Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
ULTIMA HORA OVNIS
OVNI - UFO .. Avistamiento OVNI en Buzios Brasil.

POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta telescopio Kepler. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta telescopio Kepler. Mostrar todas las entradas

11 ene. 2011

Astrónomos de la NASA descubren el planeta más pequeño

Los expertos dicen que el exoplaneta, llamado Kepler 10b, es el primero que se detecta con una estructura rocosa como la de la Tierra.

Una impresión artística muestra cómo luciría la cara del Kepler 10b que mira a su estrella. (NASA)

Astrónomos descubrieron el planeta más pequeño fuera de nuestro Sistema Solar. Se trata del primero que, sin duda, es rocoso como la Tierra.

Las mediciones -de una precisión sin precedentes- demostraron que el denominado Kepler 10b tiene 1,4 veces el diámetro de nuestro planeta y una masa 4,6 veces mayor que él.

Sin embargo, debido a que su órbita está muy cerca de su estrella, el exoplaneta no podría albergar vida.

El descubrimiento ha sido elogiado como "uno de los más profundos en la historia de la humanidad".

El resultado fue anunciado en la 217ª reunión anual de la Sociedad Astronómica de Estados Unidos, en Seattle, por el equipo del telescopio Kepler de la agencia espacial NASA.

El Kepler, diseñado para buscar signos de planetas distantes, avistó por primera vez el exoplaneta a una distancia de 560 años luz, junto a cientos de otros candidatos a planetas.

Técnica

El telescopio espacial Kepler utiliza la técnica conocida en inglés como transiting, que consiste en la búsqueda de planetas que pasan entre su sol huésped y la Tierra.

Una pequeña fracción de la luz de la estrella es bloqueada periódicamente, lo que da un indicio de que el astro tiene un planeta orbitando.

El radio del exoplaneta se correlaciona con la cantidad exacta de luz que es bloqueada cuando pasa.

La revisión de las medidas -esta vez realizada por un telescopio en el observatorio Keck, en Hawai- confirmó el hallazgo del Kepler 10b, tras medir cómo el planeta se aleja de un lado a otro de su estrella madre a medida que sigue su órbita.

Estas mediciones también confirmaron que el astro tiene aproximadamente 8.000 millones de años, una especie de abuelo entre las estrellas de su tipo.

Fundamentalmente, esto significa que el astro está libre de las actividades óptica y magnética, las cuales han introducido algo de incertidumbre en los cálculos de candidatos anteriores a exoplanetas rocosos, como el Corot-7b, cuyo hallazgo se anunció a principios de 2009.

En constante expansión

La danza cósmica provoca pequeños cambios en el color de la luz de las estrellas que es medida por telescopios.

Sin embargo, lo que completó el conjunto de mediciones del equipo del Kepler fue el uso de la astrosismología, un estudio de las estrellas distantes que es similar al análisis de los terremotos en la Tierra.

Las oscilaciones que ocurren dentro de un astro -al igual que en el interior de nuestro planeta- afectan las frecuencias de la luz que emite la estrella en un signo revelador de su tamaño.

Con datos como la masa de la estrella madre, los detalles de la danza mutua del planeta y el astro y el radio del exoplaneta se puede calcular la densidad del planeta.

"Todas nuestras mejores capacidades se han unido para formar una imagen del Kepler 10b", explicó Natalie Batalha, profesora de astrofísica de la San Jose State University, quien ayuda a dirigir la misión científica de Kepler para la Nasa.

Batalha le dijo a la BBC que el resultado fue único en un campo cada vez más amplio de descubrimientos de exoplanetas, en el que se hallan cuerpos celestes cada vez más pequeños, al tiempo que mejoran los métodos experimentales.

"Hemos determinado las características de este planeta con una precisión tan fantástica que podemos decir, sin lugar a dudas, que se trata de un mundo rocoso en el cual uno podría estar de pie", agregó.

¿Estamos solos?

El Kepler 10b está muy cerca de su sol, tanto que su temperatura durante el día supera los 1.300º C.

Por ello, el exoplaneta no es un candidato razonable para albergar vida.

Sin embargo, como explicó la profesora Batalha, su hallazgo es un paso importante para la misión Kepler.

"Queremos saber si estamos solos en la galaxia y este descubrimiento es un eslabón en la cadena para llegar a ese objetivo", afirmó.

"Primero tenemos que saber si los planetas que potencialmente podrían albergar vida son comunes, algo que no sabemos. Eso es lo que Kepler tiene como objetivo", añadió.

El pionero de la "caza" de exoplanetas Geoffrey Marcy, de la Universidad de California en Berkeley, dijo que el Kepler 10b representa "un eslabón planetario perdido"

"Es un puente entre los planetas gaseosos gigantes que hemos ido encontrando y la Tierra misma, una transición entre lo que he hemos ido encontrando y lo que tenemos la esperanza de hallar".

"Este informe será considerado como uno de los descubrimientos científicos más profundos en la historia de la humanidad", concluyó.

27 ago. 2010

Hallan planeta similar a la Tierra

Los científicos no caben de gozo ante el hallazgo de una exoplaneta que se parece mucho a nuestro planeta en cuanto al tamaño. Ha sido encontrado en un sistema no demasiado lejano llamado Gliese 581, que se ubica apenas a 20 años luz de nosotros. Su masa es sólo 1.9 veces la de la Tierra, lo que le convierte en el planeta exterior más liviano de todos los descubiertos hasta ahora.


La información fue difundida por la NASA. Este viernes la revista "Science" reportará en la voz de los investigadores el descubrimiento de este nuevo sistema solar, en donde habría dos planetas de un tamaño similar al de Saturno y un tercero más pequeño, pero con tamaño un poco mayor a la Tierra.

La estrella en la que estos tres planetas orbitan también es de dimensiones similares al Sol de nuestro sistema planetario.

El martes, el Observatorio Europeo Austral (ESO) encontró a 127 millones de años luz un sistema solar muy similar al de nosotros con siete planetas, que lo convierte en el sistema más numeroso entre los descubrimientos recientes.

El programa del telescopio Kepler tiene un costo de 590 millones de dólares y se lanzó en marzo del año pasado.

El diario "El Mundo de España" rescató que la investigación está a cargo de Matthew Holman, de la Universidad de Harvard y se nombró a los planetas descubiertos Kepler-9b y Kepler-9c cuyos tiempos de rotación solar se encontrarían entre 19 y 38 días, lo que significaría que están muy cerca de su estrella.

El tercer planeta, con masa similar a la de la Tierra tarda sólo 1.6 días en dar la vuelta a su Sol, lo que significaría que el astro es muy caliente.

Descartaron que haya posibilidad de encontrar vida en ellos. La mayoría de los 700 candidatos a planetas localizados por Kepler son muy grandes o se encuentran muy cerca de las estrellas que orbitan.

Recientemente, y animados por la fiebre de encontrar una segunda Tierra, la Agencia Estadounidense del Espacio (NASA) puso en órbita su telescopio Kepler. La NASA asegura que la misión Kepler tiene la capacidad "de detectar realmente planetas análogos a la Tierra orbitando estrellas similares a nuestro Sol en una zona habitable".

Entretanto, los investigadores espaciales europeos han apostado por desarrollar el proyecto del E-ELT (Telescopio Europeo Extremadamente Grande), que alcanzará los 42 metros de diámetro. En opinión de Michel Mayor, el reto en los años venideros es encontrar esos planetas y "me siento muy confiado de que en uno o dos años hallaremos uno con la misma masa de la Tierra", apostilló.

A día de hoy, se han detectado unos 350 exoplanetas, pero están demasiado cerca o demasiado lejos de su sol como para propiciar unas condiciones favorables para la vida. Las cifras de los descubrimientos muestran un fuerte aumento de las estrellas con planetas extrasolares a su alrededor, que han pasado del 8 % al 30 %, debido a la mejora en los instrumentos de observación.

Esto parece haber sido un aperitivo de lo que nos espera con respecto a la búsqueda planetas hermanos que compartan las características de nuestra querida Tierra. Aunque ninguno de los dos exoplanetas parece ser el perfecto gemelo, al menos apuntan a que existen muchísimos otros candidatos ahí fuera listos para ser descubiertos y darnos una alegría. A lo mejor ahora mismo tenemos apuntando hacia nosotros un satélite extraterrestre y un equivalente sideral a Neoteo acaba de publicar la noticia de que han hallado un planeta azul similar al suyo ¡Sonrían para la foto!

26 ago. 2010

La NASA anuncia el descubrimiento de un nuevo sistema solar

Hace apenas unos minutos, la NASA ha anunciado en rueda de prensa el descubrimiento, realizado por la misión Kepler, de un sistema planetario que consta de dos mundos de tamaños comparables a Saturno y quizá (aunque aún está por confirmar) de un tercero que apenas tendría una vez y media el radio de la Tierra.


"Lo que es particularmente relevante en este sistema -dijo Matthew Holman, investigador principal del estudio- es que las variaciones en los tiempos del tránsito son lo suficientemente grandes como para que podamos usarlas para detectar la masa de ambos cuerpos". El material recopilado permitirá en un futuro próximo determinar con exactitud las condiciones físicas de los dos nuevos mundos.

Los dos planetas, localizados usando el método del tránsito, orbitan alrededor de la estrella Kepler-9. El más interior (Kepler-9b) tiene una masa equivalente a ochenta veces la de la Tierra y el exterior (Kepler-9c) es algo más pequeño (54 veces la masa de la Tierra). El equipo necesitó analizar siete meses de datos de la misión Kepler (unas 156.000 estrellas individuales) para confirmar su descubrimiento.

Además de estos dos planetas gigantes, los investigadores de la misión han identificado también lo que podría ser un tercer miembro del mismo sistema, mucho más pequeño que sus compañeros. La "firma" detectada es compatible con la existencia de una "supertierra", un mundo parecido al nuestro que tendría apenas una vez y media el radio del que nosotros habitamos y cuyo día duraría 1,6 días terrestres.

Sin embargo, se necesitan más observaciones para confirmar su existencia. "En este punto -asegura Holman- debemos ser muy cuidadosos y referirnos a él como candidato a planeta en lugar de como a planeta confirmado. Si se confirma, tendría un radio de apenas 1,5 veces el de la Tierra".

El anuncio, que se suma al realizado hace unos días por un equipo del Observatorio Europeo del Sur (ESO), pone en evidencia la efectividad de los diferentes métodos utilizados por los astrónomos para encontrar planetas fuera del Sistema Solar. Los dos descubrimientos demuestran que la capacidad de los científicos de encontrar nuevos mundos ha pasado de planetas individuales a sistemas solares completos.

16 jun. 2010

La NASA descubre 700 nuevos posibles planetas

Detectados por la sonda Kepler, muchos de ellos tienen las dimensiones de la Tierra y Neptuno, idóneos para albergar vida.

La sonda espacial Kepler busca planetas habitables fuera del Sistema Solar (NASA)

Hoy puede ser un día histórico en el mundo de la astronomía. El equipo de investigadores de la NASA responsable de la sonda Kepler ha anunciado el descubrimiento de indicios de 700 nuevos planetas fuera del Sistema Solar. De confirmarse, el increíble hallazgo duplicaría el número de exoplanetas que conocemos. Y lo que es más importante, 400 de estos mundos parecen tener las dimensiones de la Tierra y Neptuno, una clase de objetos celestes muy raros de encontrar y que, con suerte, pueden ser el objetivo que los científicos persiguen hasta el desaliento: un «gemelo» de nuestra gran «bola azul» donde se repitan las condiciones para la vida tal y como la conocemos. O, al menos, algo parecido. A pesar de la magnitud del hallazgo, la agencia espacial norteamericana actúa con cautela y no hará pública una versión oficial del hallazgo hasta 2011. Todavía hay mucho por analizar.

La sonda Kepler o telescopio Kepler partió en marzo de 2009 hacia una lejana zona de la Vía Láctea en busca de planetas rocosos similares a la Tierra, donde pueda encontrarse agua en forma líquida, el ingrediente fundamental de cualquier manifestación de actividad biológica. En los últimos 43 días, ha ofrecido datos científicos sobre más de 156.000 estrellas en las constelaciones de Cygnus y Lyra. Estas estrellas representan un rango completo de temperaturas y tamaños. Algunas son estables, mientras que otras pulsan. Algunas muestran manchas estelares, mientras que otras producen llamaras tan fuertes que esterilizarían los planetas más cercanos.

El trabajo del observatorio espacial ha consistido en buscar sutiles cambios de brillo que indicarían la presencia de un planeta en órbita, datos que ahora el equipo científico, compuesto por 28 miembros, debe analizar. Los hallazgos de los que se informa la NASA no incluyen detalles de los 400 planetas más interesantes de los 706 candidatos detectados, los cuales orbitan las estrellas más brillantes que ha estudiado Kepler. Estos casos pueden ofrecer las mejores promesas de encontrar planetas con masas cercanas a la de la Tierra. La información no se hará pública hasta febrero de 2011. Sin embargo, pueden encontrarse artículos científicos sobre el asunto en la web de borradores electrónicos de artículos científicos Arxiv 1 y 2.

Tres años para el milagro

De verificarse, estos sistemas exoplanetarios serían los primeros conocidos en los que cada planeta crea un mini-eclipse cuando transita. «Kepler encontrará docenas -y posiblemente cientos- de estrellas que tienen múltiples planetas», afirma el veterano buscador de planetas y coautor del estudio Geoffrey Marcy, de la Universidad de California en Berkeley. Lia LaPiana, ejecutiva del programa Kepler en las Oficinas Centrales de la NASA en Washington, comparte el optimismo de su colega.«Estoy deseando que la comunidad científica analice los datos y anuncie los resultados de los nuevos exoplanetas en los próximos meses», ha expresado.

Para David Koch, del Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California, y uno de los responsables del Kepler, «éste es el conjunto de datos más preciso, más largo y de mayor tamaño de fotometría estelar jamás realizado (...) Los resultados sólo irán a mejor conforme el conjunto de datos aumente con el tiempo».

Kepler continuará llevando a cabo operaciones científicas hasta al menos noviembre de 2010, buscando planetas que orbiten estrellas en una zona cálida y habitable donde podría existir agua líquida en la superficie del planeta. Dado que los planetas en tránsito en la zona habitable de estrellas similares al Sol tienen lugar una vez al año y se requieren tres tránsitos para su verificación, se espera que se tarde al menos tres años en localizar y verificar un planeta del tamaño de la Tierra. «Las observaciones de Kepler nos dirán su hay muchas estrellas con planetas que puedan albergar vida, o si podríamos estar solos en la galaxia», concluye el investigador científico principal de la misión, William Borucki.

5 ene. 2010

Kepler descubre sus primeros cinco planetas

El telescopio espacial Kepler, diseñado por la NASA para encontrar planetas del tamaño de la Tierra en las zonas habitables de estrellas parecidas al Sol, ha realizado sus primeros hallazgos.


Cinco mundos que, aunque no se parecen al nuestro, sí que demuestran que los instrumentos de la nave están cumpliendo con las expectativas. Llamados Kepler 4b, 5b, 6b, 7b y 8b, los nuevos planetas fueron presentados ayer durante la reunión de la Sociedad Astronómica Americana que se celebra estos días en Washington.

"Los descubrimientos demuestran que lso instrumentos científicos están funcionando bien", asegura el astrónomo William Borucki, del Centro de Investigación Ames, en California, e investigador principal del telescopio. "Y eso significa que Kepler cumplirá todos sus objetivos científicos".

Los cinco planetas recien descubiertos (ver gráfico) pertenecen a la categoría de "Júpiter caliente", debido a su enorme masa y sus temperaturas extremas. El más pequeño de ellos tiene el tamaño de Neptuno, y el mayor es varias veces mayor que Júpiter, el gigante de nuestro sistema solar. Sus temperaturas superficiales se han estimado entre los 3.900 y los 5400 grados centígrados, muy superiores a los de la lava fundida. Unas condiciones en las que no es posible la vida tal y como nosotros la conocemos.

Sin embargo, los investigadores están convencidos de que es "sólo una cuestión de tiempo" que el telescopio, cuya misión se extiende hasta 2012, empiece a detectar planetas cada vez más pequeños y parecidos a la Tierra, "hasta topar con el primer mundo análogo al nuestro".
Con su cámara de 95 megapixel, la más sofisticada jamás enviada al espacio, Kepler, lanzado por la NASA en marzo en una misión de tres años y medio, es realmente el primer telescopio espacial con auténticas posibilidades de cumplir con éxito esa misión. Desde que "abrió los ojos" por primera vez, el telescopio ha empezado a observar, al mismo tiempo y sin interrupción, más de 150.000 estrellas. Kepler busca nuevos planetas midiendo las variaciones en el brillo de esas estrellas.

Cuando un planeta pasa por delante de cualquiera de ellas (esto es, cuando realiza un tránsito), intercepta una pequeña parte de la luz que emite la estrella, que por consiguiente reduce su brillo hasta que el planeta ha pasado. Cuando esas ligeras variaciones en la luminosidad se producen a intervalos regulares, es una señal inequívova de un planeta en órbita de la estrella.

Fuente: ABC

6 may. 2009

El telescopio Kepler pronto dará pruebas de si hay vida extraterrestre, asegura Julio Anguita


Asegura que los hallazgos del aparato de la Nasa supondrán «una revolución cultural y científica espectacular»

Sus colegas le consideran un referente de la Geología española. Francisco Anguita (Madrid, 1944) visita estos días Gipuzkoa y participa, junto a otros expertos, en el documental que a pie de acantilado se está grabando sobre los tesoros geológicos del flysch de Zumaia.

- ¿Qué atractivo tiene el flysch para los geólogos?

- Muchas cosas a la vez. Los estratígrafos, por ejemplo, ven una serie de límites que marcan eventos en la historia de la tierra. El susurro del flysch, como dice el documental, es una página muy interesante de esa historia.

- De esa 'Biografía de la tierra', ¿qué parte se lee en Zumaia?

- El rango de edades que se ve aquí va más o menos desde los setenta a los 50 millones de años, que marcan un cambio espectacular, sobre todo en la historia de la fauna. El relevo de los dinosaurios por los mamíferos que tuvo lugar hace 65 millones de años está perfectamente retratado en el límite KT que se ve en Zumaia. Se ha dicho que si estamos aquí los mamíferos dominando el planeta es porque cayó un asteroide y eliminó a nuestros grandes competidores que eran los reptiles.

- Pero esa 'Biografía de la tierra' abarca más tiempo. ¿Cuándo surgió la vida en la tierra?

- Probablemente hace 4.000 millones de años. Las rocas más antiguas son de 3.850 millones de años y en ellas hay ya una química que muchos científicos interpretan como la huella de la vida.

- ¿Cómo era esa primera vida?

- Esa primera célula de la que todos procedemos está por definir. Lo que hemos hallado son restos que podría haber originado algo muy parecido a una bacteria. ¿Fue una bacteria la primera célula? Las bacterias son la forma de vida más rudimentaria. Han sido los únicos habitantes del plantea durante más de 3.000 millones de años. Probablemente, nuestro primer antecesor se parecía mucho a una bacteria. Es más, la tierra volverá a ser un planeta solo de bacterias en un futuro geológico.

- Si trasladásemos esa 'Biografía de la tierra' a un año, ¿en qué momento aparecería el hombre?

- El ser humano sólo aparecería poco antes de la medianoche del 31 de diciembre. Realmente somos unos recién llegados al planeta. El homo sapiens tiene una antigüedad de 35.000 años.

- ¿La tierra es un planeta joven o viejo?

- ¿4.500 millones de años es ser joven o viejo? La vida en la tierra durará otros 5.000 millones de años. Estamos en la mitad, como si fuera una persona de 35-40 años.

- ¿Y los humanos la estamos maltratando?

- Sí y hay que denunciarlo. Seguimos viviendo como si los recursos de la tierra fueran un pozo sin fondo. Y son finitos. Nos vamos a quedar sin combustibles fósiles y sin agua potable para todo el mundo a mitad de siglo. Habrá guerras por el agua... Parece que sólo nos preocupa salir de la crisis actual cuando estamos en una permanente crisis medioambiental.

- Salgamos de la tierra, ¿cree que hay vida en otros planetas?

- Estoy convencido, aunque no lo puedo demostrar con pruebas reales. Hay muchos lugares donde la vida puede surgir. Estamos encontrando planetas en órbita de otras estrellas a un ritmo semanal. La galaxia es enorme y sólo conocemos los planetas de la vecindad.

- Y en los que se conocen, ¿hay indicios de que hubo vida?

- No porque hasta ahora, por los métodos utilizados, los únicos planetas que se han podido detectar son de tipo Júpiter, de mayor masa. En Marte se sigue investigando. No obstante, en marzo se puso en órbita el telescopio Kepler de la Nasa que busca detectar planetas con masa terrestre. Va a empezar a dar datos ese verano.

- ¿Qué va a suponer?

- Va a ser una revolución cultural y científica espectacular porque se calcula que, como mínimo, va a detectar varias docenas de planetas con masa como la de la tierra. A continuación se investigará su atmósfera y, si tiene desequilibrios como en la tierra, es decir, gases incompatibles, es que tienen vida. Vamos a empezar a tener pruebas en poco tiempo. Se ha discutido mucho sobre la probabilidad de vida y la probabilidad de vida inteligente...

- Pero ustedes con dar con bacterias se conforman...

- Es lo más sencillo de encontrar pero de momento seguimos sin poder responder a la pregunta de si la vida es algo rarísimo o algo de lo más corriente. Tenemos un solo ejemplo: la tierra.

Fuente: Diario Vasco


17 abr. 2009

Kepler envía las primeras fotografías


El telescopio espacial Kepler, lanzado por la NASA en marzo en una misión de tres años y medio, ha abierto los ojos y ha enviado las primeras imágenes de la región que deberá explorar en busca de planetas similares a la Tierra.

La agencia espacial norteamericana hizo públicas ayer las primeras fotografías tomadas por el telescopio. La que aparece sobre estas líneas contiene aproximadamente catorce millones de estrellas, entre las que los astrónomos han seleccionado cerca de cien mil como candidatas a tener en órbita mundos rocosos.

"Esperamos encontrar cientos de planetas alrededor de estas estrellas", aseguraba ayer mismo William Borucki, director de la misión Kepler. "Y por primera vez, podremos buscar planetas del tamaño de la Tierra en las zonas habitables alrededor de estrellas similares al sol".

Se conoce como "zona habitable" de una estrella aquella que permita la existencia de agua en estado líquido. La zona habitable del Sol está ocupada por la Tierra. Con su cámara de 95 megapixel, la más sofisticada jamás enviada al espacio, Kepler es realmente el primer telescopio espacial con auténticas posibilidades de cumplir con éxito esa misión. Durante las próximas semanas, la NASA calibrará cuidadosamente cada uno de sus instrumentos.


8 mar. 2009

KEPLER, en busca de otros mundos






¿Estamos solos en el universo? Esta es la gran pregunta que desde siempre se ha planteado la humanidad.

A partir de ahora vamos a hacer un destacado seguimiento de esta gran misión que la NASA acaba de lanzar al universo en busca de otros posibles mundos.

Desde Wonderfulgalaxy.blogspot.com quedáis todos invitamos para poder ver diariamente las noticias más actualizadas acerca de esta importante misión.





EL LANZAMIENTO

Desde el pasado día 6 de marzo la agencia espacial estadounidense NASA lanzó desde Cabo Cañaveral el telescopio Kepler montado en un cohete Delta II, en una misión de tres años para buscar planetas similares a la Tierra en zonas cercanas de la Vía Láctea.


El cohete despegó de Cabo Cañaveral, Florida (sur de EEUU) a las 22H49 (03H49 GMT del sábado) de acuerdo con un informe de la NASA y 62 minutos más tarde ingresó en órbita de forma exitosa.


La separación de la tercera fase del cohete Delta II se produjo tal cual estaba previsto a 721,53 km de altitud.






LA MISIÓN

Kepler observará el mismo punto en el espacio durante tres años y medio, o unas 100.000 estrellas en la zona de las constelaciones Cisne y Lira de la Vía Láctea.


Con un costo de casi 600 millones de dólares, será el protagonista de la primera misión de la NASA para buscar planetas similares a la Tierra que orbiten soles similares a distancias capaces de sostener el agua y por lo tanto con altas posibilidades de que haya vida.


"Esta misión trata de responder una pregunta que es tan antigua como el tiempo -¿existen otros planetas como el nuestro ahí afuera?", dijo Ed Weiler, administrador asociado del directorio de misiones de la NASA. "No es sólo una misión científica, es una misión histórica".


El telescopio buscará en concreto planetas relativamente pequeños, que no sean ni tan calientes ni tan fríos, que sean rocosos y que tengan agua en estado líquido, que son condiciones esenciales para que exista vida, explicó William Borucki, el principal investigador del proyecto Kepler en el centro de investigaciones Ames de la NASA, en California (oeste).


"Kepler es un elemento clave en los esfuerzos de la NASA por descubrir planetas en los que se pueda encontrar un ambiente similar al terrestre", explicó el mes pasado en una conferencia de prensa Jon Morse, director de la división de astrofísica de la agencia espacial.






CARACTERÍSTICAS DEL TELESCOPIO KEPLER

Equipado con la cámara más grande jamás lanzada al espacio -un conjunto de equipos de 95 megapixeles, conocidos como CCD-, el telescopio Kepler es capaz de detectar estrellas de brillo débil, apenas perceptible, que se ven con el paso de los planetas. El aparato pesa 1,03 toneladas y tiene un espejo principal de 1,4 metros de diámetro y una apertura de 0,95 metros.






ASÍ SE BUSCA UNA TIERRA

Los astrofísicos se muestran convencidos de que las observaciones realizadas por la sonda Kepler permitirán detectar miles de planetas que orbitan alrededor de lejanas estrellas, pero únicamente unos pocos compartirán las características que permitieron el surgimiento de la vida en la Tierra: el tamaño adecuado, en el lugar adecuado y en la combinación planetaria adecuada. Aunque cada vez es más evidente que el Universo está lleno de sistemas planetarios, intentar localizar otra Tierra es lo mismo que buscar una aguja en un pajar. Según las previsiones, Kepler observará durante tres años unas 170.000 estrellas. Son millones y millones de datos. Decidir cuáles son los soles más interesantes dependerá en gran medida de lo que decidan un puñado de científicos europeos especialistas en astrosismología, una técnica de análisis de ondas sónicas que permite conocer qué está sucediendo debajo de la superficie de los astros. Un peso notable lo aportan tres centros españoles: el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y la Universidad de Valencia (UV). En total, 200 investigadores de 50 instituciones trabajan en el consorcio dedicado al análisis de los datos, llamado en siglas KASC, que coordina la Universidad de Aarhus (Dinamarca). Unas 1.100 estrellas tendrán el privilegio de ser analizadas al detalle. El ejemplo de funcionamiento recuerda a los eclipses. Primero, las observaciones de Kepler detectan que la intensidad de una estrella sube y baja. "La alerta se activa. Los cambios en la luz que nos llegan son síntoma de un posible tránsito", resume desde Granada el astrofísico Andrés Moya, del IAA-CSIC. Un tránsito significa que un planeta acaba de pasar por delante de la estrella, pero poco más. Unos 60 de los aproximadamente 310 planetas extrasolares descubiertos hasta ahora han sido localizados y confirmados por este método. Ahora es preciso un segundo paso. "Sabemos que hay un planeta, que obviamente es un hecho relevante, pero aún no sabemos nada de él --prosigue--. Para ello necesitamos descifrar cómo es la estrella". Se trata siempre de datos relativos: por ejemplo, si no conocemos el tamaño de una estrella, no podremos conocer cómo es su planeta. Así que la NASA decide enviar los datos captados a KASC, donde están los mejores expertos mundiales en análisis de estrellas mediante astrosismología. La experiencia acumulada con una misión anterior, llamada Corot, ha sido fundamental. Los científicos han desarrollado programas informáticos que permiten inferir cómo son los astros, su composición química y su tasa de rotación, entre otros factores, en función de las oscilaciones de la luz. Kepler tiene un telescopio extraordinariamente sensible para observar esos cambios. "Hay muchas estrellas, pero nuestra lógica nos indica que las más atractivas son las más parecidas al Sol --insiste Moya--. Cuanto mayores son, más despreciables". En este sentido, los investigadores del consorcio KASC han seleccionado 500 posibles estrellas, supuestamente sin planetas, para hacer estudios de física estelar pura. "Queremos definir métodos para calcular la edad de las estrellas, para comprender su evolución y determinar si nuestro Sol es un tipo de estrella típica, muy abundante", concluye.






6 mar. 2009

NASA busca planetas similares a la Tierra


El lanzamiento está programado para esta próxima madrugada a las 4.49 (hora española) El descubrimiento de planetas como la Tierra costará por lo menos tres años

La agencia espacial de Estados Unidos (NASA), se prepara para lanzar un nuevo telescopio que buscará otros planetas que puedan sustentar vida.

Esta misión nació de la curiosidad acerca de la vida fuera de nuestro sistema solar, dijo Ed Weiler, administrador de la NASA para ciencias.

“Es muy posible que pueda decirnos (el telescopio) que las Tierras son muy comunes, que tenemos muchos vecinos. O posiblemente nos pueda decir que las Tierras son rarísimas, que tal vez somos la única Tierra”, dijo Weiler.

El telescopio Kepler será lanzado, desde la estación de la Fuerza Aérea, en Cabo Cañaveral, Florida.

El telescopio pasará tres años y medio monitoreando aproximadamente 100.000 estrellas, en busca de planetas del tamaño aproximado de la Tierra.

Particularmente, buscará planetas con la temperatura adecuada para contar con agua, un elemento esencial para la vida.

Científicos ya han encontrado más de 300 planetas orbitando estrellas fuera de nuestro sistema solar, pero ninguno tan pequeño como la Tierra.

Kepler realizará su misión observando el débil oscurecimiento de estrellas causado cuando los planetas cruzan frente a ellas.

El director del programa, Jim Fanson, dice que esto es como medir una pulga cuando se arrastra sobre el faro de un automóvil.

La NASA señala que el telescopio Kepler es tan poderoso que si estuviera enfocado hacia la Tierra podría detectar a una persona, en un pueblito, cuando se apaga una luz en el porche de una casa.

 

Categorias

agenda (137) astronomia (374) descubrimientos (209) insolito (126) milagro (51) misterio (193) ovni (247) ovnis (231) sucesos (154) ufo (223) ver para creer (101)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie