Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
ULTIMA HORA OVNIS
OVNI - UFO .. Avistamiento OVNI en Buzios Brasil.

POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta exoplanetas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta exoplanetas. Mostrar todas las entradas

3 nov. 2018

La NASA pone fin a la misión Kepler

La NASA pone fin a la misión del telescopio Kepler

La agencia espacial explicó que Kepler se ha quedado sin el combustible necesario para otras operaciones científicas, por lo que la NASA ha optado por retirar el telescopio dentro de su órbita, lejos de la Tierra


La NASA anunció que ha decidido poner fin a la misión del telescopio espacial Kepler, un instrumento que ha servido para descubrir más de 2.600 exoplanetas en los últimos nueve años.

"Kepler ha superado todas nuestras expectativas y allanó el camino de nuestra exploración y búsqueda de vida en el sistema solar y más allá", señaló el director adjunto del Departamento de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen, en un comunicado.

"No solo nos mostró cuántos planetas podrían estar ahí afuera, sino que generó un campo de investigación completamente nuevo. (…) Sus descubrimientos han arrojado una nueva luz sobre nuestro lugar en el universo", agregó Zurbuchen.

La NASA subrayó que “muchos” de los exoplanetas descubiertos a través de Kepler “podrían ser lugares prometedores para la vida”
El análisis más reciente de los descubrimientos de Kepler concluye que es probable que entre el 20 y el 50 por ciento de las estrellas visibles en el cielo nocturno tengan planetas pequeños, posiblemente rocosos, similares en tamaño a la Tierra y ubicados dentro de la zona habitable de sus estrellas.

De acuerdo a la NASA, eso significa que están ubicados a distancias de sus estrellas donde el agua líquida, un ingrediente vital para la vida tal como la conocemos, podría acumularse en la superficie del planeta.

El fundador de la misión Kepler, William Borucki, recordó que cuando se empezó a concebir esta idea hace 35 años, la humanidad "no sabía de un solo planeta" fuera del sistema solar.

“Ahora que sabemos que los planetas están en todas partes, Kepler nos ha puesto en un nuevo camino lleno de promesas para que las generaciones futuras exploren nuestra galaxia”, dijo el veterano investigador de la NASA.

Lanzado al espacio el 6 de marzo de 2009, el telescopio Kepler combinó técnicas para medir el brillo estelar con la cámara digital más grande equipada para las observaciones del espacio exterior en ese momento
Kepler realizó el primer reconocimiento de los planetas en nuestra galaxia y se convirtió en la primera misión de la agencia espacial estadounidense para detectar planetas del tamaño de la Tierra en las zonas habitables de sus estrellas.

Años más tarde y después de superar unas fallas mecánicas, Kepler descubrió más de 2.600 exoplanetas y analizó hasta 50.000 estrellas, de acuerdo a cálculos de la NASA.

5 feb. 2018

Hallan, por primera vez, planetas fuera de nuestra galaxia

El fenómeno de las microlentes gravitacionales ha permitido observar exoplanetas más allá de la Vía Láctea que de otra forma serían inalcanzables para los telescopios

Imagen de la lente gravitacional RX J1131-1231. La galaxia que hace de lente está en el centro, desviando la luz de los cuatro cuásares lejanos que aparecen en el borde del disco de luz - Universidad de Oklahoma
 
Un equipo de astrofísicos de la Universidad de Oklahoma ha conseguido, por primera vez, localizar planetas fuera de nuestra galaxia. Hasta ahora, en efecto, solo se habían detectado exoplanetas en el interior de nuestra Vía Láctea.

La hazaña científica, recién publicada en The Astrophysical Journal Letters, fue posible gracias al fenómeno astronómico conocido como microlentes gravitacionales, que permitió a los investigadores detectar una amplia población de mundos solitarios (que no orbitan ningún sol), en el espacio interestelar de una lejana galaxia, llamada RX J1131-1231, a 3.800 millones de años luz de distancia de la Tierra.

El efecto de microlentes gravitacionales hace que los rayos de luz procedentes de una fuente luminosa distante (por ejemplo un cuásar) se doblen al atravesar el campo gravitatorio de un objeto intermedio (una estrella o un agujero negro) en su camino hacia la Tierra. Si la fuente de luz se coloca exactamente detrás del objeto intermedio, éste actuará como una «lente» cósmica, creando un disco de luz a su alrededor a medida que los rayos luminosos de la fuente lo rodeen para seguir su camino.

El brillo de ese disco luminoso se ve afectado por la presencia de objetos (como planetas) que estén cerca de la estrella que hace de lente y puede utilizarse para descubrir esos planetas, que de otro modo no podrían ser localizados. De hecho, ningún telescopio ni instrumento hecho en la Tierra sería capaz de detectar directamente planetas tan lejanos.

«Estamos muy excitados con este descubrimiento -afirma Xinyu Dai, de la Universidad de Oklahoma y primer firmante del artículo-. Es la primera vez que alguien descubre planetas fuera de nuestra galaxia».

Planetas solitarios

La masa de los planetas detectados por los investigadores varía desde la de la Luna hasta la de Júpiter, pero todos ellos parecen tener en común el hecho de ser «planetas solitarios», esto es, que no orbitan alrededor de una estrella en un sistema solar convencional, sino que vagan libremente en el espacio que hay entre las estrellas de la lejana galaxia RX J1131-1231.

«Esta galaxia -explica por su parte Eduardo Guerras, coautor del estudio- se encuentra a 3.800 millones de años luz de distancia, y no existe la menor posibilidad de observar estos planetas directamente, ni siquiera con el mejor telescopio que uno pueda imaginar en un escenario de ciencia ficción. A pesar de ello, hemos logrado estudiarlos, revelar su presencia e incluso hacernos una idea de cuáles son sus masas. Es una ciencia genial».

En su trabajo, los dos astrofísicos utilizaron el Observatorio de rayos X Chandra, de la NASA, un telescopio espacial controlado por el Instituto Smithsonian. Después analizaron las observaciones en el Centro de Supercomputación de la Universidad de Oklahoma. La mista técnica de microlentes gravitacionales ya había sido utilizada para descubrir cientos de planetas dentro de nuestra propia galaxia, pero el trabajo de Dai y Guerras la ha empujado a nuevas y hasta ahora inexploradas fronteras.

Algunos planetas de TRAPPIST-1 podrían tener agua

Los siete planetas que orbitan alrededor de la estrella TRAPPIST-1 no son mundos rocosos estériles: parecen contener material volátil, probablemente agua

El sistema planetario TRAPPIST-1, gobernado por una estrella enana ultrafría a casi 40 años luz de la Tierra, está formado por siete planetas (b, c, d, e, f, g, h) que orbitan alrededor de la estrella y, aunque la composición de los mismos es básicamente rocosa, no son mundos rocosos estériles: parecen contener cantidades significativas de material volátil, probablemente agua, ya sea en estado sólido, líquido o gaseoso, que alcanzaría hasta un 5% de la masa del planeta en algunos casos, un porcentaje de agua mucho mayor que el de la Tierra. En cuanto al tamaño, densidad y cantidad de radiación que reciben de su estrella, el cuarto planeta (TRAPPIST-1e) es el más parecido a la Tierra; parece ser el planeta más rocoso de los siete y podría albergar agua líquida, según acaba de informar hoy el Observatorio Europeo Austral (ESO).
Un equipo de científicos, liderado por Simon Grimm de la Universidad de Berna, ha determinado las masas de los siete planetas "basándose en un gran cuerpo de información y en un análisis y modelado de datos muy sofisticados", según la ESO. "Los planetas de TRAPPIST-1 están tan juntos que interfieren entre sí gravitatoriamente, por lo que cuando pasan frente a la estrella hay un ligero cambio en los tiempos. Estos cambios dependen de las masas de los planetas, sus distancias y otros parámetros orbitales. Con un modelo informático simulamos las órbitas de los planetas hasta que los tránsitos calculados concuerdan con los valores observados y de ahí derivamos las masas planetarias", detalla Grimm.

Resulta misterioso que TRAPPIST-1e parezca tener una composición mucho más rocosa que el resto de los planetas. TRAPPIST-1e es el planeta más similar a la Tierra en términos de tamaño, densidad y cantidad de radiación que recibe de su estrella. "Es interesante que los planetas más densos no sean los que están más cerca de la estrella y que los planetas más fríos no tengan atmósferas gruesas", señala Caroline Dorn, de la Universidad de Zúrich y coautora del estudio.

14 dic. 2017

La NASA anuncia el descubrimiento de un nuevo sistema solar parecido al nuestro

Importante hallazgo de la NASA en el que comunican el descubrimiento de un sistema solar llamado Kepler-90 compuesto por ocho planetas como el nuestro que se agrupan a una distancia similar a la de los planetas vecinos a la Tierra.


Este descubrimiento se ha llevado a cabo gracias a la tecnología de la NASA y su telescopio Kepler, junto a inteligencia artificial proporcionada en colaboración con el gigante tecnológico Google.

En este comunicado de prensa han participado Paul Hertz, el director de la división de astrofísica de la Nasa, que se encarga de buscar exoplanetas similares a la Tierra; Christopher Shallue, un ingeniero de software experto en inteligencia artificial de Google; Andrew Vanderburg, un astrónomo de la Universidad de Texas en Austin que se ha centrado en analizar los datos procedentes de la misión K2 de Kepler. Y, finalmente, Jessie Dotson, astrofísica de la Nasa de la misión K2.

 Órbitas de Kepler-90 en comparación con nuestro sistema solar (NASA)

Se encuentra a 2.545 años luz de la Tierra y los planetas interiores tienen órbitas extremadamente estrechas. Por ejemplo, un "año" en Kepler-90i, el tercer planeta desde este sol, dura solo 14,4 días.

En comparación, la órbita de Mercurio es de 88 días, y en consecuencia, Kepler-90i tiene una temperatura superficial de unos 800 grados Fahrenheit, por lo que no sería un lugar probable para la vida tal como la conocemos.

La estructura del sistema de Kepler-90 apunta a que los ocho planetas alrededor de Kepler-90 pueden haberse formado con una dispersión mayor, como ocurrió con los planetas de nuestro propio sistema solar, y de alguna manera migraron a las órbitas en las que los encontramos hoy.

En total, Kepler durante su misión original y la segunda parte, K2, ha dado con 2515 exoplanetas, que ya están verificados como tal. Y hay otros miles más que están identificados por posibles exoplanetas pero que necesitan ser confirmados. Los astrofísicos creen que unos 30 están situados en la zona habitable de sus estrellas, a una distancia suficientemente cerca de la estrella para que el agua que contienen –elemento esencial para la vida tal como la conocemos- no esté congelada pero también relativamente lejos para que el agua no se evapore.

6 dic. 2017

Hallan dos nuevos planetas en zona habitable

Ambos planetas orbitan K2-18, una estrella enana roja ubicada a unos 111 años luz de distancia en la constelación de Leo.


Datos recopilados por el Observatorio Europeo Austral (ESO) han revelado que un exoplaneta poco conocido llamado K2-18b bien podría ser una versión ampliada de la Tierra, y que tiene un planeta vecino el K2-18c.

"Poder medir la masa y la densidad de K2-18b fue tremendo, pero descubrir un nuevo exoplaneta fue afortunado e igualmente emocionante", dice el autor principal Ryan Cloutier, del Instituto Universitario de Montreal para la investigación de exoplanetas (iREx).

Ambos planetas orbitan K2-18, una estrella enana roja ubicada a unos 111 años luz de distancia en la constelación de Leo. Cuando el planeta K2-18b se descubrió por primera vez en 2015, se descubrió que estaba en órbita dentro de la zona habitable de la estrella, por lo que es un candidato ideal para tener agua superficial líquida, un elemento clave para albergar las condiciones de vida tal como la conocemos.

El conjunto de datos utilizado por los investigadores provino del buscador de planetas de alta velocidad y precisión radial (HARPS) utilizando el telescopio de 3,6m de ESO en el Observatorio La Silla, en Chile. HARPS permite que las mediciones de las velocidades radiales de las estrellas, que se ven afectadas por la presencia de planetas, se tomen con la mayor precisión disponible actualmente. Por lo tanto, este instrumento permite la detección de planetas muy pequeños a su alrededor.

Para descubrir si K2-18b era una versión ampliada de la Tierra (en su mayoría roca) o una versión reducida de Neptuno (principalmente gas), los investigadores tuvieron que determinar primero la masa del planeta, utilizando mediciones de velocidad radial tomadas con HARPS.

"Si puedes obtener la masa y el radio, puedes medir la densidad aparente del planeta y eso puede decirte de qué está hecho el grueso del planeta", dice Cloutier en un comunicado.

Un planeta rocoso con atmósfera gaseosa

Después de usar un enfoque de aprendizaje automático para calcular la medición de masa, Cloutier y su equipo pudieron determinar que el planeta es un planeta mayormente rocoso con una pequeña atmósfera gaseosa, como la Tierra, pero más grande, o un planeta principalmente de agua con un espesor capa de hielo encima.

"Con los datos actuales, no podemos distinguir entre esas dos posibilidades", dice. "Pero con el Telescopio Espacial James Webb (JWST) podemos explorar la atmósfera y ver si tiene una atmósfera extensa o si es un planeta cubierto de agua".

El JWST, que se lanzará en 2019, será valioso en la recopilación de una serie de datos para estudiar el sistema solar, el universo temprano y los exoplanetas.

"Hay mucha demanda para usar este telescopio, por lo que se debe ser meticuloso al elegir qué exoplanetas mirar", dice René Doyon, coautor del artículo y también investigador principal de NIRISS, la Agencia Espacial Canadiense. instrumento a bordo JWST.

"K2-18b es ahora uno de los mejores objetivos para el estudio atmosférico, está llegando a la cima de la lista".

Fue mientras revisaba los datos de K2-18b cuando Cloutier notó algo inusual. Además de una señal que ocurre cada 39 días desde la rotación de K2-18, y una que tiene lugar cada 33 días desde la órbita de K2-18b, notó una señal diferente que ocurre cada nueve días.

"Cuando arrojamos los datos sobre la mesa, intentábamos descubrir de qué se trataba. Debes asegurarte de que la señal no es solo ruido, y debes analizarla cuidadosamente para verificarla, pero ver esa señal inicial era buena indicación de que había otro planeta ", dice Cloutier.

Aunque el recién descrito planeta K2-18c está más cerca de su estrella, y probablemente sea demasiado caliente para estar en la zona habitable, como K2-18b, también parece ser una Super-Tierra, lo que significa que tiene una masa similar a la Tierra.

26 sept. 2017

Gran paso para la búsqueda de vida extraterrestre

Planets Foundation es la responsable de este proyecto de telescopio que permitiría poder buscar signos de vida extraterrestre en los exoplanetas de más allá del Sistema Solar, que ya podrían estar observándonos, según un estudio, debido a los movimientos que hace la Tierra de rotación y translación.


La idea es construir un telescopio formado por espejos circulares, el más grande, llamado ‘espejo actuador’, sería el que se encargue de mover los otros 16 espejos, cada uno de 5 metros de diámetro. Estos, según el proyecto, serán capaces de recoger la luz que llega de los lugares de más allá del Sistema Solar.

Se estima que la máquina completada mida 25 metros de diámentro y que su alcance vaya más allá de los 25 años luz desde la Tierra. En principio, de conseguir el dinero, el telescopio se construirá en el desierto de Atacama, en Chile.

La fundación pretende conseguir la financiación del proyecto a través de un crowdfounding en Kickstarter que tiene dos partes: la primera de 35.000 dólares, que servirá para crear el prototipo del ‘espejo actuador’; y, la segunda, de 130 millones de dólares, para construirlo por completo.

Su primer objetivo


Cuando el telescopio esté listo, los atrónomos quieren comenzar explorando el Próxima B, un exoplaneta que orbita alrededor de la estrella más cercana a la Tierra después del Sol, el Próxima Centauri, que se encuentra a 4,2 años luz.

“ExoLife será el primer telescopio del mundo capaz de localizar océanos, continentes y vida en nuestros más cercanos exoplanetas. Incluso será capaz de encontrar atmósferas de agua, oxígeno, metano y ozono”, han explicado sus creadores.

24 sept. 2017

Los extraterrestres podrían estar vigilándonos

Si nosotros buscamos, quizás otros también hagan lo mismo.

La imagen muestra desde dónde pueden observarse los tránsitos de los planetas del Sistema Solar. Cada línea representa un mundo y la Tierra es la línea azul- 2MASS / A. Mellinger / R. Wells

Un grupo de científicos de la Universidad de la Reina en Belfast y el Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar en Alemania han examinado cómo una civilización extraterrestre podría descubrir la existencia de la Tierra utilizando nuestros propios métodos. Y según sus cálculos, que explican en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society, al menos nueve planetas fuera del Sistema Solar están en una posición ideal para dar con nosotros. Nos delataría nuestro paseo alrededor del Sol.

Hasta la fecha, los astrónomos han descubierto miles de planetas que orbitan estrellas distintas de nuestro Sol, llamados exoplanetas, gracias a misiones como, por ejemplo, el telescopio Kepler. Aunque existen diferentes métodos, la gran mayoría han podido ser detectados gracias a lo que se conoce como tránsitos, es decir, el paso de un mundo por delante de su estrella anfitriona desde nuestra perspectiva. Cada vez que lo hace, la luz del astro se debilita a intervalos regulares, lo que desvela la existencia del planeta. (Más noticias sobre exoplanetas aquí).

En el nuevo estudio, los autores se preguntan cómo vería un observador alienígena el Sistema Solar utilizando esta misma técnica. Para ello, identificaron partes del cielo distante desde donde se veían varios planetas de nuestro Sistema Solar pasar frente al Sol, las llamadas «zonas de tránsito», concluyendo que los planetas terrestres (Mercurio, Venus, Tierra y Marte) son mucho más propensos a ser localizados que los planetas Jovianos más lejanos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), a pesar de su tamaño mucho mayor.

Pequeños pero más cercanos

«Los planetas más grandes bloquearían naturalmente más luz cuando pasan delante de su estrella», explica el autor principal del estudio, Roberto Wells. «Sin embargo, el factor más importante realmente es lo cerca que está el planeta de su estrella madre y como los planetas terrestres están mucho más cerca del Sol que los gigantes de gas, es más probable que se vean en tránsito».

Para localizar mundos desde los cuales otra civilización tendría la mejor oportunidad de detectar nuestro Sistema Solar, los astrónomos buscaron partes del cielo desde las cuales se podía ver más de un planeta cruzando la cara del Sol. Encontraron que tres planetas podrían ser observados desde cualquier lugar fuera del Sistema Solar, y que no todas las combinaciones de tres planetas son posibles.

Segun Katja Poppenhaeger, coautora del estudio, «estimamos que un observador posicionado al azar tendría aproximadamente una probabilidad de 1 entre 40 de observar al menos un planeta. La probabilidad de detectar al menos dos planetas sería aproximadamente diez veces menor, y detectar tres sería diez veces más pequeño».

De los miles de exoplanetas conocidos, el equipo identificó 68 mundos donde los observadores verían uno o más de los planetas de nuestro Sistema Solar atravesar el Sol. Nueve de estos planetas están situados idealmente para observar los tránsitos de la Tierra, aunque ninguno de esos mundos se considera habitable.

Potencialmente habitables

Además, el equipo estima que debe haber aproximadamente diez mundos (actualmente no descubiertos) que están ubicados favorablemente para detectar la Tierra y son capaces de mantener la vida tal y como la conocemos. Sin embargo, hasta la fecha no se han descubierto planetas habitables desde los cuales una civilización pueda descubrirnos con una tecnología similar a la nuestra.

La misión K2 en curso de la nave espacial Kepler continúa cazando exoplanetas en diferentes regiones del cielo durante unos meses a la vez. Estas regiones están centradas cerca del plano de la órbita de la Tierra, lo que significa que hay muchas estrellas objetivo ubicadas en las zonas de tránsito de los planetas del Sistema Solar. Los planes del equipo para el trabajo futuro incluyen la orientación de estas zonas de tránsito para buscar exoplanetas, con la esperanza de encontrar algunos que puedan ser habitables.

27 ene. 2015

La existencia de tierras dobles puede ser posible

Un gran impulsor en la búsqueda de exoplanetas es responder la pregunta de si puede existir vida en otros lugares del Universo. De hecho, un objetivo importante del Telescopio Espacial Kepler es descubrir un planeta similar a la Tierra en la zona habitable de una estrella como el Sol.


Pero, ¿te imaginas dos Tierras orbitándose muy cerca una a la otra durante miles de millones de años? ¿Es posible? Un nuevo estudio sugiere que sí, que podría darse ese escenario. Imagina las implicaciones para las búsquedas planetarias si una “Tierra doble” es posible.

Con la tecnología actual es difícil detectar un planeta del tamaño de la Tierra, y mucho más difícil dos, pero si tales planetas existen presentan preguntas interesantes. ¿Podrían ser habitables? ¿Cómo se forman?
El nuevo estudio dice que las Tierras dobles pueden existir si se forman por lo menos a dos veces la distancia Tierra-Sol de su estrella. En lo que los científicos dicen que es el primer estudio que considera Tierras binarias, ellos sugieren un escenario donde dos cuerpos rocosos se acercan uno al otro a comienzos de la formación de su sistema solar. No colisionan (como lo que ocurrió cuando se formó la Luna), pero están lo bastante cerca para estar a aproximadamente tres radios de distancia.

“Hay una buena razón para creer que los sistemas de planetas terrestres binarios pueden ser posibles”, según un comunicado de prensa del Instituto de Tecnología de California. “En una colisión ‘rasante’ el momento angular es demasiado alto para ser contenido dentro de un único cuerpo en rotación (se fisionaría) y si los cuerpos apenas se tocan podrían mantener sus identidades. Sin embargo, se necesita un encuentro donde los cuerpos se aproximen inicialmente a una velocidad suficientemente baja”.

Los científicos simularon estos encuentros planetarios utilizando una simulación llamada Smooth Particle Hydrodynamics, la que ha sido usada en el pasado para escenarios tales como la colisión que creó la Luna. Los escenarios mostraron que una colisión entre dos planetas del tamaño de la Tierra solo produciría una Luna. Sin embargo, si los cuerpos se acercan la suficiente como para producir distorsión por marea uno sobre el otro, los planetas podrían formar un sistema binario.

La investigación fue presentada en la reunión de la División de Ciencias Planetarias en noviembre de 2014.

27 feb. 2014

Descubren nuevos mundos gracias al telescopio Kepler

El observatorio espacial Kepler ha permitido la identificación de 715 nuevos planetas situados fuera del Sistema Solar, según acaba de anunciar la agencia espacial estadounidense NASA. Estos nuevos mundos, recién verificados por los responsables cientificos de la misión, orbitan 305 estrellas, ha anunciado Douglas Hudgins, de la División de Astrofísica de la agencia espacial, durante una presentación especial de resultados emitida en streaming a través de la web de la NASA.


Cerca del 95% de estos planetas son más pequeños que Neptuno, que es casi cuatro veces más grande que la Tierra. Este descubrimiento marca un incremento significativo del número de planetas pequeños parecidos a la Tierra, según revela la agencia espacial en un comunicado.

"El equipo del Kepler continúa asombrando y emocionándonos con los resultados de su caza de planetas", ha dicho el administrador asociado para las Misiones Ceintíficas de la NASA, John Grunsfeld. "Que estos nuevos planetas y sistemas solares se parecen de alguna manera a los nuestros. Presagia un gran futuro para el momento en el que tengamos el Telescopio Espacial James Webb en el Cosmos para caracterizar estos nuevos mundos", ha asegurado.

Kepler, lanzado en marzo de 2009, es la primera misión de la NASA cuyo propósito es identificar "exoplanetas". Desde el descubrimiento de los primeros planetas fuera de nuestro Sistema Solar hace cerca de dos décadas, la verificación ha sido un proceso laborioso planeta por planeta. Ahora, los científicos tienen técnicas estadísticas que pueden aplicarse a muchos planetas a la vez cuando son encontrados en sistemas que tienen más de un planeta alrededor de la misma estrella.

"Hace cuatro años, Kepler empezó una serie de anuncios de las primeras centenas y después millares de planetas candidatos, pero eran sólo posible mundos", asegura Jack Lissauer, científico planetario del Centro de Investigación Ames de la NASA. "Ahora, hemos desarrollado un proceso para verificar varios planetas candidatos de golpe y lo hemos usado para desvelar que la bonanza de estos mundos es auténtica".

15 ene. 2013

Encuentran planeta similar al de 'Avatar'

Un equipo de astrónomos amateur descubrió 42 nuevos planetas, incluyendo uno del tamaño de Júpiter que, como dicen los investigadores, es similar al de la película 'Avatar', pues podría tener lunas habitables.

El estudio es parte del proyecto de un equipo de 40 voluntarios, organizados a través de la página web planethunters.org (cazadores de planetas). Hace una semana informaron del hallazgo de 15 planetas entre los cuales se encontraba el denominado ‘PH2 b’, de un tamaño similar al de Júpiter, cuya existencia fue confirmada por el telescopio Keck de Hawái.

En un reciente artículo publicado por la revista 'Astrophysical Journal' se revelan detalles de su último trabajo basado en los datos obtenidos por el Telescopio Espacial Kepler de la NASA. Según ellos, se trata del hallazgo de un total de 42 nuevos planetas.

Los científicos aficionados consideran al ‘PH2 b’ demasiado grande para albergar vida, pues la temperatura de su atmósfera podría oscilar entre los 30 y 88 grados Celsius bajo cero. Sin embargo, según los astrónomos, las lunas que lo orbitan podrían tener bosques, océanos y seres vivos. Según indicó el investigador postdoctoral en la Universidad de Yale Ji Wang, "es muy semejante a lo que se muestra en la película 'Avatar', con la luna habitable ‘Pandora’ alrededor del gigantesco planeta ‘Polifemo’".

Si una de estas lunas puede albergar vida, probablemente tendría un núcleo rocoso con agua en estado líquido en su superficie, dijeron los investigadores. “No puedo esperar el día en que los astrónomos informen que han detectado señales de vida en otros mundos, en vez de localizar entornos potencialmente habitables. Eso podría suceder en cualquier momento", sentenció Ji Wang.

Esta es la segunda vez que el proyecto 'Planet Hunters' (que incluye la participación de Oxford, Yale y otras instituciones) publica resultados dando cuenta de la existencia de nuevos exoplanetas, que fueron hallados a través del rastro de brillo que dejan cuando pasan frente a sus estrellas.

8 ene. 2013

La Tierra tiene 17.000 millones de hermanas gemelas

Una de casa seis estrellas de la galaxia podría alojar un planeta similar al nuestro, según datos de la sonda espacial Kepler de la NASA.


La búsqueda de un planeta 'gemelo' a la Tierra se está poniendo interesante. Usando el telescopio de la sonda espacial Kepler, la NASA está empezando a encontrar cada vez más planetas de tamaño similar al de la Tierra orbitando estrellas lejanas.

Un nuevo análisis de los datos de Kepler ha concluído con la estimación de que alrededor del 17% de las estrellas  de la Vía Láctea tiene un planeta del tamaño de la Tierra orbitando en torno a ella. Dado que la Vía Láctea tiene aproximadamente 100.000 millones de estrellas, esto significa que hay al menos 17.000 millones de planetas similares a la Tierra sólo en nuestra galaxia.

Fracois Fressin, del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica presentó el análisis hoy en una conferencia de prensa durante una reunión de la Sociedad Americana de Astronomía en Long Beach. El artículo ha sido aceptado para publicarse en 'The Astrophisical Journal'.

El telescopio espacial Kepler identifica planetas candidatos midiendo el cambio en el brillo de las  estrellas cuando los supuestos planetas pasan por delante. Se conoce como la técnica del "tránsito". Aunque sólo una pequeña cantidad de candidatos son luego confirmados.
 

Categorias

agenda (137) astronomia (374) descubrimientos (209) insolito (126) milagro (51) misterio (193) ovni (247) ovnis (231) sucesos (154) ufo (223) ver para creer (101)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie