

Una de las grandes dudas existenciales de cualquier ser humano es la de saber si existe vida en otros planetas. 


Conocemos nuestro Sistema Solar, y sabemos de la inmensidad del universo, sin embargo desconocemos si tenemos vecinos más allá de la atmósfera.

La vida extraterrestre la hemos asumido en películas como 'Alien', 'ET' o 'Encuentros en la tercera fase', pero existen muchísimas más. Sin embargo, hay gente que sabe más que nosotros, y no son otros que los científicos de la NASA.

6 dic. 2017

Descubierto el agujero negro más lejano nunca antes observado por la humanidad

Un equipo de astrónomos, incluyendo dos del MIT, han descubierto el agujero negro supermasivo más lejano nunca antes observado por la humanidad. 

Ilustración sobre el hallazgo del agujero negro más lejano encontrado hasta ahora. Crédito: Robin Dienel (Carnegie Institution for Science).
 
¿Cómo creció el Universo después del Big Bang? ¿Por qué y cómo aparecieron las galaxias y las estrellas? La mejor forma de contestar a estas preguntas es coger un telescopio muy potente, cuanto más mejor, y tratar de mirar muy lejos. Desde allí llega la luz que el Universo liberó en el pasado, hace miles de millones de años, y que por eso permite ver una «diapositiva» de cómo era el Cosmos cuando apenas estaba dando sus primeros pasos. Siempre que los telescopios lo permitan, el límite está en el punto en que en el Universo aún no había aparecido la luz.

Una investigación dirigida por Eduardo Bañados, investigador de los Observatorios de la Institución Carnegie para la Ciencia, ha descubierto el agujero negro supermasivo más distante alguna vez observado. El objeto está situado a una distancia inimaginable, de más de 13.000 millones de años luz. De hecho, la luz estudiada por Bañados fue emitida cuando el Universo apenas tenía el 5 por ciento de la edad actual: es decir, unos 690 millones de años después del Big Bang. El hallazgo se ha publicado recientemente en la revista Nature.

Si, a pesar de la distancia, los astrónomos han podido detectar este objeto, es porque es extremadamente brillante. Para empezar, el agujero negro tiene una masa aproximada de 800 millones de soles (unas 200 veces más que Sagitario A, el agujero negro del centro de la Vía Láctea). Además, en el momento en que emitió la luz que ahora ha llegado a la Tierra, este agujero negro estaba absorbiendo enormes cantidades de materia en el centro de su galaxia, lo que le convertía en un cuásar, una fuente emisora de rayos X, luz visible y otras longitudes de onda y que está entre los objetos más brillantes del Universo.

Lo interesante de esta mole tragona de materia es, para Bañados, que supone un reto para las teorías que explican el nacimiento y evolución de los agujeros negros supermasivos: «Reunir toda esa masa (800 millones de soles) en menos de 690 millones de años (la edad del Universo cuando el objeto emitió la luz que ha llegado ahora a la Tierra) es un reto enorme para las teorías del crecimiento de agujeros negros», ha asegurado el astrofísico.

La respuesta a este dilema, la presencia de moles tan pesadas que en teoría requieren mucho tiempo para formarse en un Universo recién nacido, es que al comienzo las condiciones era distintas a las actuales. Por eso, en la actualidad podría ser imposible que se formaran agujeros negros mayores a la docena de masas solares.

Cuando el Universo era una sopa oscura

Después del Big Bang, el Universo era parecido a una gran sopa oscura de partículas extremadamente energéticas que se expandía y enfriaba a gran velocidad. Unos 400.000 años después de la gran explosión, las partículas se reunieron en torno a átomos de hidrógeno gaseoso neutral. Todo era oscuro hasta que la gravedad permitió que el hidrógeno se concentrara en algunos puntos hasta tal punto que la presión y la temperatura permitieron activar reacciones de fusión nuclear: y así nacieron estrellas y galaxias.

Estas comenzaron a liberar energía suficiente como para excitar el hidrógeno de los alrededores ionizarlo (al robarle un electrón), durante la llamada época de la reionización. Gracias a esto, poco a poco el Universo se hizo transparente a la luz, y los fotones pudieron viajar libremente por el espacio.

Apenas 690 millones de años después de que ocurriera esto, en plena época de la reionización, el agujero negro supermasivo observado por Eduardo Bañados alcanzaba los 800 millones de soles. ¿Cómo es posible, entonces, que en tan poco tiempo un objeto así acumulara tanta materia? ¿Hay algo que se esté pasando por alto?

Aún no hay forma de saberlo, per los autores han encontrado que los alrededores de este cuásar están plagados de hidrógeno neutral, ese tipo de gas anterior a la era de la reionización, y que indica que los astrónomos están ante un objeto muy antiguo.

Este agujero negro ha sido detectado gracias a unos instrumentos de los telescopios Magallanes de la Institución Carnegie para la Ciencia y la distancia se ha calculado gracias al desplazamiento hacia el rojo, un efecto que ocurre como consecuencia de la expansión del Universo y que recuerda a lo que ocurre cuando la sirena de una ambulancia se aleja o se acerca a nosotros: las ondas del sonido se desplazan hacia los graves o hacia los agudos; en este caso, la luz emitida por el cuásar se desplaza hacia el rojo porque se está alejando. Tanto que alcanza un desplazamiento en el rojo de 7,54, que equivale a alrededor de 13.000 millones de años luz de distancia.

Tal como ha explicado Xiaohui Fan, coautor del estudio e investigador en la Universidad de Arizona (EE.UU.), este orden de distancais hace que los cuásares sean extremadamente débiles en el cielo. «Hasta ahora solo se conocía un cuásar con un desplazamiento hacia el rojo mayor a siete, a pesar de la exhaustiva búsqueda».

Los astrónomos calculan que debe de haber entre 20 y 100 cuásares tan brillantes y lejanos como el descubierto por el equipo de Bañados en todo el cielo, por lo que esta investigación es realmente muy importante para explicar qué ocurría en el Universo cuando era extremadamente joven. La próxima generación de telescopios, como el TMT o el Gran Telescopio de Magallanes, ayudarán mucho a este tipo de búsquedas.

Hallan dos nuevos planetas en zona habitable

Ambos planetas orbitan K2-18, una estrella enana roja ubicada a unos 111 años luz de distancia en la constelación de Leo.


Datos recopilados por el Observatorio Europeo Austral (ESO) han revelado que un exoplaneta poco conocido llamado K2-18b bien podría ser una versión ampliada de la Tierra, y que tiene un planeta vecino el K2-18c.

"Poder medir la masa y la densidad de K2-18b fue tremendo, pero descubrir un nuevo exoplaneta fue afortunado e igualmente emocionante", dice el autor principal Ryan Cloutier, del Instituto Universitario de Montreal para la investigación de exoplanetas (iREx).

Ambos planetas orbitan K2-18, una estrella enana roja ubicada a unos 111 años luz de distancia en la constelación de Leo. Cuando el planeta K2-18b se descubrió por primera vez en 2015, se descubrió que estaba en órbita dentro de la zona habitable de la estrella, por lo que es un candidato ideal para tener agua superficial líquida, un elemento clave para albergar las condiciones de vida tal como la conocemos.

El conjunto de datos utilizado por los investigadores provino del buscador de planetas de alta velocidad y precisión radial (HARPS) utilizando el telescopio de 3,6m de ESO en el Observatorio La Silla, en Chile. HARPS permite que las mediciones de las velocidades radiales de las estrellas, que se ven afectadas por la presencia de planetas, se tomen con la mayor precisión disponible actualmente. Por lo tanto, este instrumento permite la detección de planetas muy pequeños a su alrededor.

Para descubrir si K2-18b era una versión ampliada de la Tierra (en su mayoría roca) o una versión reducida de Neptuno (principalmente gas), los investigadores tuvieron que determinar primero la masa del planeta, utilizando mediciones de velocidad radial tomadas con HARPS.

"Si puedes obtener la masa y el radio, puedes medir la densidad aparente del planeta y eso puede decirte de qué está hecho el grueso del planeta", dice Cloutier en un comunicado.

Un planeta rocoso con atmósfera gaseosa

Después de usar un enfoque de aprendizaje automático para calcular la medición de masa, Cloutier y su equipo pudieron determinar que el planeta es un planeta mayormente rocoso con una pequeña atmósfera gaseosa, como la Tierra, pero más grande, o un planeta principalmente de agua con un espesor capa de hielo encima.

"Con los datos actuales, no podemos distinguir entre esas dos posibilidades", dice. "Pero con el Telescopio Espacial James Webb (JWST) podemos explorar la atmósfera y ver si tiene una atmósfera extensa o si es un planeta cubierto de agua".

El JWST, que se lanzará en 2019, será valioso en la recopilación de una serie de datos para estudiar el sistema solar, el universo temprano y los exoplanetas.

"Hay mucha demanda para usar este telescopio, por lo que se debe ser meticuloso al elegir qué exoplanetas mirar", dice René Doyon, coautor del artículo y también investigador principal de NIRISS, la Agencia Espacial Canadiense. instrumento a bordo JWST.

"K2-18b es ahora uno de los mejores objetivos para el estudio atmosférico, está llegando a la cima de la lista".

Fue mientras revisaba los datos de K2-18b cuando Cloutier notó algo inusual. Además de una señal que ocurre cada 39 días desde la rotación de K2-18, y una que tiene lugar cada 33 días desde la órbita de K2-18b, notó una señal diferente que ocurre cada nueve días.

"Cuando arrojamos los datos sobre la mesa, intentábamos descubrir de qué se trataba. Debes asegurarte de que la señal no es solo ruido, y debes analizarla cuidadosamente para verificarla, pero ver esa señal inicial era buena indicación de que había otro planeta ", dice Cloutier.

Aunque el recién descrito planeta K2-18c está más cerca de su estrella, y probablemente sea demasiado caliente para estar en la zona habitable, como K2-18b, también parece ser una Super-Tierra, lo que significa que tiene una masa similar a la Tierra.

29 nov. 2017

¿Te apetece un viaje al pasado?

¿Te imaginas viajar al pasado por unos segundos? Llegar a una determinada fecha y poder verlo con tus propios ojos. ¿Te apetece un viajecito? Come on!


23 nov. 2017

Viaje interactivo a través de nuestra Galaxia

Conviértete en todo un astronauta y viaja en este apasionante viaje en 3D a través de nuestra galaxia.


Se puede navegar por las diferentes estrellas haciendo clic y scroll, y leer información sobre ellas. Aunque son miles de estrellas las que aparecen en el mapa, se pueden explorar individualmente unas 90 estrellas identificadas, además de nuestro Sistema Solar. Para iniciar el viaje, es recomendable hacer clic encima del botón “Take a Tour” en la esquina superior izquierda, pulsando en 'Play'.

El mapa fue creado por algunos ingenieros de Google, así que fue programado para Chrome y es llamado 100,000 Stars

¿Estáis preparados? ...depegamos ya!!!

10 nov. 2017

Extrañas luces captadas en Cehegín (España)

Han sido captadas sobre el medioadía de este pasado jueves, 9 de noviembre de 2017, sobre la ciudad española de Cehegín (Murcia).

Muy buenas, estimados amigos del mundo del misterio. Hoy quiero presentaros un hecho que ha acontecido en la ciudad española de Cehegín que se encuentra situada en la provincia de Murcia.

Las fotografías han sido efectuadas desde una de las habitaciones que se encuentran en el actual hospital residencial de la Real Piedad.
 Imagen 1 - Se observa extraña formación
 Imagen 2 Ampliación de zoom

En un principio se pueden observar en las dos primeras imágenes una especie de formación sobre el cielo que en esos instantes se encontraba totalmente despejado de nubes. Esta misteriosa aparición ha ocurrido sobre la montaña llamada 'Peña Rubia'.
Posteriormente, aparece una especie de arco de color blanco muy intenso, como se puede apreciar claramente en la tercera fotografía.

Imagen 3 - de repente se forma especie de arco

En las siguientes imágenes capturadas se pueden observar una especie de misteriosas esféras, a las que muchos llaman 'Orbes' (Orbs) en donde se aprecia  con bastante claridad que en su punto central tienen un color blanco intenso. Estas extrañas esféras mantienen a su alrededor una especie de aureolas de colores, entre los que varian diferentes tonalidades, pasando por tonos verdosos, azulados y rosados.
Estas extrañas esféras iban cambiando de posición e iban muy cercanas sobre los tejados de las casas situadas en la parte donde se encuentra el casco antiguo de esta localidad ceheginera.

 Imagen 4 - se pueden apreciar dos esféras en paralelo
 Imagen 5 - Las dos esféras se unen en un mismo círculo
 Imagen 6 - Una de las esféras sale del círculo

Hasta a el mometo nadie se ha pronunciado al respecto de qué podría tratarse este extraño fenómeno ocurrido en Cehegín.

En cuanto dispongamos de más información os seguiremos informando.

1 nov. 2017

La NASA recopila sonidos del universo para la noche de Halloween

La NASA ha querido celebrar la noche de Halloween recopilando una serie de sonidos del espacio, algunos de ellos verdaderamente inquietantes.


Todos estos sonidos los ha recopilado gracias a las naves y observatorios que tiene repartidos por el espacio.

Tanto estas naves espaciales, como los observatorios de la NASA poseen instrumentos capaces de recoger sonidos del universo en forma de radio. Tras lo cual, posteriormente los científicos logran crear estas auténticas maravillas sonoras y otras un tanto bastante espeluznantes que posiblemente harán que se te ponga el bello de punta.

Desde nuestra página: Una Galaxia Maravillosa (Wonderful Galaxy) os dejamos el enlace para que os resulte más fácil acceder a todos ellos. Os recomiendo que os pongáis unos auriculares-audífonos para que los sonidos los podáis percibir mucho mejor, dicho de otra manera, (como si estuvieráis en el mismo universo).


Entre todos ellos podréis escuchar el  rugido planeta Jupiter, que fue registrado por la nave Juno. Sonidos de radio del propio planeta Saturno captados a través de la desaparecida misión Cassini. Además de estos sonidos también destacan la del cometa Tempel 1 en su encuentro con la sonda Stardust, así como ondas de plasma captadas por las sondas Van Allen y muchos más.

Espero que disfrutéis de ellos. Os los recomiendo amigos lectores!

Saludos y abrazos para todos y hasta el próximo artículo.

17 oct. 2017

Delfines y ballenas se comportan muy similares a los humanos

Un estudio sobre 90 especies señala que los cetáceos viven en grupos sociales muy estrechos, tienen relaciones complejas, hablan entre sí e incluso tienen dialectos regionales

 
 
Cuántas veces el ser humano tiene que bajar de su pedestal como cúspide de la creación. Lo que creemos único y exclusivo a nuestra especie es a menudo compartido por otras también de gran capacidad cognitiva. Es lo que ha pasado con los grandes simios, capaces de bromear y engañar, entristecerse por la muerte de un amigo o mantener una cultura propia, lo que diferencia a un grupo de otro en el uso de las herramientas para, por ejemplo, conseguir comida. Pues algo muy similar ocurre con otros animales también de gran inteligencia: los cetáceos.

 
 
Una investigación llevada a cabo con datos sobre 90 especies diferentes de delfines, ballenas y marsopas ha relacionado el tamaño de sus cerebros con la complejidad de su comportamiento. Y ha encontrado «pruebas abrumadoras» de que, en efecto, estos mamíferos marinos tienen rasgos de comportamiento social y cooperativo sofisticados, similares a muchos de los que presumimos las sociedades humanas. Por ejemplo, viven en grupos cuyos miembros mantienen relaciones complejas y estrechas, hablan entre sí e incluso tienen dialectos regionales.

La investigación, publicada en la revista Nature Ecology & Evolution, demuestra que estas características sociales y culturales están relacionadas con el tamaño del cerebro y la expansión cerebral, también conocida como encefalización. La larga lista de similitudes conductuales incluye muchos rasgos compartidos con humanos y otros primates, como las relaciones complejas de alianza -trabajar juntos para beneficio mutuo-, o la transferencia social de técnicas de caza; es decir, enseñar a cazar y usar herramientas. Igualmente, destacan la caza cooperativa, las vocalizaciones complejas, incluidos los dialectos grupales regionales («hablan» entre ellos), la mímica vocal y los silbidos característicos para llamar a individuos específicos, como si se llamaran por su nombre.

Además, estos animales son capaces de cooperar con los seres humanos y otras especies, cuidar a las crías que no son suyas y disfrutar del juego social. «Como humanos, nuestra capacidad para interactuar y cultivar relaciones sociales nos ha permitido colonizar casi todos los ecosistemas y ambientes del planeta. Sabemos que las ballenas y los delfines tienen cerebros excepcionalmente grandes y anatómicamente sofisticados y, por lo tanto, han creado una cultura marina similar», asegura Susanne Shultz, bióloga evolutiva en la Escuela de Ciencias de la Tierra y Medioambientales de la británica Universidad de Manchester.

«Eso significa que la aparente coevolución de los cerebros, la estructura social y la riqueza conductual de los mamíferos marinos proporciona un único y sorprendente paralelismo con los grandes cerebros y la hipersocialidad de los humanos y otros primates en la tierra. Desafortunadamente, nunca imitarán nuestras grandes metrópolis y tecnologías porque no evolucionaron con pulgares oponibles», señala Shultz.

Gran cerebro por las relaciones sociales

El equipo utilizó el conjunto de datos para probar la hipótesis del cerebro social y la del cerebro cultural. Ambas son teorías evolutivas desarrolladas originalmente para explicar los grandes cerebros en primates y mamíferos terrestres. De esta forma, los científicos que están de acuerdo con las mismas (también exiten los detractores) argumentan que los cerebros grandes son una respuesta evolutiva a entornos sociales complejos y ricos en información. Esta es la primera vez que estas hipótesis se han aplicado a los mamíferos marinos «inteligentes» en una escala tan grande.

Según Michael Muthukrishna, profesor en la London School of Economics and Political Science (LSE), la investigación «no trata solo de observar la inteligencia de las ballenas y los delfines, sino también sus importantes ramificaciones antropológicas. Para avanzar hacia una teoría más general del comportamiento humano, necesitamos entender qué hace que los humanos sean tan diferentes de otros animales. Y para hacer esto, necesitamos un grupo de control. Comparados con los primates, los cetáceos son un grupo de control más 'extraño'».

Por su parte, Kieran Fox, neurocientífico de la Universidad de Stanford (EE.UU.), sostiene que los cetáceos tienen muchos comportamientos sociales complejos que son «similares a los humanos y otros primates». Sin embargo, «tienen estructuras cerebrales diferentes de las nuestras, lo que llevó a algunos investigadores a argumentar que las ballenas y los delfines no podían lograr mayores habilidades cognitivas y sociales. Creo que nuestra investigación muestra que esto claramente no es el caso», argumenta Fox. A su juicio, la gran pregunta que surge del estudio es cómo patrones de estructura cerebral tan diferentes en especies también muy diferentes dan lugar a «comportamientos cognitivos y sociales tan similares».

14 oct. 2017

La ciencia descarta que vivamos en Matrix

Estudio científico evidencia que es muy poco probable que nuestro mundo esté atrapado en una realidad computacional.



 Los científicos no creen que estemos viviendo dentro de un mundo creado por otros seres. Foto: Pixabay

La ciencia ficción en diversas oportunidades ha impuesto la idea de que el mundo que conocemos no es más que una ilusión creada por seres que nos controlan, tal vez una de las más recordadas es la película de 1999 "Matrix" en la que se establece que habitamos una simulación creada en computadores de la que nunca seremos conscientes hasta que alguien nos despierte.

Sin embargo, los científicos Zohar Ringel, investigador del Instituto Recah de la Universidad Hebrea de Física, en Israel; y Dmitry Korvizhini, de la Universidad de Oxford, han detallado en un estudio publicado en Scientific Advances, que esto no sería posible, al menos no con la tecnología que existe en estos momentos.

Si bien la investigación se basa en el uso de la complejidad de cálculos cuánticos, los expertos son capaces de abordar el problema de vivir en una realidad virtual sin saberlo.

"Si existe un fenómeno que no puede ser simulado por un computador tradicional, eso significa que no podemos ser parte de una simulación creada en un computador de este tipo mientras alguien roba nuestra energía, por ejemplo", explica Ringel, destruyendo así la posibilidad de vivir en la Matrix.

No obstante, los científicos reconocen un problema en esta declaración. Para asumir estas conclusiones, ellos se plantean el escenario de que los creadores de esta supuesta realidad estarían utilizando la misma tecnología que tenemos actualmente en la Tierra.

"Si alguien sabe cómo utilizar computadores cuánticos [para crear un mundo], eso disolvería completamente nuestras declaraciones", agrega el académico.

La diferencia entre los computadores tradicionales y los cuánticos es que mientras los primeros tratan los electrones como partículas, los últimos lo hacen como probabilidades que son concebidas como ondas, dándole así la capacidad a los electrones de no estar en un lugar específico, sino en muchos lugares al mismo tiempo.

De esta forma, los científicos no creen que estemos viviendo dentro de un mundo creado por otros seres a través de programas computacionales, sin embargo, y tal como dijo Morpheus en la cinta cinematográfica "¿Qué sucede si no eres capaz de despertar de este sueño? ¿Cómo podrías saber la diferencia entre el mundo del sueño y el mundo real?".

Astronautas muestran como gira un 'spinner' en gravedad cero

Desde la Estación Espacial Internacional (EEI), los astronautas Randolph Bresnik, Joseph Acaba, Mark Vande Hei, y el italiano Paolo Nespoli han mostrado como gira el juguete de moda, el 'fidget spinner', en el espacio, donde no hay gravedad. Bresnik ha sido el encargado de publicar en su cuenta de Twitter el vídeo donde se ve que los astronautas de la NASA y la ESA, hacen girar el 'spinner', que en ocasiones gira por sí mismo. 



Detrás del curioso vídeo se encuentra una explicación educativa, según explica el mismo Bresnik, hacer girar el juguete en gravedad cero es "una gran manera de experimentar con las leyes del movimiento de Newton".


13 oct. 2017

Descubren extrañas esculturas de civilización desconocida

Un grupo de científicos descubrió en la coordillera del Himalaya dos complejos rituales pertenecientes a una civilización desconocida, informa la agencia RIA Novosti. Según la investigadora principal de una expedición conjunta ruso-india y asociada de la Academia de Ciencias rusa Natalia Polosmak, los hallazgos son esculturas que se remontan a la Alta Edad Media.


“Se han descubierto dos complejos rituales, ubicados en un lugar lejano y elevado en unas montañas donde no es fácil llegar. En el santuario se han encontrado unos 200 jinetes de piedra, y su peculiaridad es que a veces en un caballo están sentados no solo un jinete, sino dos, tres o cuatro”, precisa Viacheslav Molodin, director Adjunto del Instituto de Arqueología y Etnografía de la Academia de Ciencias rusa.


Todas las esculturas halladas están realizadas en el mismo estilo y están ricamente decoradas, aunque cada una es única. Cerca de los santuarios también había varias fuentes de agua y otras estructuras de piedra, que, como creen los investigadores, están relacionados con complejos religiosos.


No está claro qué civilización está detrás de este legado, reconoce Molodin, porque nada parecido se ha visto en la historia de las artes plásticas de la India. “Sería una población que de repente apareció en el Himalaya, se asentó en áreas remotas y dejó esta huella tras de sí”, sugiere el académico.

Según Molodin, los hallazgos pueden considerarse sorprendentes e incluso “fantásticos”.
“Parecería que ya sabemos todo sobre la India, pero en realidad es la primera vez que la comunidad científica tiene noticias de ello. No hay nada publicado. El hallazgo demuestra que no conocemos todo sobre el planeta”, concluye el académico.

7 oct. 2017

Niños virtuales de hace 30.000 años

Gracias a las técnicas más modernas de reconstrucción facial, científicos han conseguido reconstruir los rostros de dos pequeños humanos de hace 30.000 años, que podrán verse en realidad virtual.


30.000 años nos separan a nosotros de la civilización de Sungir, uno de los pueblos modernos más antiguos de los que tenemos constancia. Los antepasados procedentes de las frías y ancestrales estepas de lo que ahora es Vladimir probablemente dieron origen a los Homo sapiens del norte y del este del continente. Así que están, muy probablemente, en la línea genética de gran parte de los europeos. ¿Cómo vivían hace tres mil décadas? Gracias a la realidad virtual podemos recrear ese momento y a quienes lo vivieron en una de las representaciones más realistas y científicamente exactas hechas hasta la fecha.

Por qué recrear al pueblo de Sungir

Sungir es uno de los asentamientos prehistóricos de los seres humanos tempranos modernos en Europa más interesantes. Desde 1956, en él se han encontrado más de 80.000 artefactos culturales y domésticos. Por lo hallado, se cree que fue un campamento de caza estacional de nuestros antepasados. Pero además de los utensilios, en el yacimiento se encontraron los restos de nueve personas. Entre ellos, los mejor conservados pertenecían a dos hermanos con edades aproximadas de entre 10 y 13 años. Estos son los protagonistas del vídeo VR creado por la empresa Visual Science.


"Las personas de Sungir eran cazadores-recolectores del Paleolítico superior con una cultura y destrezas bastante desarrolladas", explica a Hipertextual Yury Stefanov, asesor científico en Visual Science. "Lo más probable es que estas personas vivieran viajando de un lugar a otro tras sus presas. Puede que la gente de Sungir nos parezca por muchas razones bastante similar a otros Homo sapiens. Sin embargo, desde la perspectiva antropológica, tenían varios rasgos en la anatomía del cráneo que no son comunes a los europeos modernos". Este rasgo es uno de los impulsores, nos explica, para llevar adelante la virtualización de los rostros de estos jóvenes de Sungir.

Sergey Vasilyev, jefe del Departamento de Antropología Física en el Instituto de Etnología y Antropología de la Academia Rusa de Ciencias (RAS), explicaba a la prensa que el arqueólogo y antropólogo soviético Mikhail Gerasimov creó el primer método científicamente preciso para la reconstrucción facial antropológica basada en el cráneo de una persona. "Los métodos de investigación anatómicos y radiográficos utilizados por Gerasimov permitieron a los científicos no sólo determinar las normas para el espesor de los tejidos blandos a lo largo de la línea del perfil facial, sino también revelar sus patrones de distribución". Gracias a sus trabajos y a los de sus sucesores, el grado de autenticidad de la reconstrucción es, a día de hoy, increíble. Este método es el empleado en la reconstrucción facial llevada a cabo por Visual Science.

Reconstruyendo el rostro de los ancestros

Para crear la visualización, los cráneos de los dos hermanos de Sungir fueron escaneados con láser y fotografiados en alta definición. "En la animación tratamos de dar a los espectadores la idea de lo que le sucedía a la humanidad hace 30.000 años. Por entonces era lo que conocemos como Edad de Hielo. Todavía no había humanos en América, y los neandertales estaban casi extinguidos. Después de eso, describimos el asentamiento de Sungir y mostramos algunos artefactos encontrados allí. Finalmente, enseñamos los cráneos reales de los niños encontrados. Estos fueron hallados en un entierro notablemente bien preservado de Sungir".


En la parte final, explicaba Stefanov, se muestra el proceso de reconstrucción facial mediante el método desarrollado por Mikhail Mikhailovich Gerasimov del que hablábamos, el cual también se muestra en la animación. "Nuestra animación nos da la oportunidad por primera vez de ver tanto la reconstrucción como las caras reales con piel, ojos, pelos y elementos de ropa", afirma.

Esta representación es, probablemente, una de las más precisas realizadas hasta la fecha, fruto del trabajo de años y años de investigaciones. "El asentamiento de Sungir y todos los artefactos y restos encontrados se siguen estudiando hoy día. En todos nuestros trabajos, aparte del modelado 3D, utilizamos hechos y datos publicados por diversos grupos científicos. En este proyecto en concreto, trabajamos en colaboración con investigadores del Instituto de Etnología y Antropología de la RAS. Definitivamente esta es la visualización animada en realidad virtual más precisa y detallada hasta la fecha".

Ver el pasado desde el sillón de tu casa

El contenido VR está disponible para varias plataformas, y los museos y escuelas de todo el mundo pueden acceder a la visualización de forma gratuita mediante aplicaciones para Android compatibles con Google Cardboard o cualquier otro dispositivo VR con resolución 4K. "La animación estará disponible en NAUKA 0+, el festival de la ciencia en Moscú", nos comenta el asesor. Pero la empresa detrás de la virtualización tiene ya un extenso trabajo a sus espaldas. En su página web se puede disfrutar de ilustraciones con increíble nivel de detalle. O de animaciones tridimensionales que muestran el virus del Zika, por ejemplo.

"La animación del virus Zika es parte de un gran proyecto llamado Viral Park que tiene como objetivo mostrar de forma científicamente precisa los modelos en 3D de la mayoría de los virus humanos. Este proyecto ya incluye al VIH [virus del SIDA], al influenza H1N1 [el virus de la gripe], el virus del Ébola, el papilomavirus y algunos más. En la creación de los modelos siempre colaboramos con virólogos expertos para asegurarnos de que los modelos reflejan su estructura real".


Pero aún hay más: "Los planes de futuro que tenemos son muchos", comenta Stefanov. "Hay muchísimos temas fascinantes que vale la pena ver en realidad virtual. Desde una base molecular a figuras históricas u objetos procedentes del espacio exterior. También estamos orgullosos de nuestros materiales educativos basados ​​en realidad aumentada (o AR)". La compañía une métodos rigurosos a nivel científico con las nuevas tecnologías para recrear experiencias didácticas completamente nuevas gracias a la combinación de las aplicaciones móviles con tecnologías de AR. "Por ejemplo, usamos carteles con realidad aumentada que muestran la anatomía de la rana (basada en datos de tomografía microcomputada). También tenemos ejemplos del ADN, el ARN o estructuras de orbitales atómicos en AR. Contamos con muchos planes para hacer cosas más interesantes en el plano de la realidad aumentada", concluye.

3 oct. 2017

Hallan nuevo continente de la Tierra

Tiene el tamaño de la India y desapareció bajo las aguas del océano Pacífico hace más de sesenta millones de años

El lugar donde está situado Zelandia - Nick Mortimer/GNS Science

A partir de ahora, la Tierra tiene, oficialmente, ocho continentes en lugar de siete. Esa es la conclusión de un equipo de investigadores de la División de Ciencias Oceánicas de la Fundación Nacional de Ciencias norteamericana, que acaba de anunciar los sorprendentes resultados de una expedición de nueve semanas, durante la que se analizaron numerosas muestras de los fondos oceánicos de los alrededores de Nueva Zelanda.


Su nombre es Zelandia (o Zealandia), tiene el tamaño de la India y desapareció bajo las aguas del océano Pacífico hace más de sesenta millones de años, al mismo tiempo que se formaba el Cinturón de Fuego del Pacífico, una de las zonas volcánicas más activas del planeta.

Los investigadores hallaron en los fondos oceánicos muestras de fósiles terrestres, que revelan que esa antigua masa de tierra no siempre estuvo bajo las aguas. "Zelandia -explica Jamie Allan, director del programa- es un continente hundido, que se perdió hace mucho tiempo bajo los océanos y que ahora nos revela sus secretos gracias a la perforación científica del fondo oceánico".

Hace unos 100 millones de años, Australia, Antártida y Zelandia formaban parte de un mega-continente. Las nuevas perforaciones han revelado que aunque Zelandia se separó de estas regiones y se hundió por debajo del agua hace unos 80 millones de años, la cadena de volcanes que conforma el Cinturón de Fuego del Pacífico puede haber hecho que Zelandia se "doblara" en forma de hebilla hace alrededor de 40 o 50 millones de años, remodelando radicalmente el paisaje.

A principios de este mismo año, los investigadores lanzaron la idea de que los siete continentes conocidos tenían un "hermano" que se perdió hace mucho tiempo. Lo llamaron Zelandia y adelantaron que se trataba de una estrecha franja de tierra que abarca Nueva Zelanda y que muy probablemente se encontraba frente a la costa este de Australia, a unos 1.000 metros de profundidad bajo la superficie del océano Pacífico.

Varias evidencias sostenían la hipótesis. En primer lugar, la corteza que forma Zelandia se encuentra a mucha menos profundidad que la corteza circundante, y su composición geológica, además, parece más continental que oceánica. Además, existe una estrecha franja de corteza oceánica entre Australia y Zelandia, lo que sugiere que las dos masas de tierra estaban separadas. Sin embargo, el área de estudio es tan remota que hasta ahora solo un puñado de geólogos han logrado estudiarla.

Un tesoro de fósiles

Para zanjar la cuestión del misterioso continente perdido los investigadores, a bordo del JOIDES Resolution, un buque científico de perforación submarina, obtuvieron núcleos de sedimentos de seis lugares diferentes a lo largo del fondo marino que se suponía era la superficie de Zelandia. Los núcleos se obtuvieron a 2.500 metros bajo la superficie, lo que reveló a los científicos 70 millones de años de historia de ese antiguo continente. Y fue ahí, en esos núcleos, donde los investigadores encontraron un auténtico tesoro en forma de fósiles, que revelaban que Zelandia no siempre había estado bajo el agua.

"Se estudiaron más de 8.000 especímenes, y se identificaron varios cientos de especies fósiles -asegura Gerar Dickens, de la Universidad Rice en Texas y codirector científico de la expedición-. El descubrimiento de depósitos microscópicos de organismos que vivieron en aguas cálidas y poco profundas, y de esporas y polen de plantas terrestres, revelan que la geografía y el clima de Zelandia fueron dramáticamente diferentes en el pasado".

Los hallazgos podrían ayudarnos a saber cómo las plantas y los animales se dispersaron a través del Pacífico Sur. En el pasado, en efecto, este área contaba con mares poco profundos y varias franjas de tierra que habrían podido facilitar la migración de las especies y su dispersión a otras regiones.
 

Categorias

agenda (137) astronomia (373) descubrimientos (208) insolito (126) milagro (51) misterio (192) ovni (247) ovnis (231) sucesos (154) ufo (223) ver para creer (101)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie