Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta revista Science. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta revista Science. Mostrar todas las entradas

31 dic. 2009

Científicos de EEUU logran mezclar agua y aceite

Científicos estadounidenses han conseguido hacer realidad el viejo sueño de la física de los líquidos: combinar el agua con el aceite mediante el uso de un catalizador.


Al mismo tiempo, los científicos de la Universidad de Oklahoma lograron acelerar las reacciones en esa mezcla, lo que ayudaría a optimizar las técnicas de refinamiento de biocombustibles, según indicaron en un informe publicado por la revista 'Science'.

Según explicó el científico argentino Daniel Resasco, profesor de Ingeniería de Materiales Químicos y Biológicos de la Universidad de Oklahoma, la mezcla había sido imposible hasta ahora.

"A diferencia de los combustibles comunes que sólo contienen componentes hidrofóbicos, los biocombustibles contienen compuestos oxigenados como los aldehídos, alcoholes y ácidos que son muy solubles en agua", señaló Resasco, uno de los autores de la investigación.

"La novedad es que estas nanopartículas que hemos desarrollado son capaces no sólo de estabilizar emulsiones agua-aceite y localizarse en la interfase (el punto de contacto entre los dos materiales), sino también de catalizar reacciones", agregó.

Según el científico, debido a que tienen dos "caras", una hidrofílica y otra hidrofóbica, los llamados "nanohídridos" que han desarrollado pueden catalizar reacciones en el agua y otras en el aceite. "De esa manera, se eliminan muchos pasos en el proceso de mejoramiento de los biocombustibles", indicó.

Fuente: El Mundo

Descubren el origen del cáncer que diezma a los diablos de Tasmania

El cáncer que amenaza con extinguir a los marsupiales conocidos como los "diablos de Tasmania" se origina en un tipo especial de células y es contagioso por contacto físico, reveló un estudio divulgado hoy por la revista Science.


El diablo de Tasmania (Sarcophilus harrisii) es un marsupial carnívoro que sólo sobrevive en esa isla. Tiene el tamaño de un perro pequeño y es un depredador que también se alimenta de carroña.

Debido a que se le consideraba una amenaza para el ganado fue blanco de los cazadores hasta 1941, cuando el gobierno de Tasmania tomó medidas para evitar su extinción.

Pero ahora su existencia está amenazada por un cáncer facial que ha reducido su población y puede llevar a la desaparición total del animal en los próximos 40 años, según los científicos.

El cáncer se caracteriza por la aparición de grandes tumores en la cara y el hocico, los cuales se propagan después a los órganos internos.

Hasta ahora se sabía que el mal que mata a los diablos es un cáncer, pero los científicos ignoraban su origen.

Sin embargo, investigadores de la Universidad Nacional de Australia determinaron que la enfermedad se origina en las células de Schwann, que protegen las fibras nerviosas periféricas.

Según Elizabethg Murchison, que dirigió el estudio, a través de biopsias el equipo identificó un marcador genético de la enfermedad.

"Cuando comparamos las características de los tumores para compararlos con otros tejidos normales descubrimos que casi todos tenían células Schwann", indicó Tony Papenfuss, del Instituto Walter and Eliza Hall, en Melbourne.

Según Greg Woods, del Instituto Menzies de Investigaciones de la Universidad de Tasmania, el descubrimiento es importante por cuanto representa un paso más en los esfuerzos por comprender la enfermedad.

"Los diablos desarrollan tumores de diversos tipos y los marcadores genéticos que hemos identificado nos ayudan a diferenciar los de la enfermedad facial", añadió Woods que también participó en la investigación.

Fuente: EFE

14 dic. 2009

Los dinosaurios se originaron en América del Sur

No es el eslabón perdido, pero sí una pieza fundamental para encajar el puzle de la evolución de los dinosaurios.


Los dinosaurios pudieron originarse en Sudamérica y dispersarse luego al resto de continentes, según un estudio dirigido por el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York y la Universidad de Columbia en Palisades (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Science'.

Un dinosaurio primitivo recién descubierto en Nuevo México, que pertenece a la línea de los terópodos que finalmente daría lugar a los 'Tiranosaurus rex', sugiere que los primeros dinosaurios que se dispersaron ampliamente alrededor del mundo quizás se originaron en Sudamérica.

En comparación con el registro fósil de los periodos jurásico y cretácico, la imagen de la vida de los dinosaurios en el Triásico Tardío, hace alrededor de 230 millones de año, es bastante incompleta. Se sabe que los dinosaurios se dividieron en tres grandes grupos, terópodos, sauropodomorfos y ornitisquios, pero los fósiles de este periodo son generalmente raros, fragmentarios e incompletos.

Los científicos, dirigidos por Sterling Nesbitt, describen ahora varios esqueletos casi completos de un dinosaurio terópodos del Triásico tardío que llamaron 'Tawa hallae' por la palabra de los indígenas sudamericanos 'Hopi' para el dios del Sol 'Tawa' y la paleontóloga aficionada Ruth Hall.

El dinosaurio tenía alrededor de 2 metros de largo y tenía una mezcla de características que comparte con sus predecesores como la forma de su pelvis y las características "apomórficas" que compartía exclusivamente con sus contemporáneos y sucesores, como los vertebrados con espacios completados con aire.

Los investigadores también analizaron las relaciones entre los dinosaurios conocidos del Triásico. La complejidad y diversidad de estas relaciones implican que los terópodos norteamericanos probablemente no eran endémicos y que los primeros dinosaurios se dispersaron con facilidad a lo largo de los continentes, posiblemente originándose en lo que es hoy Sudamérica.

1 oct. 2009

Ardi, nuestro antepasado más antiguo

El ‘Ardipithecus ramidus’, una especie de homínido que vivió hace 4,4 millones de años y a cuyo mejor ejemplar fósil los científicos han denomindo ‘Ardi’, precede en los inicios de la evolución de los homínidos al ‘Australopithecus afarensis’ como el último ancestro común conocido de humanos y chimpancés. ‘Ardi’, también hembra, precede a ‘Lucy’, el ejemplar mejor conservado de A. afarensis en aproximadamente un millón de años.

Los autores señalan que el Ardipithecus está tan plagado de sorpresas anatómicas que nadie podría haberlo imaginado sin evidencias fósiles directas. Toda la información sobre el nuevo homínido se publica en un especial de la revista ‘Science’.

Según los investigadores, el hecho de que las similitudes genómicas entre humanos modernos y chimpancés salieran a la luz al mismo tiempo que se descubrió el ‘Australopithecus afarensis’ probablemente también influyera en la tendencia de pensar en ‘Lucy’ como representativa del último ancestro común de humanos y chimpancés.

Se cree que el último ancestro común compartido por humanos y chimpancés vivió hace seis o más millones de años. Aunque el Ardipithecus no es en si mismo este último ancestro común, probablemente compartió muchas de sus características. Hasta el descubrimiento de los nuevos restos de ‘Ardipithecus’, el registro fósil contenía escasas evidencias de otros homínidos más antiguos que el ‘Australopithecus’.

A través de un análisis de cráneo, dientes, pelvis, manos, pies y otros huesos, los investigadores han determinado que el ‘Ardipithecus’ tenía una mezcla de características ‘primitivas’ compartidas con sus predecesores, los primates de la época del Mioceno, y características ‘derivadas’, que comparte sólo con los homínidos posteriores.

Debido a su antigüedad, el Ardipithecus conduce a los científicos más cerca del último antepasado común. Sin embargo, muchas de sus características no aparecen en los simios africanos actuales. Según los científicos, es probable que los simios africanos hayan evolucionado ampliamente por separado desde que compartían el último ancestro común con el ser humano. Por ello, chimpancés y gorilas actuales podrían no ser buenos modelos para el estudio de este último ancestro común y para la comprensión de la evolución humana desde entonces.

Entre los equipos de investigadores que han participado en el estudio y descripción de los Ardipithecus está Nuria García del Centro UCM-ISCIII de Evolución y Comportamientos Humanos de Madrid. Junto a la identificación de 109 fósiles de Ardipithecus, que representan a un mínimo de 36 individuos, el grupo de trabajo de García ha identificado entre los fósiles descubiertos a otras dos especies de primates, babuinos y colobinos, y a antílopes de cuernos en espiral, que compartieron territorio y época con Ardi.

‘ARDI’

En uno de los artículos publicados en ‘Science’ Tim White, de la Universidad de California en Berkeley, presenta los principales descubrimientos de la investigación. Los científicos estudiaron 110 especímenes de Ardipithecus procedentes de la cordillera de Afar al noroeste de Etiopia. Al ejemplar mejor conservado los científicos lo han bautizado como ‘Ardi’, una hembra que pesaba 50 kilogramos y medía alrededor del metro y medio y de la que se conserva un esqueleto parcial con gran parte del cráneo, manos, pies, miembros y pelvis.

Ardi tenía un cerebro pequeño, incluso más pequeño que el del Australopithecus y similar al de los bonobos y los chimpancés hembra. Su cara tenía un hocico prominente, lo que le confería una apariencia similar a los simios aunque no se proyectaba tan adelante como la parte inferior de las caras de los simios africanos modernos. Algunas características de su cráneo, como el promontorio sobre el entrecejo, son bastante diferentes a las de los chimpancés.

Hasta ahora, los investigadores habían asumido que chimpancés, gorilas y otros simios africanos modernos habían retenido muchas de las características del último antepasado que compartieron con los humanos, es decir, que este ancestro era mucho más parecido a los simios que a los humanos. Por ejemplo, se habría adaptado a balancearse y colgarse de las ramas de los árboles y quizás caminaba sobre sus nudillos cuando estaba en el suelo.

Sin embargo, el ‘Ardipithecus’ desafía estas teorías. Según sus descubridores, Ardi vivía en un ambiente boscoso, húmedo y más frío de lo que es en la actualidad y existían claros y bosques tapizados por prados. Subía a cuatro patas a las ramas de los árboles, como algunos primates del Mioceno hacían, y caminaba erguida sobre las dos piernas cuando se encontraba en el suelo. No parece que hubiera andado con los nudillos en el suelo o que pasara mucho tiempo balanceándose y colgándose de las ramas, como hacen los chimpancés.

Según los científicos, el ‘Ardipithecus’ caminó sobre dos piernas aunque no de forma tan eficaz como los homínidos posteriores. Un trabajo liderado por C. Owen Lovejoy en la Universidad del Estado de Kent indica que la pelvis del Ardipithecus es particularmente útil para comprender cómo el esqueleto de los homínidos se modificó progresivamente al bipedalismo. Su análisis sugiere que el Ardipithecus pudo también correr pero probablemente con menos velocidad y eficacia que los humanos.

Los dientes y el cráneo del Ardipithecus son bastante diferentes de los del Australopithecus y los simios modernos. El análisis del esmalte dental también indica que Ardi y su linaje tenían una dieta omnívora relativamente diversa que incluía frutas y otros alimentos del bosque como nueces y hojas.

El análisis de sus dientes también sugiere que el ‘Ardipithecus’ era socialmente menos agresivo que los chimpancés y otros simios africanos actuales. Además, el hecho de que los dientes de macho y hembra sean de tamaños similares, a diferencia de lo que sucede en los simios africanos, también indica que estos homínidos podrían haber participado en un sistema social que supusiera menos competición entre los machos.

Los investigadores también proponen que las manos del ancestro más temprano de los seres humanos eran ya relativamente ágiles y que sólo requerían un alargamiento de los pulgares y un acortamiento de los dedos para utilizar y producir herramientas.

 

Categorias

agenda (141) astronomia (456) descubrimientos (225) insolito (126) milagro (51) misterio (206) ovni (250) ovnis (260) sucesos (156) ufo (224) ver para creer (104)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie