Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
ULTIMA HORA OVNIS
OVNI - UFO .. Avistamiento OVNI en Buzios Brasil.

POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta nasa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta nasa. Mostrar todas las entradas

7 nov. 2018

Rover Mars Curiosity de la NASA supera 20 kilómetros en MARTE

El rover Mars Curiosity de la NASA condujo aproximadamente 60 metros durante el pasado fin de semana hasta un sitio llamado Lake Orcadie, elevando su odometría total a más de 20 kilómetros.   


Con una masa de casi 900 kilos, el rover Curiosity de la NASA llegó al cráter Gale de Marte el 6 de agosto de 2012. Tras recorrer el piso sedimentario del cráter alcanzó el Monte Sharp, en cuyas laderas busca vestigios del pasado húmedo del Planeta Rojo.   

De este modo, si sumamos todos sus avances, podemos decir que el rover ya lleva acumulados 20 kilómetros recorridos.

Con una longitud de 2,7 metros, es capaz de superar obstáculos de una altura de 75 cm y la velocidad máxima de desplazamiento sobre terreno está estimada en 90 metros/hora con navegación automática. Sin embargo la velocidad promedio de desplazamiento es de 30 metros/hora considerando variables como dificultad del terreno, deslizamiento y visibilidad.

5 nov. 2018

Oumuamua podría ser parte de una misión extraterrestre

El misterioso objeto Oumuamua, pasó por nuestro Sistema Solar en octubre de 2017

Oumuamua - Galaxia Maravillosa

El extraño objeto interestelar 'Oumuamua podría ser una vela solar gigante' enviada desde otra civilización para buscar signos de vida', afirman los astrónomos.

De acuerdo con un nuevo estudio, publicado por los astrónomos del Centro de astrofísica Harvard-Smithsonian en Massachusetts (EE.UU.), Shmuel Bialy y Abraham Loeb, Oumuamua podría ser parte de una misión de reconocimiento iniciada por una civilización extraterrestre con el objetivo de conocer otras galaxias.

Los astrónomos analizaron la extraña forma de cigarro del objeto, y un inesperado aumento en la velocidad y cambio en su trayectoria. 

Ahora han llegado a la conclusión de que el extraño objeto podría ser una vela luminosa de origen artificial, una nave espacial que utiliza la presión de radiación como potencia.

"Explicamos el exceso de aceleración de Oumuamua como resultado de la fuerza que la luz solar ejerce sobre su superficie. Para que esta fuerza explique el exceso de aceleración medido, el objeto debe ser extremadamente delgado, del orden de una fracción de milímetros, pero con decenas de metros de largo", dijo Abraham Loeb.

Asimismo, concluyen que la supuesta sonda extraterrestre podría viajar a través del universo sin otra ayuda que la luz de las estrellas.

Considerando un origen artificial, una posibilidad es que el Oumuamua sea una sonda luminosa que flota en el espacio interestelar como un escombro a partir de un avanzado equipamiento tecnológico", plantea el nuevo estudio, que no descarta que se trate de "una sonda totalmente operacional enviada de manera intencionada por una civilización alienígena en busca de signos de vida en nuestro Sistema Solar".

3 nov. 2018

La NASA pone fin a la misión Kepler

La NASA pone fin a la misión del telescopio Kepler

La agencia espacial explicó que Kepler se ha quedado sin el combustible necesario para otras operaciones científicas, por lo que la NASA ha optado por retirar el telescopio dentro de su órbita, lejos de la Tierra


La NASA anunció que ha decidido poner fin a la misión del telescopio espacial Kepler, un instrumento que ha servido para descubrir más de 2.600 exoplanetas en los últimos nueve años.

"Kepler ha superado todas nuestras expectativas y allanó el camino de nuestra exploración y búsqueda de vida en el sistema solar y más allá", señaló el director adjunto del Departamento de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen, en un comunicado.

"No solo nos mostró cuántos planetas podrían estar ahí afuera, sino que generó un campo de investigación completamente nuevo. (…) Sus descubrimientos han arrojado una nueva luz sobre nuestro lugar en el universo", agregó Zurbuchen.

La NASA subrayó que “muchos” de los exoplanetas descubiertos a través de Kepler “podrían ser lugares prometedores para la vida”
El análisis más reciente de los descubrimientos de Kepler concluye que es probable que entre el 20 y el 50 por ciento de las estrellas visibles en el cielo nocturno tengan planetas pequeños, posiblemente rocosos, similares en tamaño a la Tierra y ubicados dentro de la zona habitable de sus estrellas.

De acuerdo a la NASA, eso significa que están ubicados a distancias de sus estrellas donde el agua líquida, un ingrediente vital para la vida tal como la conocemos, podría acumularse en la superficie del planeta.

El fundador de la misión Kepler, William Borucki, recordó que cuando se empezó a concebir esta idea hace 35 años, la humanidad "no sabía de un solo planeta" fuera del sistema solar.

“Ahora que sabemos que los planetas están en todas partes, Kepler nos ha puesto en un nuevo camino lleno de promesas para que las generaciones futuras exploren nuestra galaxia”, dijo el veterano investigador de la NASA.

Lanzado al espacio el 6 de marzo de 2009, el telescopio Kepler combinó técnicas para medir el brillo estelar con la cámara digital más grande equipada para las observaciones del espacio exterior en ese momento
Kepler realizó el primer reconocimiento de los planetas en nuestra galaxia y se convirtió en la primera misión de la agencia espacial estadounidense para detectar planetas del tamaño de la Tierra en las zonas habitables de sus estrellas.

Años más tarde y después de superar unas fallas mecánicas, Kepler descubrió más de 2.600 exoplanetas y analizó hasta 50.000 estrellas, de acuerdo a cálculos de la NASA.

La nave New Horizons acelera para llegar a la última frontera del Sistema Solar

La sonda ha hecho una maniobra de reajuste de trayectoria para encontrarse con este cuerpo del cinturón de Kuiper. El encuentro ocurrirá en enero, y culminará con la exploración «in situ» más lejana hecha hasta ahora


La nave «New Horizons», de la NASA, es una intrépida y veloz exploradora que a partir de 2015 revolucionó la astronomía al sobrevolar las proximidades de Plutón, el denostado y lejano planeta enano. Sus observaciones transformaron un mundo desconocido en un planeta con una geología compleja e interesante. Desde entonces, la sonda ha estado internándose en las profundidades del espacio, a una velocidad de más de 50.000 kilómetros hora. Se dirige a 2014 MU 69, un objeto helado del cinturón de Kuiper, que mide entre 30 y 45 kilómetros de largo, y que fue rebautizado como Ultima Thule. Su nombre hace honor a «Thule», un término que aparece en fuentes clásicas para referirse normalmente a una isla, en un norte lejano e inalcanzable.

La semana pasada, la sonda New Horizons ha efectuado una última maniobra para acercarse a esta última frontera. Los ingenieros de la NASA encendieron los motores de la sonda durante tres minutos y medio para ajustar su trayectoria. El objetivo es asegurarse de que este aparato, del tamaño de un piano de cola, pase a solo 3.500 kilómetros de Ultima Thule. La tarea puede parecer trivial, pero dista de serlo: este objeto está a 6.600 millones de kilómetros de la Tierra, una distancia que la luz tarda en recorrer más de seis horas, y apenas mide unas decenas de kilómetros de largo.

Tal como ha informado la NASA en un comunicado, los ingenieros del centro de operaciones del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins, en Laurel, Maryland, comenzaron la maniobra a las 16.20 (hora española) del pasado día 3 de octubre. El aparato aumentó su velocidad ligeramente y modificó su trayectoria, cuando se encontraba a unos 6.350 millones de kilómetros de la Tierra.

Una cita a seis horas luz
 
«Gracias a esta maniobra vamos a llegar en hora a hacer la exploración más lejana de toda la historia, a miles de millones de kilómetros de Plutón», ha dicho Alan Stern, investigador principal de la misión New Horizons y científico en el Southweast Research Institute. «Casi suena a ciencia ficción, pero no lo es», enfatizó.

Si todo va bien, la sonda hará la exploración in situ más lejana de un objeto el 1 de enero de 2019, a alrededor de las 18.33, hora española.

Gracias a las imágenes tomadas por la propia New Horizons, los ingenieros han verificado la posición de Ultima Thule y han hecho los cálculos necesarios para asegurarse de que, efectivamente, sobrevuele este cuerpo.

Para que la misión tenga éxito, no solo es necesario ajustar la trayectoria, sino conocer en qué momento la sonda deberá tomar imágenes y hacer mediciones de Ultima Thule.

Las imágenes captadas por la New Horizons han mostrado que había un error de solo 500 kilómetros en la estimación de dónde está Ultima Thule, lo que es una distancia muy pequeña en las escalas del espacio.

«Dado que vamos a volar tan cerca y tan rápido, conocer el momento del sobrevuelo es muy importante», ha dicho Derek Nelson, responsable de navegación óptica de la misión New Horizons. A la vista de la precisión de los cálculos hechos hasta ahora, Nelson tiene la certeza de que el sobrevuelo será muy preciso.

En este momento, la New Horizons está a una distancia de 112 millones de kilómetros de Ultima Thule y viaja a casi 52.000 kilómetros por hora. A medida que se acerque la fecha del encuentro, en enero de 2019, los científicos tendrán que prepararse para ajustar su trayectoria. Deberán conseguir que entre por un «ojo de alfiler» de 120 por 320 kilómetros, y predecir el momento del sobrevuelo, en el que la sonda estará en su máxima aproximación a Ultima Thule, para tomar fotografías y hacer mediciones. El margen de error que tiene es de solo 140 segundos.

Si todo sale bien, la nave pasará semanas y meses enviando datos a la Tierra con los secretos del lugar más lejano explorado en toda la historia. ¿Qué se encontrará?

Muere Dawn, la nave de la NASA

La misión ha finalizado este viernes después de que se agotaran sus reservas de combustible. Lanzada en 2007, ha revelado muchos detalles sobre la evolución de nuestro sistema planetario y sobre la aparición del agua

Días después de que la NASA dijera adiós a la misión Kepler, el telescopio espacial que ha descubierto miles de exoplanetas y revolucionado la astronomía, la agencia espacial estadounidense se ha despedido de la misión Dawn, la sonda que exploró Ceres, el mayor asteroide del Sistema Solar, y Vesta, ambos en el cinturón de asteroides. Allí reveló muchos detalles sobre la evolución de nuestro sistema planetario y reforzó la idea de que los planetas enanos pudieron albergar océanos de agua en el pasado.

«Hoy, celebramos el final de la misión Dawn; sus increíbles logros tecnológicos, la ciencia fundamental que nos ha dado, y el esfuerzo de todo el equipo que ha permitido hacer estos descubrimientos», ha dicho este viernes Thomas Zurbuchen, administrador asociado del Directorado de Ciencia de la NASA, en Washington. «Las increíbles imágenes y datos que Dawn ha recogido en Vesta y Ceres son fundamentales para comprender el origen y la historia de nuestro Sistema Solar».

El final de Dawn se ha certificado después de que entre los días 31 de octubre y 1 de noviembre el equipo de vuelo de la misión fuese incapaz de comunicarse con la nave. Después de descartar otras posibles explicaciones, los líderes de la misión han concluido que, definitivamente, se han agotado los tanques de combustible (hidrazina) del aparato, cuyas rápidas igniciones se usan para orientar la nave y establecer contacto con su antena de alta ganancia. La nave tampoco podrá ahora orientar sus paneles solares de la forma adecuada para alimentar sus sistemas electrónicos, lo que sentencia su destino.

Así se pone punto final a un viaje que comenzó en 2007 y en el que Dawn ha recorrido 6.900 millones de kilómetros. Ahora, su destino es permanecer en la órbita de Ceres durante al menos 50 años, antes de estrellarse contra este objeto.

Aventura en el cinturón de asteroides
 
La misión ha tenido como objetivo explorar dos de los mayores objetos del cinturón de asteroides, un anillo de material rocoso situado entre Marte y Júpiter. Allí existen unos pocos asteroides grandes, unos 200 millones de cuerpos de más de un kilómetro y miles de millones de objetos más pequeños. Todos ellos están rodeados por incontables motas de polvo.

Esta región se formó como consecuencia de la influencia gravitacional de Júpiter. Durante el nacimiento del Sistema Solar había una gran cantidad de asteroides chocándose y generando cuerpos mayores en esta zona, pero este gigante gaseoso facilitó que se fragmentaran, que chocaran contra otros planetas o bien que fueran expulsados. De esta forma, el cinturón, cuya franja principal tiene una masa que equivale al 4% de la masa de la Luna, es hoy en día un testimonio vivo de lo ocurrido cuando nuestro sistema planetario estaba naciendo.

Por ello, la NASA lanzó la sonda Dawn en 2007. Tenía la finalidad de explorar Ceres, en 2015, y Vesta, en 2011. El primero es el mayor cuerpo del cinturón de asteroides y tiene la entidad de un planeta enano. Su diámetro es de 952 kilómetros, y solo él agrupa el 30% de la masa de todo el cinturón. El segundo es el tercer mayor cuerpo, está cubierto de cráteres y tiene 525 kilómetros de diámetro.

Los cuatro instrumentos de la sonda mostraron que ambos objetos evolucionaron de forma muy distinta, a causa de su localización inicial. Esto se convirtió en un importante hallazgo para comprender la evolución de todo el cinturón de asteroides.

El legado de Dawn
 
Además, Dawn también reforzó la idea de que los planetas enanos pudieron albergar océanos durante un tiempo importante de su vida, y que incluso podrían tenerlos hoy en día. Sus sensores también detectaron la presencia de moléculas orgánicas en la superficie de estos cuerpos.

«En muchos sentidos, el legado de Dawn es solo el principio», ha dicho Carol Raymond, principal investigador de la misión en el Jet Propulsion Lab (JPL), EE.UU.. «Sus datos serán estudiados muy profundamente por los científicos que quieran investigar cómo los planetas crecen y se diferencian, y también por los que quieran saber cómo y cuándo la vida podría haber aparecido en nuestro Sistema Solar», ha dicho Raymond.

Dawn también permite saber más sobre lo que ocurre más allá: «Ceres y Vesta son importantes para estudiar los sistemas planetarios distantes, porque nos ha dado una muestra de las condiciones que existen en torno a estrellas jóvenes».

La ciencia de los asteroides

 
La primera exploración próxima de un asteroide ocurrió en 1991, cuando la sonda Galileo, en su viaje a Júpiter, pasó por las proximidades de 951 Gaspra, una mole de 18 kilómetros cubierta de cráteres.

En 2001, una nave –la NEAR Shoemaker– se posó por primera vez en uno de estos objetos. Ya en 2006, se alcanzó otro hito cuando la sonda japonesa Hayabusa se posó en el asteroide Itokawa y logró traer muestras de este objeto hasta la Tierra.

En la actualidad se vive un momento importante en la ciencia de los asteroides. Desde junio de 2018 la Hayabusa 2 está explorando el asteroide Ryugu, con varios rovers a bordo, y está previsto que traiga más muestras a la Tierra en el año 2020. En diciembre de este año, la OSIRIS-REx, de la NASA, se reunirá con el asteroide Bennu para orbitarlo y recoger muestras de su superficie.

¿A qué viene tanto interés por estos pedruscos espaciales? El estudio de los asteroides y sus propiedades es fundamental para comprender la historia de formación del Sistema Solar y quizás incluso la aparición de moléculas que pudieron propiciar la aparición de vida, como el agua y las moléculas orgánicas.

Investigar para evitar un impacto
 
Además, estudiar estos objetos podría servir más adelante para usar los asteroides como minas o bien para aprender a desviarlos y evitar un impacto contra la Tierra de terribles consecuencias.

Esto es muy relevante si se tiene en cuenta que es cuestión de tiempo que se produzca el impacto de un gran asteroide contra nuestro planeta.

En este momento, aparte de protocolos de vigilancia y observación, la NASA prepara la misión DART («Double Asteroid Redirection Test») para probar la tecnología del impactador cinético, cuyo fin es desviar un asteroide de su trayectoria. Por otra parte, la Agencia Espacial Europea canceló el desarrollo de AIM («Asteroid Impact and Deflection Assessment»), una misión que iba a apoyar estos objetivos científicos. Sea como sea, las probabilidades de que un objeto desconocido alcance la Tierra son dos veces mayores a que lo haga un cuerpo conocido.

Misión de la NASA al corazón de Marte

La misión, que fue lanzada el pasado 5 de mayo, aterrizará el 26 de noviembre en el planeta rojo


La Administración Aeronáutica Espacial Nacional de EE.UU. (NASA) ya prepara para el próximo 26 de noviembre el aterrizaje en suelo marciano del InSight, que tiene como objetivo dar luz sobre las entrañas de Marte, informó la institución en rueda de prensa.

La misión, que fue lanzada el pasado 5 de mayo, aterrizará el lunes 26 de noviembre en el planeta rojo, donde operará el vehículo robótico encargado de explorar el núcleo de Marte, y buscará ampliar el conocimiento sobre su formación y el de otros planetas rocosos, como la Tierra.

"Vamos a Marte para mirar atrás, al origen del Sistema Solar, para investigar lo que pasa dentro y cómo se relaciona eso con el centro de la Tierra", explicó Bruce Banerdt, investigador principal del proyecto, quien comentó que es más sencillo hacerlo en Marte por su historial, "más calmado", que el de la Tierra.

Esta es la primera vez que una misión espacial busca analizar especialmente "el corazón" del segundo planeta más pequeño del Sistema Solar, después de Mercurio.

Hasta ahora, las misiones a Marte han capturado imágenes de la superficie, estudiado rocas, excavado en la tierra y buscado pistas sobre el agua que alguna vez fluyó en Marte, pero nunca se ha indagado en su interior.

Por su parte, la directora interina de la división de Ciencia Planetaria en la NASA, Lori Glaze, se refirió a InSight como una "misión tremenda".

En concreto, InSight analizará la corteza, el manto y el núcleo de Marte y prevé que ofrezca una idea de cómo se originó el Sistema Solar hace aproximadamente 4,600 millones años.

Así, Insight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) describirá el tamaño, la composición y el estado del núcleo del planeta rojo, las características de su corteza y manto, y el estado térmico de su interior.

Inicialmente, la exploración InSight debía haberse lanzado en marzo de 2016, pero una fuga en la cámara de vacío que rodeaba el sismómetro del módulo de aterrizaje forzó entonces el retraso y la posterior suspensión de la misión.

La exploración, que durará casi dos años, está financiada y coordinada en su mayor parte por EE.UU., pero también han participado diferentes países europeos, como Alemania, Francia y España.

7 oct. 2018

Científicos de la NASA descubren un misterioso objeto que podría guiar al Planeta X


Un nuevo objeto cósmico avala la existencia del planeta X, el noveno planeta del Sistema Solar.

1 oct. 2018

No estamos solos: La NASA oculta la existencia de vida extraterrestre

Una de las grandes dudas existenciales de cualquier ser humano es la de saber si existe vida en otros planetas. 


Conocemos nuestro Sistema Solar, y sabemos de la inmensidad del universo, sin embargo desconocemos si tenemos vecinos más allá de la atmósfera.

La vida extraterrestre la hemos asumido en películas como 'Alien', 'ET' o 'Encuentros en la tercera fase', pero existen muchísimas más. Sin embargo, hay gente que sabe más que nosotros, y no son otros que los científicos de la NASA.

16 sept. 2018

Próxima b puede ser altamente habitable

Un curioso proyecto en el que trabajaba Stephen Hawking antes de su muerte era poder transferir su mente a una especie de envase tecnológico que a su vez le permitiese viajar al planeta de la estrella Próxima Centauri junto con el excéntrico millonario ruso Yuri Milner en pequeñas naves poco más grandes que un smartphone que viajarían a la cuarta parte de la velocidad de la luz, y es que un nuevo estudio afirma que Próxima b podría ser altamente habitable.
 

Las últimas noticias que teníamos sobre este aislado planeta junto a su estrella enana roja es que podría estar arrasado debido a la alta actividad del astro, que lanzaría llamaradas contra su posible atmósfera quemando toda posibilidad de que fuera habitable.

Sin embargo, los estudios cambian una y otra vez y los datos van variando cada poco tiempo. En el último que ha tenido como objetivo este exoplaneta a unos 4,2 años luz de la Tierra se ha vuelto a observar que este mundo en la zona habitable de Próxima Centauri de 1,3 masas terrestres podría poseer grandes océanos y resultaría apto para la vida.

Por qué se cree que Próxima b podría ser altamente habitable

El nuevo estudio se ha basado en modelos informáticos que se asemejan a los que se usan en la Tierra para estudiar el cambio climático. Dirigido desde el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, se ha observado que el planeta tiene las condiciones perfectas para mantener agua líquida en su superficie en gran cantidad, por lo que cabe la posibilidad de que albergue organismos vivos tal como los entendemos.

El nuevo estudio ha sido publicado en la revista Astrobiology y afirma que las posibilidades de que pueda ser habitable son muy altas. Eso sí, su posición respecto a su estrella, al ser más pequeña y fría que nuestro Sol, es mucho más próxima, por lo que también muestra altas posibilidades de estar anclado por marea gravitatoria a Próxima Centauri, a la que mostrará siempre la misma cara, tal y como sucede con la Luna y la Tierra.

Antaño se había sugerido que la cara iluminada sufriría altas temperaturas, mientras que el hemisferio oscuro sería muy frío. Aun así, guardaría una pequeña zona en la que al agua podría permanecer en estado líquido en una especie de océano circulante y dinámico que podría transferir calor de forma efectiva a los hemisferios desde la zona ecuatorial. ¿Podría ser cierto? De momento, es el estudio más serio y riguroso del que se dispone.

14 dic. 2017

La NASA anuncia el descubrimiento de un nuevo sistema solar parecido al nuestro

Importante hallazgo de la NASA en el que comunican el descubrimiento de un sistema solar llamado Kepler-90 compuesto por ocho planetas como el nuestro que se agrupan a una distancia similar a la de los planetas vecinos a la Tierra.


Este descubrimiento se ha llevado a cabo gracias a la tecnología de la NASA y su telescopio Kepler, junto a inteligencia artificial proporcionada en colaboración con el gigante tecnológico Google.

En este comunicado de prensa han participado Paul Hertz, el director de la división de astrofísica de la Nasa, que se encarga de buscar exoplanetas similares a la Tierra; Christopher Shallue, un ingeniero de software experto en inteligencia artificial de Google; Andrew Vanderburg, un astrónomo de la Universidad de Texas en Austin que se ha centrado en analizar los datos procedentes de la misión K2 de Kepler. Y, finalmente, Jessie Dotson, astrofísica de la Nasa de la misión K2.

 Órbitas de Kepler-90 en comparación con nuestro sistema solar (NASA)

Se encuentra a 2.545 años luz de la Tierra y los planetas interiores tienen órbitas extremadamente estrechas. Por ejemplo, un "año" en Kepler-90i, el tercer planeta desde este sol, dura solo 14,4 días.

En comparación, la órbita de Mercurio es de 88 días, y en consecuencia, Kepler-90i tiene una temperatura superficial de unos 800 grados Fahrenheit, por lo que no sería un lugar probable para la vida tal como la conocemos.

La estructura del sistema de Kepler-90 apunta a que los ocho planetas alrededor de Kepler-90 pueden haberse formado con una dispersión mayor, como ocurrió con los planetas de nuestro propio sistema solar, y de alguna manera migraron a las órbitas en las que los encontramos hoy.

En total, Kepler durante su misión original y la segunda parte, K2, ha dado con 2515 exoplanetas, que ya están verificados como tal. Y hay otros miles más que están identificados por posibles exoplanetas pero que necesitan ser confirmados. Los astrofísicos creen que unos 30 están situados en la zona habitable de sus estrellas, a una distancia suficientemente cerca de la estrella para que el agua que contienen –elemento esencial para la vida tal como la conocemos- no esté congelada pero también relativamente lejos para que el agua no se evapore.

1 nov. 2017

La NASA recopila sonidos del universo para la noche de Halloween

La NASA ha querido celebrar la noche de Halloween recopilando una serie de sonidos del espacio, algunos de ellos verdaderamente inquietantes.


Todos estos sonidos los ha recopilado gracias a las naves y observatorios que tiene repartidos por el espacio.

Tanto estas naves espaciales, como los observatorios de la NASA poseen instrumentos capaces de recoger sonidos del universo en forma de radio. Tras lo cual, posteriormente los científicos logran crear estas auténticas maravillas sonoras y otras un tanto bastante espeluznantes que posiblemente harán que se te ponga el bello de punta.

Desde nuestra página: Una Galaxia Maravillosa (Wonderful Galaxy) os dejamos el enlace para que os resulte más fácil acceder a todos ellos. Os recomiendo que os pongáis unos auriculares-audífonos para que los sonidos los podáis percibir mucho mejor, dicho de otra manera, (como si estuvieráis en el mismo universo).


Entre todos ellos podréis escuchar el  rugido planeta Jupiter, que fue registrado por la nave Juno. Sonidos de radio del propio planeta Saturno captados a través de la desaparecida misión Cassini. Además de estos sonidos también destacan la del cometa Tempel 1 en su encuentro con la sonda Stardust, así como ondas de plasma captadas por las sondas Van Allen y muchos más.

Espero que disfrutéis de ellos. Os los recomiendo amigos lectores!

Saludos y abrazos para todos y hasta el próximo artículo.

27 oct. 2017

Gigantesco objeto visita nuestro Sistema Solar

Nunca antes se había observado nada parecido, llega desde la constelación de Lira y su velocidad es tan rápida que los científicos y astrónomos están desconcertados.


Todavía no se sabe a ciencia cierta de que se trataría, si de un cometa, un asteroide o cualquier otro objeto.

Los astrónomos de la Universidad de Hawái han detectado este objeto, que parece haberse originado fuera del Sistema Solar, en otro lugar de nuestra galaxia. Si es así, sería el primer «visitante interestelar» observado y confirmado por los astrónomos.

Este extraño objeto inusual, al que el Minor Planet Center (MPC) en Cambridge, Massachusetts (EE.UU.), ha denominado temporalmente A/2017 U1, tiene menos de 400 metros de diámetro y se mueve notablemente tan rápido que no se ha podido aún esclarecer el motivo. Los astrónomos trabajan urgentemente para apuntar los telescopios alrededor del mundo y en el espacio hacia esa misterioso objeto. Una vez que se obtengan y analicen los datos obtenidos, esperan poder saber más sobre su origen y posiblemente su composición.

A/2017 U1 ha sido descubierto por el telescopio Pan-STARRS 1 de la Universidad de Hawái en Haleakala, durante una búsqueda nocturna de objetos cercanos a la Tierra para la NASA. El astrónomo Rob Weryk fue el primero en identificar el objeto en movimiento. Se dio cuenta inmediatamente de que era un objeto inusual. «Su movimiento no podría explicarse si fuera un asteroide normal del Sistema Solar o la órbita de un cometa», explica. Imágenes de seguimiento tomadas por el telescopio de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Tenerife confirmaron sus sospechas. «Este objeto ha venido desde fuera de nuestro Sistema Solar», afirma Weryk.

24 oct. 2017

Amplian la misión Dawn de la NASA en Ceres

La Nasa continuará con una segunda fase de la misión Dawn en Ceres y que se encuentra en el cinturon de asteroides entre los planetas Marte y Jupiter.


La nave en esta segunda fase descenderá hasta latitudes mucho más bajas de las anteriores.

La nave espacial continuará en Ceres durante el resto de su investigación científica y permanecerá en una órbita estable indefinidamente después de que su combustible de hidracina se agote.

El equipo de vuelo Dawn está estudiando formas de maniobrar en una nueva órbita elíptica, que puede llevar a la nave espacial a menos de 200 kilómetros de la superficie de Ceres en el punto más cercano. Previamente, la altitud más baja de Dawn fue de 385 kilómetros. 

Una prioridad de la segunda extensión de la misión a Ceres es recopilar datos con el espectrómetro de rayos gamma y de neutrones de Dawn, que mide el número y la energía de los rayos gamma y los neutrones. Esta información es importante para comprender la composición de la capa superior de Ceres y la cantidad de hielo que contiene. 

La nave espacial también tomará imágenes en luz visible de la geología de la superficie de Ceres con su cámara, así como las mediciones de la mineralogía de Ceres con su espectrómetro de mapeo visible e infrarrojo. 

La misión extendida en Ceres también permitirá a Dawn estar en órbita mientras el planeta enano atraviesa el perihelio, su acercamiento más cercano al Sol, que ocurrirá en Abril de 2018. A mayor proximidad al Sol, más hielo en la superficie de Ceres puede convertirse en el vapor de agua, que a su vez puede contribuir a la débil atmósfera transitoria detectada por el Observatorio Espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea (ISS) antes de la llegada de Dawn. 

Sobre la base de los hallazgos de Dawn, el equipo ha formulado la hipótesis de que el vapor de agua puede producirse en parte a partir de partículas energéticas del Sol que interactúan con el hielo en la superficie poco profunda de Ceres. Los científicos combinarán datos de observatorios terrestres con las observaciones de Dawn para seguir estudiando estos fenómenos a medida que Ceres se acerca al perihelio. 

El equipo de Dawn está refinando sus planes para este próximo y último capítulo de la misión. Debido a su compromiso de proteger a Ceres de la contaminación terrestre, Dawn no aterrizará ni se estrellará contra Ceres. En cambio, llevará a cabo toda la ciencia que pueda en su planificada órbita final, donde permanecerá incluso después de que ya no pueda comunicarse con la Tierra. Los planificadores de la misión estiman que la nave espacial puede continuar operando hasta la segunda mitad de 2018. 

Dawn es la única misión en la historia en orbitar dos objetivos extraterrestres. Orbitó el asteroide gigante Vesta durante 14 meses desde 2011 a 2012, y luego continuó a Ceres, donde está en órbita desde marzo de 2015.

18 oct. 2017

Google Maps incorpora más planetas y satelites del Sistema Solar para navegar por ellos

Gracias a datos recopilados por la NASA mediante la sonda espacial Cassini, la aplicación cartográfica permite navegar por la superficie de los astros, haciendo «zoom» y mostrando sus principales accidentes


La aplicación cartográfica Google Maps ha incorporado a su plataforma los mapas de 12 nuevos astros del Sistema Solar, entre ellos planetas como Venus y satélites como Encélado (una luna de Saturno), fruto de la colaboración con la NASA y la Agencia Espacial Europea.

En la sección de modo satélite 3D de Google Maps, con la que se puede navegar por la geografía de otros planetas, Google ha aumentado la lista con 12 nuevos cuerpos celestes, entre los que destacan los planetas Venus y Mercurio, los planetas enanos Plutón y Ceres, y varios de los satélites de Júpiter y Saturno, como Ío, Dione, Titán y Jápeto. Al igual que su aplicación en modo satélite, Google Maps permite navegar por la superficie de los astros del Sistema Solar, haciendo «zoom» y mostrando los principales accidentes de los cuerpos, todos ellos rocosos, como cráteres, cordilleras, llanuras y depresiones, y los nombres que reciben.

Para la elaboración del mapa de Encélado, uno de los satélites de Saturno, Google Maps ha empleado los datos recopilados por la NASA mediante la sonda espacial Cassini, que recientemente se estrelló en el citado planeta. En su viaje de 20 años alrededor del planeta gaseoso, Cassini encontró indicios de agua bajo la superficie helada de esta luna, como ha explicado Google en un «post» de su blog. En cuanto a los mapas del resto de nuevos cuerpos celestes añadidos, entre ellos Europa, Ganímedes, Rea y Mimas, Google Maps ha utilizado reconstrucciones en tres dimensiones realizadas por el artista astronómico Björn Jónsson utilizando imágenes de la NASA y la Agencia Espacial Europea.

Las nuevas incorporaciones de Google Maps se suman a otros cuerpos celestes cuyos mapas ya se encontraban disponibles en la plataforma, que en 2014 añadió por primera vez los mapas de la Luna y de Marte para conmemorar el segundo año de exploración de la sonda Curiosity en el planeta rojo. Junto a los planetas, satélites y exoplanetas presentes en Google Maps, la aplicación permite también recorrer la Estación Espacial Internacional y sus principales pasillos, desde su incorporación que tuvo lugar el pasado mes de julio.

14 oct. 2017

Astronautas muestran como gira un 'spinner' en gravedad cero

Desde la Estación Espacial Internacional (EEI), los astronautas Randolph Bresnik, Joseph Acaba, Mark Vande Hei, y el italiano Paolo Nespoli han mostrado como gira el juguete de moda, el 'fidget spinner', en el espacio, donde no hay gravedad. Bresnik ha sido el encargado de publicar en su cuenta de Twitter el vídeo donde se ve que los astronautas de la NASA y la ESA, hacen girar el 'spinner', que en ocasiones gira por sí mismo. 



Detrás del curioso vídeo se encuentra una explicación educativa, según explica el mismo Bresnik, hacer girar el juguete en gravedad cero es "una gran manera de experimentar con las leyes del movimiento de Newton".


La misión New Horizons rumbo a MU69

Plutón, ubicado en el Cinturón de Kuiper, era considerado planeta hasta 2006, pero luego fue rebajado a planeta enano porque no era lo suficiente grande para estar en esa categoría pero tampoco lo suficientemente pequeño para ser un satélite (luna).

En los últimos años y gracias a la misión New Horizons, de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), se recabaron datos que si bien ya se sospechaban gracias a potentes telescopios como Hubble, ahora se han podido confirmar con el acercamiento de la nave.

Hoy es posible conocer e identificar con nombres todas las regiones de la superficie de Plutón con base en el tipo de terreno; además, se ha encontrado que existe agua congelada y compuestos químicos como metano, monóxido de carbono y nitrógeno también en estado congelado, destacó la doctora en Física Espacial, María Dolores Maravilla Meza.

En entrevista y en el marco de su participación en la Semana Mundial del Espacio que se realizó en el Museo de Ciencias, Universum, explicó que otro de los descubrimientos recientes en Plutón es que existen regiones donde aparecen figuras muy organizadas.

“Esos patrones en realidad están formados por estructuras de hielo de metano que reciben el nombre de ‘penitentes’ y forma esas estructuras picudas que alcanzan hasta decenas de metros de alto, entonces ya se sabe que existen esas estructuras como en la Tierra”, subrayó.

La investigadora del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dijo que también se ha podido confirmar que el astro mantiene una atmósfera que se extiende mucho más allá de su radio planetario porque tiene un campo gravitacional muy débil.

La experta también se refirió a la relación entre Plutón y Caronte, una de sus cinco lunas considerada como la más grande del sistema solar.

“Se ha entendido que cuando el planeta tiene baja densidad tienen satélites grandes (lunas). A baja densidad del planeta enano tenemos satélites grandes y cuando tenemos planetas enanos de alta densidad tienen satélites muy pequeños”, explicó.

En la actualidad, refirió, la nave New Horizons, que ya observó a Plutón, se mantiene en el espacio exterior y sigue su curso para que en el lapso de un año llegue al objeto llamado MU69, que también se encuentra en el Cinturón de Kuiper y que llama la atención por su formación y su brillo.

“El punto máximo de acercamiento que va a tener con este cuerpo va a ser el primero de enero de 2019 y quizá un par de meses antes la nave va a estar despertando a la sonda espacial para que ponga a trabajar todos sus instrumentos y empiece a estudiar a este cuerpo enigmático que también queremos conocer”, agregó.

12 oct. 2017

Así captó la NASA al asteroide que pasó hoy cerca de la Tierra

La distancia entre el cuerpo celeste y nuestro planeta fue de un poco más de una décima parte de la distancia de la Tierra a la Luna


La distancia entre el asteroide 2012 TC4 y la Tierra en la que pasó la noche de este miércoles -madrugada del jueves 12 de octubre en la Antártida- fue de un poco más de una décima parte de la distancia de la Tierra a la Luna, justo por encima de la altura orbital de los satélites de comunicaciones, informó la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).


La NASA precisó que el 2012 TC4 fue utilizado por los rastreadores de asteroides de todo el mundo para probar un sistema internacional coordinado de alerta diseñado para localizar una verdadera "amenaza de impacto" contra nuestro planeta.

Dijo que los astrónomos aficionados pueden contribuir con más observaciones de TC4, pero que el asteroide fue muy difícil percibir desde un patio trasero porque no brilló intensamente y viajó velozmente a través del cielo.

TC4 fue descubierto en 2012, pero los telescopios que rastrean asteroides le perdieron la pista cuando viajó más allá de su rango. Los científicos fueron capaces de predecir desde su primera observación que volvería a verse en el otoño de 2017.

Su aproximación más cercana a la Tierra fue sobre la Antártida a las 5:42 horas (locales), según la NASA, que agregó que hasta el momento no hay indicios de que un asteroide impacte a la Tierra durante los próximos 100 años.

Esto fue lo que captó la NASA con un telescopio en Nagano, Japón:


9 oct. 2017

La NASA localiza en Marte evidencias de antigua actividad hidrotermal submarina

Un reciente estudio ha examinado las observaciones de la NASA Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de depósitos masivos en una cuenca en el sur de Marte, gracias a lo que se han descubierto evidencias de antiguos depósitos hidrotermales de fondo marino en Marte, lo que lo identifica como un área de interés astrobiológico e ilustrativo del origen de la vida en la Tierra.


Los autores de la investigación han interpretado los datos como evidencia de que estos depósitos fueron formados por agua caliente de una parte volcánicamente activa de la corteza del planeta, que afloró en el fondo de un gran mar que tuvo que haber en el planeta rojo hace mucho tiempo.

"Incluso si nunca encontramos evidencia de que ha habido vida en Marte, este sitio puede informarnos sobre el tipo de ambiente donde la vida puede haber comenzado en la Tierra", ha dicho en un comunicado Paul Niles, del Centro Espacial Johnson de la NASA, en Houston. "La actividad volcánica combinada con el agua estancada proporcionó condiciones que eran probablemente similares a las condiciones que existieron en la Tierra aproximadamente al mismo tiempo - cuando la vida temprana estaba evolucionando aquí", ha explicado.

Hoy en día, Marte no tiene ni agua estancada ni actividad volcánica. Los investigadores estiman una edad de aproximadamente 3.700 millones de años para los depósitos marcianos atribuidos a la actividad hidrotermal del fondo marino. Las condiciones hidrotermales submarinas en la Tierra alrededor de ese mismo tiempo son un fuerte candidato para dónde y cuándo comenzó la vida en nuestro planeta.

La Tierra todavía tiene tales condiciones, donde muchas formas de vida prosperan en la energía química extraída de rocas, sin luz solar. Pero debido a la corteza activa, nuestro planeta tiene poca evidencia geológica directa preservada desde el momento en que comenzó la vida. La posibilidad de actividad hidrotermal submarina dentro de lunas heladas como Europa en Júpiter y Encelado en Saturno alimenta el interés en ellas como destinos en la búsqueda de vida extraterrestre.

Las observaciones realizadas por el Espectrómetro de Reconocimiento Compacto del MRO para Marte (CRISM) proporcionaron los datos para identificar minerales en depósitos masivos dentro de la cuenca Eridania de Marte, que se encuentra en una región con algunas de las más antiguas cicatrices expuestas de este planeta.

"Este sitio nos da una historia convincente de un mar profundo, de larga duración y un ambiente hidrotermal de aguas profundas", ha indicado Niles, relatando también que "es evocador de los ambientes hidrotermales de alta mar en la Tierra, similar a los ambientes donde la vida podría ser encontrada en otros mundos - la vida que no necesita una agradable atmósfera o superficie templada, sino sólo rocas, el calor y el agua".

Los investigadores estiman que el antiguo mar Eridania tenía cerca de 210.000 kilómetros cúbicos de agua. Eso es tanto como todos los otros lagos y mares combinados del antiguo Marte y alrededor de nueve veces más que el volumen combinado de todos los Grandes Lagos de América del Norte. La mezcla de minerales identificados a partir de los datos del espectrómetro, incluyendo la serpentina, el talco y el carbonato, y la forma y textura de las capas gruesas del lecho rocoso, condujeron a la identificación de posibles depósitos hidrotermales en el fondo marino.

El área tiene flujos de lava que datan la desaparición posterior del mar. Los investigadores citan estos como evidencia de que se trata de un área de corteza de Marte con una susceptibilidad volcánica que también podría haber producido efectos antes, cuando el mar estaba presente.

El nuevo trabajo se suma a la diversidad de tipos de ambientes húmedos para los que existe evidencia en Marte, incluyendo ríos, lagos, deltas, mares, aguas termales, aguas subterráneas y erupciones volcánicas bajo el hielo.

"Los antiguos depósitos hidrotermales de aguas profundas en la cuenca de Eridania representan una nueva categoría de objetivos astrobiológicos en Marte", señala el informe. Dicho estudio también explica que "los depósitos del fondo marino de Eridania no sólo son de interés para la exploración de Marte, sino que representan una ventana hacia la Tierra temprana". Esto se debe a que la evidencia más temprana de la vida en la Tierra proviene de depósitos del fondo marino de origen y edad similar, pero el registro geológico de esos entornos de la Tierra temprana está mal preservado.

Ganímedes podría albergar vida

El océano más grande de todo el Sistema Solar no está en la Tierra, sino en Ganímedes, la mayor de las lunas de Júpiter.


Si no fuera por el hecho de que este cuerpo celeste es claramente un satélite del planeta gigante, podría perfectamente pasar por un planeta en sí mismo. De hecho, con sus más de 5.200 km. de diámetro, es incluso mayor que Mercurio, y solo algo más pequeño que Marte.

En marzo de 2016, el Telescopio Espacial Hubble hizo, además, un descubrimiento excepcional, revelando la existencia de un gran océano subterráneo de agua salada en Ganímedes. Y, por lo que sabemos, la presencia de agua líquida resulta esencial a la hora de buscar vida.

"Creemos que el océano de Ganímedes contiene más agua que el de (la luna) Europa", explica Olivier Witasse, científico de Juice (Jupiter Icy Moon Explorer), la misión de la Agencia Espacial Europea que explorará Ganímedes y Europa a partir de 2020. En concreto, "hay seis veces más agua en los océanos de Ganímedes que en los de la Tierra, y tres veces más que en los de la luna Europa".

Casi al mismo tiempo que JUICE explore a fondo Ganímedes y sobrevuele Europa, otra misión de la NASA, llamada Clipper, se centrará en el estudio de esta última luna. De esta forma, y tras los éxitos de la sonda Cassini en las lunas heladas de Saturno, en apenas unos años tendremos un completo panorama de las "lunas oceánicas" que rodean a los planetas gigantes de nuestro sistema.

Su propio campo magnético

Ganímedes es, con mucha diferencia, la mayor luna de todo el Sistema Solar, y la única que cuenta con su propio campo magnético. Lo cual hace que se produzcan espectaculares auroras en sus polos. Debido a que Ganímedes está muy cerca de Júpiter, se encuentra también dentro del campo magnético joviano, de forma que cuando éste cambia, lo hace también el de la luna, en una especie de "balanceo" de ida y vuelta.

Estos ciclos de actividad auroral en Ganímedes detectados por el Hubble han revelado una serie de oscilaciones en el campo magnético de la luna, y resulta que esas oscilaciones se explicarían mucho mejor con el movimiento, a cientos de km. bajo la superficie, de las aguas de un enorme océano.

La misión Juice sobrevolará las dos lunas jovianas a distancias de entre 200 y 1.000 km. y entrará en la órbita de Ganímedes durante nueve meses, cuatro de los cuales a una distancia no superior a los 500 km. Desde esa posición privilegiada, podrá estudiar con su radar el profundo océano subterráneo y estudiar su distribución bajo la gruesa corteza helada de la superficie.

La detección de esta enorme y profunda masa de agua bajo la corteza helada de Ganímedes ha multiplicado, según los científicos, nuestras posibilidades de encontrar vida sin necesidad de salir de nuestro propio sistema planetario.

6 oct. 2017

La NASA confirma que la Luna tuvo atmósfera

Un nuevo estudio, apoyado por la NASA, muestra que hace 3.000 a 4.000 millones de años, la Luna contaba con una atmósfera a su alrededor gracias a intensas erupciones volcánicas que expulsaron los gases sobre la superficie más rápidamente de lo que estos podían escaparse al espacio. El estudio ha sido publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters.

Recordemos que los análisis de muestras de las misiones Apolo evidenciaron que los magmas en el momento en que la Luna todavía estaba caliente y generaba plumas magmáticas que casualmente rompían la superficie lunar y fluían durante cientos de kilómetros, también transportaban componentes de gas, como por ejemplo monóxido de carbono, azufre, ingredientes para el agua y otros compuestos volátiles.

Así, los gases que se elevaron de las lavas en erupción mientras fluían sobre la superficie, se acumulaban alrededor de la Luna formando una atmósfera transitoria. Según los expertos, esta  atmósfera era más espesa hace unos 3.500 millones de años (en el culmen de actividad volcánica del satélite) y habría persistido durante unos 70 millones de años antes de acabar perdiéndose definitivamente en el espacio.

"La cantidad total de H2O liberada durante el emplazamiento de los mares de basalto es casi el doble del volumen de agua en el Lago Tahoe de EE.UU (que tiene una superficie de 496,2 km²). Aunque gran parte de este vapor se habría perdido en el espacio, una fracción significativa podría haber llegado a los polos lunares, lo que significa que algunos de los volátiles que observamos en los polos de la Luna pueden haber surgido dentro de la Luna ", explica Debra H. Needham de la NASA.

Parece que esta nueva investigación conduce a un cambio drástico en nuestra visión de cómo era la Luna, comenta David Kring, coautor del trabajo. Y es que cuando la Luna poseía tal atmósfera, estaba casi 3 veces más cerca de la Tierra de lo que lo está hoy y habría aparecido casi 3 veces más grande en el cielo. El espectáculo tenía que ser grandioso (¿imaginas una  superluna en esta época?).

Qué supone este hallazgo

Tiene una gran implicación de cara a la exploración futura, pues el análisis efectuado por los científicos cuantifica una fuente importante de compuestos volátiles que pueden seguir atrapados en las regiones más frías de la Luna. Estos compuestos podrían proporcionar una fuente de hielo más que interesante para un programa continuado de exploración lunar.

La alta abundancia de elementos volátiles -químicos y moléculas que tienen puntos de ebullición relativamente bajos-, como el agua, el dióxido de carbono y el hidrógeno- en los cráteres de basalto será importante también de cara a construcciones futuras en la luna. El material volcánico es rico en recursos que podrían usarse para hacer agua y obtener combustible para apoyar un puesto avanzado lunar.

Por encima de todo, el nuevo estudio nos muestra cuánto tenemos aún que aprender. El cuerpo celeste más cercano a nuestro alcance, el único mundo extraterrestre en el que la especie humana ha caminado, la Luna, tenía una atmósfera que durante años ha pasado desapercibida ante nuestros ojos. Viajar a la Luna se vuelve cada vez más factible.
 

Categorias

agenda (137) astronomia (373) descubrimientos (209) insolito (126) milagro (51) misterio (193) ovni (247) ovnis (231) sucesos (154) ufo (223) ver para creer (101)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie