Noticias variadas sobre los casos más impactantes y curiosos del mundo.  
Amigos en línea:
ULTIMA HORA OVNIS
OVNI - UFO .. Avistamiento OVNI en Buzios Brasil.

POST MÁS RECIENTES
Mostrando entradas con la etiqueta universo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta universo. Mostrar todas las entradas

20 nov. 2018

Descubren estrella con posible megaestructura extraterrestre

Un grupo de astrónomos y científicos que trabajan en el telescopio en Atacama de Chile han descubierto una nueva estrella, la cual ha sido nombrada VVV-WIT-07, esta estrella es peculiar porque tiene una luminosidad variante y aleatoria lo cual hace pensar en que esté rodeada de 'estructuras alienígenas'. Otra opción es que todo sea culpa del polvo, pero lo cierto es que los investigadores no descartan nada sobre la denominada VVV-WIT-07, según ha desvelado el portal arXiv.org.


Este hallazgo recuerda a la estrella de Tabby, de la cual se pensó estaba rodeada de una megaestructura alienígena.

Los astrónomos descubrieron la estrella cuando examinaban los datos del programa VISTAS Variables, el cual se encarga de analizar la zona central de la Vía Láctea, buscando estrellas y supernovas que en ocasiones se iluminan mientras explotan.
Los científicos también disponían de las observaciones de la estrella VVV-WIT-07 en el período entre 2010 y 2018.
En estos años, el brillo de la estrella aumentaba y disminuía sin un patrón establecido, con picos de máximo brillo que alcanzaron un 80 %.

"No sabemos qué tipo de objeto es", afirma el astrónomo Roberto Saito, de la Universidad Federal de Santa Catarina en Florianópolis, Brasil. "Y eso es interesante", añadió, según la web especializada Science News.

Por su parte algunos científicos con los que trabaja aseguran que la estrella VVV-WIT-07 podría estar rodeada de algún tipo de escombro que por momentos tapa su luz.

Mientras que Roberto Saito y algunos otros científicos afirman que necesitan observar y analizar más para establecer si las estructuras alienígenas son la verdadera causa de las variantes en el brillo de esta estrella.

El comportamiento de la extraña estrella se asemeja a la de otra parpadeante conocida como Tabby (KIC 8462852), que también mostró importantes cambios en su atenuación de luz de hasta un 22%.

Entre las teorías que intentaron explicar ese extraño patrón de oscurecimiento, figuró una que sugería la existencia de una megaestructura alienígena girando alrededor de la estrella.

Pero esta idea se descartó cuando una investigación del año 2018 apuntó a que los cambios de luminosidad en KIC 8462852 se debían a partículas de polvo que bloquean algunas longitudes de onda de luz, y no debido al bloqueo de un objeto gigante.

Existe otra estrella parpadeante, la J1407, cuyo comportamiento es más parecido al de VVV-WIT-07, pues de acuerdo con el equipo del astrónomo Eric Mamajek, de la Universidad de Rochester en Nueva York, la atenuación de esta estrella se da hasta en un 95%.

Fue descubierta en 2012 por el equipo del astrónomo Eric Mamajek, de la Universidad de Rochester de Nueva York. Los astrónomos piensan que J1407 alberga en su órbita un planeta con un enorme sistema de anillos que eclipsa periódicamente a la estrella.

Debido a que VVVV-WIT-07 está ubicada en el plano de la galaxia, la visión desde la Tierra hasta la estrella está interferida por polvo, lo que hace difícil distinguir detalles como la distancia de la estrella e incluso qué tipo de estrella es, o si se trata de una estrella joven y variable, en cuyo caso sus saltos de luz podrían ser internos. Entonces los astrónomos no tendrían que invocar anillos orbitales u otras explicaciones extrañas.

“Todo está sobre la mesa por ahora”, afirmó la astrónoma Tabetha Boyajian de la Universidad del Estado de Louisiana Boyajian. “Necesitamos más datos”.

Saito y sus colegas esperan seguir observando la estrella con telescopios más grandes, como el telescopio Gemini de 8,1 metros o el Atacama Large Millimeter Array, ambos en Chile.

7 nov. 2018

Rover Mars Curiosity de la NASA supera 20 kilómetros en MARTE

El rover Mars Curiosity de la NASA condujo aproximadamente 60 metros durante el pasado fin de semana hasta un sitio llamado Lake Orcadie, elevando su odometría total a más de 20 kilómetros.   


Con una masa de casi 900 kilos, el rover Curiosity de la NASA llegó al cráter Gale de Marte el 6 de agosto de 2012. Tras recorrer el piso sedimentario del cráter alcanzó el Monte Sharp, en cuyas laderas busca vestigios del pasado húmedo del Planeta Rojo.   

De este modo, si sumamos todos sus avances, podemos decir que el rover ya lleva acumulados 20 kilómetros recorridos.

Con una longitud de 2,7 metros, es capaz de superar obstáculos de una altura de 75 cm y la velocidad máxima de desplazamiento sobre terreno está estimada en 90 metros/hora con navegación automática. Sin embargo la velocidad promedio de desplazamiento es de 30 metros/hora considerando variables como dificultad del terreno, deslizamiento y visibilidad.

3 nov. 2018

Misión de la NASA al corazón de Marte

La misión, que fue lanzada el pasado 5 de mayo, aterrizará el 26 de noviembre en el planeta rojo


La Administración Aeronáutica Espacial Nacional de EE.UU. (NASA) ya prepara para el próximo 26 de noviembre el aterrizaje en suelo marciano del InSight, que tiene como objetivo dar luz sobre las entrañas de Marte, informó la institución en rueda de prensa.

La misión, que fue lanzada el pasado 5 de mayo, aterrizará el lunes 26 de noviembre en el planeta rojo, donde operará el vehículo robótico encargado de explorar el núcleo de Marte, y buscará ampliar el conocimiento sobre su formación y el de otros planetas rocosos, como la Tierra.

"Vamos a Marte para mirar atrás, al origen del Sistema Solar, para investigar lo que pasa dentro y cómo se relaciona eso con el centro de la Tierra", explicó Bruce Banerdt, investigador principal del proyecto, quien comentó que es más sencillo hacerlo en Marte por su historial, "más calmado", que el de la Tierra.

Esta es la primera vez que una misión espacial busca analizar especialmente "el corazón" del segundo planeta más pequeño del Sistema Solar, después de Mercurio.

Hasta ahora, las misiones a Marte han capturado imágenes de la superficie, estudiado rocas, excavado en la tierra y buscado pistas sobre el agua que alguna vez fluyó en Marte, pero nunca se ha indagado en su interior.

Por su parte, la directora interina de la división de Ciencia Planetaria en la NASA, Lori Glaze, se refirió a InSight como una "misión tremenda".

En concreto, InSight analizará la corteza, el manto y el núcleo de Marte y prevé que ofrezca una idea de cómo se originó el Sistema Solar hace aproximadamente 4,600 millones años.

Así, Insight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) describirá el tamaño, la composición y el estado del núcleo del planeta rojo, las características de su corteza y manto, y el estado térmico de su interior.

Inicialmente, la exploración InSight debía haberse lanzado en marzo de 2016, pero una fuga en la cámara de vacío que rodeaba el sismómetro del módulo de aterrizaje forzó entonces el retraso y la posterior suspensión de la misión.

La exploración, que durará casi dos años, está financiada y coordinada en su mayor parte por EE.UU., pero también han participado diferentes países europeos, como Alemania, Francia y España.

Se confirma la existencia de dos lunas fantasma

Son una especie de satélites de polvo, tan enigmáticos que los han llegado a llamar "lunas fantasma"


Ya en 1961 un astrónomo polaco las había detectado, pero su apariencia es tan tenue y misteriosa que, como un fantasma, había dudas sobre su existencia.

Pero ahora, un grupo de astrónomos y físicos húngaros dicen que confirmaron la existencia de estos esquivos viajantes.

Se trata de L4 y L5, dos nubes de polvo estelar que orbitan la Tierra de forma "semiestable".

Los autores de la investigación explican que entre la Tierra y la Luna existen cinco "puntos de estabilidad".

Esa zonas tienen fuerzas gravitacionales que hacen que los objetos que se ubican ahí mantengan una posición relativamente estable.

L4 y L5 son dos de esos puntos, en los que se cree que el polvo interplanetario se acumula, al menos de manera temporal, y forma estas nubes de polvo que rodean la Tierra.

Para detectarlas, los investigadores fueron a un observatorio en Hungría, donde utilizaron lentes polarizados para capturar imágenes de las nubes.

Según su reporte, lo que observaron concuerda con las predicciones que habían hecho en una investigación previa y van en la misma línea de las observaciones que se habían hecho hace casi 60 años.

"Pudimos descartar artefactos ópticos y otros efectos, lo que significa que se confirma la presencia de la nube de polvo", dijo el astrónomo Gábor Horváth, en un comunicado de la Real Sociedad Astronómica de Reino Unido.

Gracias a su estabilidad, los investigadores ven a L4 y L5 como una zona donde se podrían ubicar sondas espaciales o estaciones de transferencia para misiones que vayan a explorar el Sistema Solar.

También han existido propuestas para que estas zonas se puedan utilizar como depósitos de contaminantes.

En todo caso, los astrónomos advierten que hace falta más investigación para saber qué tan estables son estas zonas y si ese polvo estelar representa algún riesgo para los astronautas o su equipamiento.

7 oct. 2018

Científicos de la NASA descubren un misterioso objeto que podría guiar al Planeta X


Un nuevo objeto cósmico avala la existencia del planeta X, el noveno planeta del Sistema Solar.

1 oct. 2018

No estamos solos: La NASA oculta la existencia de vida extraterrestre

Una de las grandes dudas existenciales de cualquier ser humano es la de saber si existe vida en otros planetas. 


Conocemos nuestro Sistema Solar, y sabemos de la inmensidad del universo, sin embargo desconocemos si tenemos vecinos más allá de la atmósfera.

La vida extraterrestre la hemos asumido en películas como 'Alien', 'ET' o 'Encuentros en la tercera fase', pero existen muchísimas más. Sin embargo, hay gente que sabe más que nosotros, y no son otros que los científicos de la NASA.

6 dic. 2017

Descubierto el agujero negro más lejano nunca antes observado por la humanidad

Un equipo de astrónomos, incluyendo dos del MIT, han descubierto el agujero negro supermasivo más lejano nunca antes observado por la humanidad. 

Ilustración sobre el hallazgo del agujero negro más lejano encontrado hasta ahora. Crédito: Robin Dienel (Carnegie Institution for Science).
 
¿Cómo creció el Universo después del Big Bang? ¿Por qué y cómo aparecieron las galaxias y las estrellas? La mejor forma de contestar a estas preguntas es coger un telescopio muy potente, cuanto más mejor, y tratar de mirar muy lejos. Desde allí llega la luz que el Universo liberó en el pasado, hace miles de millones de años, y que por eso permite ver una «diapositiva» de cómo era el Cosmos cuando apenas estaba dando sus primeros pasos. Siempre que los telescopios lo permitan, el límite está en el punto en que en el Universo aún no había aparecido la luz.

Una investigación dirigida por Eduardo Bañados, investigador de los Observatorios de la Institución Carnegie para la Ciencia, ha descubierto el agujero negro supermasivo más distante alguna vez observado. El objeto está situado a una distancia inimaginable, de más de 13.000 millones de años luz. De hecho, la luz estudiada por Bañados fue emitida cuando el Universo apenas tenía el 5 por ciento de la edad actual: es decir, unos 690 millones de años después del Big Bang. El hallazgo se ha publicado recientemente en la revista Nature.

Si, a pesar de la distancia, los astrónomos han podido detectar este objeto, es porque es extremadamente brillante. Para empezar, el agujero negro tiene una masa aproximada de 800 millones de soles (unas 200 veces más que Sagitario A, el agujero negro del centro de la Vía Láctea). Además, en el momento en que emitió la luz que ahora ha llegado a la Tierra, este agujero negro estaba absorbiendo enormes cantidades de materia en el centro de su galaxia, lo que le convertía en un cuásar, una fuente emisora de rayos X, luz visible y otras longitudes de onda y que está entre los objetos más brillantes del Universo.

Lo interesante de esta mole tragona de materia es, para Bañados, que supone un reto para las teorías que explican el nacimiento y evolución de los agujeros negros supermasivos: «Reunir toda esa masa (800 millones de soles) en menos de 690 millones de años (la edad del Universo cuando el objeto emitió la luz que ha llegado ahora a la Tierra) es un reto enorme para las teorías del crecimiento de agujeros negros», ha asegurado el astrofísico.

La respuesta a este dilema, la presencia de moles tan pesadas que en teoría requieren mucho tiempo para formarse en un Universo recién nacido, es que al comienzo las condiciones era distintas a las actuales. Por eso, en la actualidad podría ser imposible que se formaran agujeros negros mayores a la docena de masas solares.

Cuando el Universo era una sopa oscura

Después del Big Bang, el Universo era parecido a una gran sopa oscura de partículas extremadamente energéticas que se expandía y enfriaba a gran velocidad. Unos 400.000 años después de la gran explosión, las partículas se reunieron en torno a átomos de hidrógeno gaseoso neutral. Todo era oscuro hasta que la gravedad permitió que el hidrógeno se concentrara en algunos puntos hasta tal punto que la presión y la temperatura permitieron activar reacciones de fusión nuclear: y así nacieron estrellas y galaxias.

Estas comenzaron a liberar energía suficiente como para excitar el hidrógeno de los alrededores ionizarlo (al robarle un electrón), durante la llamada época de la reionización. Gracias a esto, poco a poco el Universo se hizo transparente a la luz, y los fotones pudieron viajar libremente por el espacio.

Apenas 690 millones de años después de que ocurriera esto, en plena época de la reionización, el agujero negro supermasivo observado por Eduardo Bañados alcanzaba los 800 millones de soles. ¿Cómo es posible, entonces, que en tan poco tiempo un objeto así acumulara tanta materia? ¿Hay algo que se esté pasando por alto?

Aún no hay forma de saberlo, per los autores han encontrado que los alrededores de este cuásar están plagados de hidrógeno neutral, ese tipo de gas anterior a la era de la reionización, y que indica que los astrónomos están ante un objeto muy antiguo.

Este agujero negro ha sido detectado gracias a unos instrumentos de los telescopios Magallanes de la Institución Carnegie para la Ciencia y la distancia se ha calculado gracias al desplazamiento hacia el rojo, un efecto que ocurre como consecuencia de la expansión del Universo y que recuerda a lo que ocurre cuando la sirena de una ambulancia se aleja o se acerca a nosotros: las ondas del sonido se desplazan hacia los graves o hacia los agudos; en este caso, la luz emitida por el cuásar se desplaza hacia el rojo porque se está alejando. Tanto que alcanza un desplazamiento en el rojo de 7,54, que equivale a alrededor de 13.000 millones de años luz de distancia.

Tal como ha explicado Xiaohui Fan, coautor del estudio e investigador en la Universidad de Arizona (EE.UU.), este orden de distancais hace que los cuásares sean extremadamente débiles en el cielo. «Hasta ahora solo se conocía un cuásar con un desplazamiento hacia el rojo mayor a siete, a pesar de la exhaustiva búsqueda».

Los astrónomos calculan que debe de haber entre 20 y 100 cuásares tan brillantes y lejanos como el descubierto por el equipo de Bañados en todo el cielo, por lo que esta investigación es realmente muy importante para explicar qué ocurría en el Universo cuando era extremadamente joven. La próxima generación de telescopios, como el TMT o el Gran Telescopio de Magallanes, ayudarán mucho a este tipo de búsquedas.

1 nov. 2017

La NASA recopila sonidos del universo para la noche de Halloween

La NASA ha querido celebrar la noche de Halloween recopilando una serie de sonidos del espacio, algunos de ellos verdaderamente inquietantes.


Todos estos sonidos los ha recopilado gracias a las naves y observatorios que tiene repartidos por el espacio.

Tanto estas naves espaciales, como los observatorios de la NASA poseen instrumentos capaces de recoger sonidos del universo en forma de radio. Tras lo cual, posteriormente los científicos logran crear estas auténticas maravillas sonoras y otras un tanto bastante espeluznantes que posiblemente harán que se te ponga el bello de punta.

Desde nuestra página: Una Galaxia Maravillosa (Wonderful Galaxy) os dejamos el enlace para que os resulte más fácil acceder a todos ellos. Os recomiendo que os pongáis unos auriculares-audífonos para que los sonidos los podáis percibir mucho mejor, dicho de otra manera, (como si estuvieráis en el mismo universo).


Entre todos ellos podréis escuchar el  rugido planeta Jupiter, que fue registrado por la nave Juno. Sonidos de radio del propio planeta Saturno captados a través de la desaparecida misión Cassini. Además de estos sonidos también destacan la del cometa Tempel 1 en su encuentro con la sonda Stardust, así como ondas de plasma captadas por las sondas Van Allen y muchos más.

Espero que disfrutéis de ellos. Os los recomiendo amigos lectores!

Saludos y abrazos para todos y hasta el próximo artículo.

27 oct. 2017

Gigantesco objeto visita nuestro Sistema Solar

Nunca antes se había observado nada parecido, llega desde la constelación de Lira y su velocidad es tan rápida que los científicos y astrónomos están desconcertados.


Todavía no se sabe a ciencia cierta de que se trataría, si de un cometa, un asteroide o cualquier otro objeto.

Los astrónomos de la Universidad de Hawái han detectado este objeto, que parece haberse originado fuera del Sistema Solar, en otro lugar de nuestra galaxia. Si es así, sería el primer «visitante interestelar» observado y confirmado por los astrónomos.

Este extraño objeto inusual, al que el Minor Planet Center (MPC) en Cambridge, Massachusetts (EE.UU.), ha denominado temporalmente A/2017 U1, tiene menos de 400 metros de diámetro y se mueve notablemente tan rápido que no se ha podido aún esclarecer el motivo. Los astrónomos trabajan urgentemente para apuntar los telescopios alrededor del mundo y en el espacio hacia esa misterioso objeto. Una vez que se obtengan y analicen los datos obtenidos, esperan poder saber más sobre su origen y posiblemente su composición.

A/2017 U1 ha sido descubierto por el telescopio Pan-STARRS 1 de la Universidad de Hawái en Haleakala, durante una búsqueda nocturna de objetos cercanos a la Tierra para la NASA. El astrónomo Rob Weryk fue el primero en identificar el objeto en movimiento. Se dio cuenta inmediatamente de que era un objeto inusual. «Su movimiento no podría explicarse si fuera un asteroide normal del Sistema Solar o la órbita de un cometa», explica. Imágenes de seguimiento tomadas por el telescopio de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Tenerife confirmaron sus sospechas. «Este objeto ha venido desde fuera de nuestro Sistema Solar», afirma Weryk.

3 oct. 2017

El Hubble capta galaxias entre cúmulos de estrellas

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), de Estados Unidos, informó hoy que el telescopio espacial Hubble captó una galaxia rodeada por un enjambre de cúmulos estelares.


Se trata de NGC 4874, una gigantesca agrupación elíptica, aproximadamente 10 veces más grande que la Vía Láctea, en el centro del conjunto de galaxias de Coma, señaló la agencia.

Con su fuerte atracción gravitatoria, es capaz de sostener más de 30 mil cúmulos globulares de estrellas, más que cualquier otra de su tipo que conocemos, y tiene algunas constelaciones enanas en su alcance.

Según la NASA, esta imagen también muestra galaxias más distantes que no pertenecen al conjunto, visto como pequeñas manchas en el fondo.

La foto se creó a partir de exposiciones ópticas y de infrarrojo cercano tomadas con el canal de campo ancho de la cámara avanzada de Hubble para encuestas.

26 sept. 2017

Gran paso para la búsqueda de vida extraterrestre

Planets Foundation es la responsable de este proyecto de telescopio que permitiría poder buscar signos de vida extraterrestre en los exoplanetas de más allá del Sistema Solar, que ya podrían estar observándonos, según un estudio, debido a los movimientos que hace la Tierra de rotación y translación.


La idea es construir un telescopio formado por espejos circulares, el más grande, llamado ‘espejo actuador’, sería el que se encargue de mover los otros 16 espejos, cada uno de 5 metros de diámetro. Estos, según el proyecto, serán capaces de recoger la luz que llega de los lugares de más allá del Sistema Solar.

Se estima que la máquina completada mida 25 metros de diámentro y que su alcance vaya más allá de los 25 años luz desde la Tierra. En principio, de conseguir el dinero, el telescopio se construirá en el desierto de Atacama, en Chile.

La fundación pretende conseguir la financiación del proyecto a través de un crowdfounding en Kickstarter que tiene dos partes: la primera de 35.000 dólares, que servirá para crear el prototipo del ‘espejo actuador’; y, la segunda, de 130 millones de dólares, para construirlo por completo.

Su primer objetivo


Cuando el telescopio esté listo, los atrónomos quieren comenzar explorando el Próxima B, un exoplaneta que orbita alrededor de la estrella más cercana a la Tierra después del Sol, el Próxima Centauri, que se encuentra a 4,2 años luz.

“ExoLife será el primer telescopio del mundo capaz de localizar océanos, continentes y vida en nuestros más cercanos exoplanetas. Incluso será capaz de encontrar atmósferas de agua, oxígeno, metano y ozono”, han explicado sus creadores.

10 feb. 2015

El Universo podría no tener inicio

El Universo puede haber existido desde siempre, de acuerdo con un nuevo modelo que aplica términos de corrección cuántica para complementar la teoría de la relatividad general de Einstein. El modelo también puede explicar la materia oscura y la energía oscura, la resolución de varios problemas a la vez.

La edad ampliamente aceptada del universo, según las estimaciones de la relatividad general, es de 13, 800 millones de años. En un principio, se pensó que todo lo que existe pudo haber ocupado un único punto infinitamente denso, o singularidad. Sólo después de este punto comenzó a expandirse en un "Big Bang", que hizo que el universo comenzase oficialmente.

Aunque la singularidad del Big Bang surge directa e inevitable de las matemáticas de la relatividad general, algunos científicos lo ven problemático porque las matemáticas sólo pueden explicar lo que sucedió inmediatamente después, no antes o en la singularidad.

La singularidad del Big Bang es el problema más grave de la relatividad general, porque las leyes de la Física parecen romperse ahí abajo", dijo a Phys.org Ahmed Farag Ali, de la Universidad de Benha en Egipto.

Ali y Saurya Das de la Universidad de Lethbridge en Alberta, Canadá, han mostrado en un artículo publicado en Physics Letters B que la singularidad del Big Bang puede ser resuelta por su nuevo modelo, en el que el universo no tiene principio ni fin.

Estos físicos enfatizan que sus términos de corrección cuántica no se aplican 'ad hoc' en un intento de eliminar específicamente la singularidad del Big Bang. Su trabajo se basa en las ideas por el físico teórico David Bohm, quien también es conocido por sus contribuciones a la Filosofía de la Física. A partir de la década de 1950, Bohm exploró reemplazar geodesias clásicas (el camino más corto entre dos puntos de una superficie curva) con trayectorias cuánticas.

En su artículo, Ali y Das aplican estas trayectorias de Bohm a una ecuación desarrollada en la década de 1950 por el físico Amal Kumar Raychaudhuri, en la Universidad Presidency en Calcuta, India. Raychaudhuri fue también maestro de Das cuando era un estudiante universitario de esta institución en los años 90.

Usando la ecuación de Raychaudhuri cuánticamente corregida, Ali y Das derivan ecuaciones de Friedmann cuánticamente corregidas, que describen la expansión y evolución del universo (incluyendo el Big Bang) en el contexto de la relatividad general. Aunque no es una verdadera teoría de la gravedad cuántica, el modelo contiene elementos tanto de la teoría cuántica como de la relatividad general.

27 ene. 2015

Espectáculares fotos de la NASA para el Año Internacional de la Luz 2015

Las Naciones Unidas declararon el 2015 el Año internacional de la Luz con el fin de "poner de relieve la importancia de la luz y las tecnologías ópticas en nuestras vidas y para el desarrollo de la sociedad".


La NASA parece más que dispuesta a contribuir con este objetivo y para ello publicó una serie de fotos, cada una más espectacular que la otra, tomadas por el observatorio de rayos-X Chandra, un satélite artificial lanzado en julio 1999 al espacio.

"Estas imágenes demuestran las innumerables maneras en que la información sobre el universo se nos comunica a través de la luz ", aseguró la agencia espacial estadounidense.

Cuando una estrella explotó en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia enana, satélite de la Vía Láctea, dejó atrás esta creciente capa de escombros llamada SNR 0519-69.0.0.
 
Desde Chandra, los rayos X muestran en azul un gas a millones de grados. Desde Hubble se ve el extremo exterior de la explosión (en rojo) y las estrellas luminosas dentro de ese campo de visión.  


Esta galaxia, apodada "Whirlpool" (Remolino), es una galaxia espiral, como nuestra Vía Láctea, situada a 30 millones de años luz de la Tierra. Esta imagen compuesta combina los datos recogidos en Chandra por las longitudes de onda de los rayos X (en morado), los ultravioletas por el explorador Galaxy Evolution (GALEX, en azul); la luz visible recogida por Hubble (en verde) y los infrarrojos de Spitzer (en rojo). 
 
 
Cuando los rayos X, en azul, recogidos por Chandra y XMM-Newton se unen en esta imagen con los datos del Australia Telescope Compact Array (en rosa) y los datos de luz visible del Digitized Sky Survey (DSS, en amarillo), surge una nueva visión de la zona. Este objeto, conocido como MSH 11-62, contiene una nebulosa interna de partículas cargadas que podrían ser un flujo del denso núcleo giratorio que deja una gran estrella al explotar.
 
 
Esta galaxia, a una distancia de aproximadamente 700 millones de años luz, contiene una burbuja gigante llena de rayos X calientes que emiten gas detectado por Chandra (en azul). Los datos de la Fundación Nacional de Ciencia (en rojo) revelan "puntos calientes" a unos 300.000 años luz del centro de la galaxia. Los datos de luz visible (en amarillo) del Hubble y DSS completan esta vista.  
 
 
Esta supernova se compone de los restos de una estrella que explotó y pudo ser vista por los astrónomos chinos hace casi 2.000 años. Los telescopios modernos tienen la ventaja de poder observar este objeto con luz completamente invisible al ojo humano. Esta imagen combina rayos X de Chandra (en rosa y azul) junto con la emisión visible de los átomos de hidrógeno al borde, que se observa con el telescopio Curtis Schmidt de 0,9 metros en el Observatorio Interamericano del Cerro Tololo (en amarillo).

La existencia de tierras dobles puede ser posible

Un gran impulsor en la búsqueda de exoplanetas es responder la pregunta de si puede existir vida en otros lugares del Universo. De hecho, un objetivo importante del Telescopio Espacial Kepler es descubrir un planeta similar a la Tierra en la zona habitable de una estrella como el Sol.


Pero, ¿te imaginas dos Tierras orbitándose muy cerca una a la otra durante miles de millones de años? ¿Es posible? Un nuevo estudio sugiere que sí, que podría darse ese escenario. Imagina las implicaciones para las búsquedas planetarias si una “Tierra doble” es posible.

Con la tecnología actual es difícil detectar un planeta del tamaño de la Tierra, y mucho más difícil dos, pero si tales planetas existen presentan preguntas interesantes. ¿Podrían ser habitables? ¿Cómo se forman?
El nuevo estudio dice que las Tierras dobles pueden existir si se forman por lo menos a dos veces la distancia Tierra-Sol de su estrella. En lo que los científicos dicen que es el primer estudio que considera Tierras binarias, ellos sugieren un escenario donde dos cuerpos rocosos se acercan uno al otro a comienzos de la formación de su sistema solar. No colisionan (como lo que ocurrió cuando se formó la Luna), pero están lo bastante cerca para estar a aproximadamente tres radios de distancia.

“Hay una buena razón para creer que los sistemas de planetas terrestres binarios pueden ser posibles”, según un comunicado de prensa del Instituto de Tecnología de California. “En una colisión ‘rasante’ el momento angular es demasiado alto para ser contenido dentro de un único cuerpo en rotación (se fisionaría) y si los cuerpos apenas se tocan podrían mantener sus identidades. Sin embargo, se necesita un encuentro donde los cuerpos se aproximen inicialmente a una velocidad suficientemente baja”.

Los científicos simularon estos encuentros planetarios utilizando una simulación llamada Smooth Particle Hydrodynamics, la que ha sido usada en el pasado para escenarios tales como la colisión que creó la Luna. Los escenarios mostraron que una colisión entre dos planetas del tamaño de la Tierra solo produciría una Luna. Sin embargo, si los cuerpos se acercan la suficiente como para producir distorsión por marea uno sobre el otro, los planetas podrían formar un sistema binario.

La investigación fue presentada en la reunión de la División de Ciencias Planetarias en noviembre de 2014.

31 oct. 2012

Científicos demuestran la existencia del alma

De acuerdo a los expertos, sustancias cuánticas conforman el alma, y cuando una persona sufre una experiencia cercana a la muerte, el alma deja al sistema nervioso y entra al universo.


Una "Experiencia cercana a la muerte" (ECM) ocurre cuado las sustancias cuánticas con la que está formada el alma dejan el sistema nervioso central y entran al Universo, señala una nueva teoría de dos científicos.

De acuerdo a esta idea, la conciencia es un "programa" de una computadora cuántica en el cerebro que puede permanecer en el Universo incluso después de la muerte, lo que explicaría las percepciones que tienen las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte.

La idea está basada en la teoría cuántica de la conciencia que el Dr. Stuart Haroff, director del Centro de Estudios de la Conciencia de la Universidad de Arizona, y el físico británico Sir Roger Penrose han desarrollado, en la cual intentan descifrar la esencia del alma, la cual creen está contenida dentro de estructuras microtubulares dentro de las células del cerebro.

De acuerdo a los científicos, las experiencias de la conciencia son un resultado de los efectos de la gravedad cuántica en estos microtúbulos, una teoría que han nombrado como "orchestrated objective reduction" (Orch-OR), y que señala que el alma es sólo la interacción de neuronas en el cerebro. Las neuronas, por tanto, estarían construidas por "la tela" que cubre al universo y podrían haber existido desde el inicio de los tiempos.

Este concepto de alma es similar a las creencias del budismo e hinduismo, en donde se dice que la conciencia es una parte integral del universo, y que podría ser por tanto lo único que podría existir.

Basándose en estas creencias, Hameroff cree que en las experiencias cercanas a la muerte, los microtúbulos pierden su estado cuántico, pero que la información en su interior no es destruida, sino que deja al cuerpo y retorna al cosmos.

"Si el paciente es resucitado, esta información cuántica puede volver a los microtúbulos y el paciente dice 'tuve una experiencia cercana a la muerte'. Si no es revivido y muere, es posible que la información cuántica pueda existir fuera del cuerpo, quizás de manera indefinida, como alma" señala Hameroff.

La teoría Orch-OR ha tenido muchas críticas, tanto de la comunidad de pensadores empíricos como de la comunidad de científicos, sin embargo Hameroff cree que la investigación de las físicas cuánticas ha comenzado a validar su teoría al demostrar que los procesos cuánticos existen en distintos procesos biológicos, tales como la navegación de los pájaros y la fotosíntesis.

16 oct. 2012

La Tierra enviará nuevo mensaje al Universo

Enviar mensajes al espacio es algo que hacemos desde hace mucho tiempo. No importa si es una señal de radio o un disco hecho de oro, el objetivo es el mismo: Compartir con el universo el hecho (al menos temporal) de que estamos aquí. 


La Tierra no es eterna, por lo que existe la gran posibilidad de que nuestro planeta y por qué no nuestro Sistema Solar, se pierdan en la inmensidad del futuro sin dejar rastro. El proyecto The Last Pictures escoge una aproximación un poco más artística al concepto de mensaje en una botella, guardando un total de cien imágenes en discos de silicio bañados en oro, que serán depositados en un satélite.

Uno de los mejores ejemplos que podemos encontrar del caso se encuentra en los discos dorados dentro de las naves Voyager, por lo tanto, la necesidad de comunicar al cosmos nuestra existencia no ha perdido vigor. Incluso el Curiosity, la sonda de la NASA que visita Marte desde agosto, tiene una placa con información que va más allá de lo estrictamente científico. La razón no es otra más que nuestra condición de efímeros. La Tierra desaparecerá, junto con el Sistema Solar, la Vía Láctea, y hasta el Universo mismo, según la visión del científico que se exprese al respecto. Asumir que la especie humana logrará sobrevivir a todos estos eventos (en nuestra forma actual, al menos) es más que una necedad. El espacio es “grande”, y nuestros “gritos simbólicos” apenas han recorrido unos 70 u 80 años luz, mientras que los mensajes físicos aún tienen un largo camino por delante.

El desafío, perdurar

Algunos de esos mensajes no tienen como destino viajar, sino perdurar. Aceptar el desafío del paso del tiempo en la hostilidad del espacio. Existen períodos de nuestra historia que están completamente ocultos para los expertos, y con eso hablamos de cosas que sucedieron hace pocos miles de años atrás. Si consideramos un período de tiempo en el orden de miles de millones de años en el futuro, la situación se vuelve mucho más compleja. Aún así, el proyecto conocido como The Last Pictures buscará dejar su legado, basado en discos de silicio recubiertos con oro que contienen cien imágenes de lugares y hechos en nuestro planeta, en blanco y negro. Los discos serán colocados en el satélite EchoStar XVI, que será lanzado en los primeros meses del año entrante.

La selección de las imágenes fue realizada por artistas, filósofos y científicos, pero el perfil de The Last Pictures parece estar mucho más alineado con el aspecto artístico. Un tornado sobre el agua, un barco encallado y una tormenta de polvo probablemente instalen más que algunos interrogantes entre los eruditos extraterrestres que con un poco de suerte vayan a encontrar estos discos. Algunos podrán estar en contra de la selección de las imágenes, esperando algo “más representativo” de nuestra especie, pero al mismo tiempo, no somos solamente números y ecuaciones. Si podemos quedar asombrados frente al poder de la naturaleza, o encontrar paz en algo como el viento silbando entre las ramas de los árboles, ¿por qué no transmitir eso también?
Fuente: ABC

15 sept. 2012

La NASA descubre dos nuevos planetas

Los planetas, bautizados Pr0201b y Pr0211b, han sido hallados en una zona donde se suponía no podían crearse planetas.






Astrónomos de la NASA han encontrado, por primera vez, planetas orbitando estrellas similares al sol en un cúmulo de estrellas.

Estos descubrimientos nos ofrecen las mejores evidencias de que los planetas pueden surgir de densos entornos estelares. Aunque estos planetas recién encontrados no son habitables, sus cielos deberían ser más estrellados que los nuestros.


Estos dos planetas son del tipo "júpiter caliente", masivos y gaseosos, que además hierven por la cercanía a su estrella madre. Cada "júpiter caliente" orbita alrededor de una estrella diferente, parecida al Sol, en el Cluster Beehive, también llamado El Pesebre, una colección de 1.000 estrellas que parece pulular alrededor de un centro común.

Este es un cluster abierto, o un grupo de estrellas nacido más o menos al mismo tiempo de la misma nube gigante de material. Las estrellas comparten una parecida composición química. Al contrario de la mayoría de estrellas, que se extienden poco a poco tras su nacimiento, estas jóvenes permanecen ligeramente unida gracias a su mutua atracción gravitatoria.

"Estamos encontrando más y más planetas que pueden sobrevivir en ambientes diversos y extremos, como estos clústers cercanos", asegura Mario R. Pérez, científico del Programa Orígenes del Sistema Solar, un proyecto de la NASA. "Nuestra galaxia contiene más de 1.000 de estos clústers abiertos, que pueden presentar condiciones físicas para albergar a muchos más de estos planetas gigantes".

Estos dos nuevos planetas han sido bautizados como Pr0201b y Pr0211b, el nombre de sus estrellas correspondientes, seguido por una "b", utilizando la nomenclatura habitual al descubrir planetas.

"Estas son las primeras 'b" en Beehive", asegura Sam Quinn, estudiante graduado en astronomía dela Universidad de Georgia en Atlanta, y autor principal del artículo que describe los resultados, publicado en la revista Astrophysical Journal Letters.

Quinn y su equipo, en colaboración con David Latham, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, descubrió los planetas utilizando el telescopio Tillinghast de este centro, situado cerca de Colorado, Arizona, para medir el ligero bamboleo gravitacional que estos planetas inducen a sus respectivas estrellas.

"Este ha sido un gran rompecabezas para los cazadores de planetas", comenta Quinn. "Sabemos que muchas estrellas se forman en entornos de clústers como la nebulosa de Orión, y este ambiente denso suele inhibir la formación de planetas, pero al menos algunas estrellas del tamaño de nuestro sol en clústers abiertos deberían tener planetas. Ahora, finalmente sabemos que también se forman ahí".

Los resultados también son interesantes para los físicos teóricos, que tratand e comprender cómo los "júpiter calientes" pueden terminar tan cerca de sus estrellas. Muchas teorías sostienen que estos mundos comienzan con temperaturas más frías y lejos de sus estrellas, antes de migrar hacia el interior y calentarse.

"La edad relativamente corta del clúster Beehive clasifica a estos planetas entre los más jóvenes conocidos", asegura Russel White, principal investigador del Programa Orígenes del Sistema Solar de la NASA, que ha financiado este estudio. "Y eso es importante porque establece una limitación en la rapidez con la que los planetas gigantes migran hacia el interior, y saber cuándo lo hacen es el primera paso para descubrir cómo lo hacen".

El equipo de investigadores sospechan que los planetas migraron hacia el interior del clúster porque es rico en metales. Las estrellas del clúster Beehive tienen más elementos pesados, como el hierro, que nuestro sol.

Según White, "Las búsquedas de planetas alrededor de estrellas cercanas sugieren que estos metales actúan como un 'fertilizante de planetas', dando lugar a una buena cosecha de planetas gaseosos gigantes. Nuestros resultados sugieren que esto puede ser cierto también en los clústers"

11 nov. 2011

Buscando otras civilizaciones

Cálculos de unos investigadores sugieren que si nunca hemos encontrado un artefacto extraterrestre en nuestro Sistema Solar puede ser porque aún no hemos buscado lo suficiente.

La humanidad ha transmitido mensajes dirigidos a posibles civilizaciones extraterrestres desde 1974. Dos sondas Pioneer con placas que describen cómo somos ya han abandonado nuestro Sistema Solar, y las naves Voyager, que contienen discos con decenas de sonidos e imágenes característicos de nuestro planeta, están a punto de cruzar la misma frontera. Además, nos dedicamos a enviar emisiones de radio a través del radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, todo con la esperanza de que alguien ahí arriba nos encuentre.

Sin embargo, ¿por qué no hemos descubierto vestigios de otra civilización haciendo lo mismo? Un par de investigadores de la Universidad Penn State (Pensilvania, EE.UU.) han realizado una aproximación matemática al problema y han llegado a la conclusión de que, simplemente, aún no hemos mirado en suficientes lugares para asegurar que ningún artefacto extraterrestre existe en nuestro Sistema Solar. Es decir, sólo hemos buscado la aguja en un pequeño rincón del pajar.

La investigación tiene mucho que ver con la famosa paradoja de Fermi, una teoría del físico italiano del mismo nombre que se hace la pregunta del millón: Si en nuestro planeta ha surgido vida inteligente y hay miles de millones de estrellas en la galaxia, también ha podido ocurrir lo mismo en algún otro lugar.

Pero, en ese caso, ¿cómo es posible que no hayamos tenido noticia de otras formas de vida inteligente fuera de la Tierra? La respuesta a esta pregunta podría incluir que la vida es rara, las culturas inteligentes se destruyen a sí mismas inevitablemente, los seres inteligentes no han llegado hasta aquí o lo han hecho pero no quieren revelar su presencia.

Jacob Haqq-Misra y Ravi Kumar Kopparapu, autores del estudio, que publican online en ArXiv y que ha sido aceptado por la revista Acta Astronautica, creen que «la inmensidad del espacio, combinado con nuestras limitadas búsquedas hasta la fecha, implica que cualquier sonda exploratoria no tripulada de origen extraterrestre podría habernos pasado inadvertida».

Aunque no se haya producido contacto, para estos investigadores eso no quiere decir que no pueda haber sondas no tripuladas enviadas por otra civilización para observarnos. Estas sondas, como las nuestras, pueden ser pequeñas y estar escondidas en multitud de lugares. En el cinturón de asteroides probablemente pasarían inadvertidas, sobre todo si miden entre uno y diez metros.

¿En Marte, o en la Luna?

«Artefactos extraterrestres pueden existir en el Sistema Solar sin nuestro conocimiento, simplemente porque todavía no hemos buscado lo suficiente», afirma Haqq-Misra. «Pocas o ninguna tentativa sería capaz de detectar una sonda de ese tamaño». Los científicos han utilizado un método probabilístico para determinar si hemos visto con suficiente atención cualquiera lugar del Sistema Solar para decir definitivamente que no hay objetos extraterrestres allí.

Consideran que el Sistema Solar tiene un volumen fijo y calculan los porcentajes de ese volumen que tendrían que ser cuidadosamente examinados utilizando una tecnología capaz de detectar sondas tan pequeñas y dando por sentado que esas sondas no están camufladas conscientemente. Los autores señalan que la mayoría de las búsquedas hasta la fecha no han sido lo suficientemente finas como para que se puedan encontrar pequeñas sondas o para descartar totalmente su existencia.

Después de tener en cuenta una variedad de posibles sesgos, como que «el universo está lleno de vida» o que «la vida es rara», el equipo desarrolló una ecuación que se puede aplicar a una parte del volumen del Sistema Solar para determinar si se ha realizado una búsqueda suficiente para asegurar que no hay objetos extraterretres dentro de ese volumen. «La superficie de la Tierra es uno de los pocos lugares del Sistema Solar que ha sido completamente examinado con una resolución espacial de menos de tres metros», dicen.

Pero aun cuando los humanos se han extendido a través de la superficie sólida de la Tierra, todavía hay cuevas, selvas y desiertos, así como el fondo del océano y las zonas del subsuelo que no han sido exploradas. A pesar de esto, creen que la Tierra tiene un alto grado de confianza como para decir que no alberga algún artefacto extraterrestre.

La Luna y Marte han sido examinados por el hombre en una pequeña parte. La nave Lunar Reconnaissance Orbiter mapea nuestro satélite natural con una resolución de aproximadamente 20 pulgadas, por lo que puede llegar a ser capaz de determinar si no hay objetos extraterrestres en la Luna.

Sin embargo, los investigadores advierten que los mapas de superficie pueden no ser suficientes para distinguir una sonda espacial de una piedra. El terreno de Marte ha sido menos investigado, así que no se puede asegurar que ahí no haya nada. El cinturón de asteroides y el cinturón de Kuiper también han sido objeto de nuestras exploraciones, pero la gran parte del volumen del Sistema Solar sigue virgen.

«Las búsquedas hasta la fecha en el Sistema Solar son lo suficientemente incompletas para que no podamos descartar la posibilidad de que artefactos no terrestres estén presentes e incluso puedan estar observándonos», advierten los investigadores. El incremento de la exploración espacial quizás pueda darnos una respuesta definitiva.

12 jul. 2010

El agujero negro más poderoso del Universo

De su centro nace un chorro de gas tan descomunal que ha formado una enorme burbuja de 1.000 años luz de extensión.

Si el agujero negro fuera del tamaño de una pelota de fútbol, cada chorro se extendería desde la Tierra hasta más allá de Plutón. Foto: ESO

Gracias a la acción conjunta de dos telescopios de última generación, los astrónomos han podido descubrir un enorme chorro de gas proyectado por un agujero negro que bate todos los récords. Hasta ahora se pensaba que la mayor parte de la energía que irradian estos oscuros monstruos cósmicos se hacía en forma de rayos X pero las observaciones han demostrado que existen agujeros negros que proyectan colosales burbujas de gas caliente que pueden alcanzar dimensiones siderales nunca vistas.

La astronomía avanza otro paso gracias a la precisión de los dos modernos telescopios que tanto la NASA como la ESO han prestado a la ciencia. El Chandra americano y el Very Large europeo, instalado en Chile, han aportado imágenes claras de lo que se podría denominar un descubrimiento interesante relacionado con el comportamiento de los misteriosos agujeros negros. Se trata de un descomunal chorro de energía lanzado desde el centro del disco oscuro estelar que ha formado una enorme burbuja de gas caliente de 1.000 años luz de extensión. El hallazgo, publicado en la revista Nature, destaca especialmente porque el objeto descubierto, también conocido como un micro quasar, es el doble de grande y decenas de veces más poderoso que otros del mismo tipo conocidos hasta ahora.
Una burbuja increíble

"Hemos quedado asombrados por cuánta energía es inyectada en el gas por el agujero negro. Este agujero negro tiene sólo unas pocas masas solares, pero es una versión en miniatura de los más poderosos quásares y radio galaxias, que contienen agujeros negros con masas millones de veces más grandes que la del Sol", detalló Manfred Pakull, el principal investigador de este estudio. Hasta ahora se pensaba que la forma predominante de energía que los agujeros negros proyectan cuando se tragan materia estelar era en forma de rayos X pero se ha visto en las imágenes que pueden liberar la misma cantidad de energía, y quizás aún más, en forma de chorros colimados de partículas de alta velocidad. Los rápidos chorros chocan con el gas interestelar que los rodea, calentándolo y forzándolo a expandirse. La burbuja se infla a una velocidad de 1 millón de kilómetros por hora.

Este temible evento cósmico se encuentra a 12 millones de años luz en los alrededores de la galaxia espiral NGC 7793. A partir del tamaño y expansión de la burbuja, los astrónomos han descubierto que la actividad de los chorros debe haber sido continua durante al menos 200.000 años. “La longitud de estos chorros en NGC 7793 es increíble, comparado con el tamaño del agujero negro del cual provienen", explica el coautor Robert Soria. "Si el agujero negro se hubiese reducido al tamaño de una pelota de fútbol, cada chorro se extendería desde la Tierra hasta más allá de la órbita de Plutón". La buena noticia es que este destructivo chorro de gas incandescente no llegará a la Tierra en muchos millones de años, suponiendo que estuviera enfocado en nuestra dirección, claro.

13 jun. 2010

Diez lugares del Universo donde encontrar vida extraterrestre

Encontrar algo que respire más allá de la Tierra será el gran hito científico del futuro. Estos son los objetivos en la diana de la exploración espacial.


La búsqueda de vida extraterrestre es uno de los principales objetivos de organizaciones científicas y agencias espaciales. Confirmar que algo respira más allá de la Tierra, aunque se trate del microorganismo más simple, será, sin duda, uno de los grandes hitos científicos del futuro. La gran pregunta es por dónde empezar a buscar. Éstas son las principales dianas de los investigadores, lugares del Cosmos donde el comportamiento de sus compuestos químicos se ha revelado demasiado particular para ser tan sólo un mundo muerto ahora o en el pasado. En Titán o las lunas Europa y Encélado, entre otros cuerpos celestes, los investigadores parecen haber encontrado las pistas más fiables, aunque es posible que en los próximos años, especialmente gracias a los avances en la búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema Solar, aparezcan nuevos prometedores lugares.

Meteoritos: Los difusores de la vida

Un meteorito encontrado en la Antártida se hizo mundialmente famoso en 1996 cuando la NASA y la Casa Blanca hicieron público de forma conjunta un extraordinario descubrimiento. En la piedra, de 13.000 años de antigüedad y proveniente de Marte, aparecían posibles huellas de vida extraterrestre. El hallazgo del meteoro, conocido como Allen Hills 840001, suscitó entre los astrobiólogos un intenso debate que ha llegado hasta nuestras días sin una respuesta definitiva.
Si esto fuera cierto, sería una prueba excelente que confirmaría la teoría de la panspermia (literalmente, semillas en todas partes), la idea de que la vida llegó del espacio exterior en asteroides, cometas y meteoros y los planetas pudieron compartirla. Una vida de este tipo se refiere a bacterias o formas parecidas capaces de resistir los ambientes más extremos.

Marte: Una misión en busca de fósiles


Marte, nuestra próxima frontera, ha sido un objetivo largamente perseguido por los cazadores de vida extraterrestre, especialmente desde el descubrimiento de agua helada en su superficie por la Phoenix Mars Landers en 2008. Otro importante elemento para la vida fue encontrado el año siguiente: científicos de la NASA hallaron metano en la atmósfera del planeta. Además, existen evidencias del pasado cálido y húmedo del Planeta Rojo.
La NASA estudia seriamente la posibilidad de enviar un robot a Marte para recolectar muestras del suelo que luego otra nave traería de vuelta. «Estas muestras podrían revelar formas de vida que han existido o que existen actualmente» en el Planeta rojo, explicaba en su día Steve Squyres, científico planetario de la Universidad de Cornell en Nueva York y presidente de un comité de la Academia Americana de las Ciencias, encargada de formular recomendaciones para la NASA. La diana donde aterrizaría esta nave son los vastos campos de yeso que cubren gran parte de la superficie del planeta, donde quizás puedan aparecer fósiles de organismos vivos, como se han preservado en el Mediterráneo.
Otro de los objetivos de la misión a Marte es la búsqueda del origen de ese misterioso metano en su atmósfera, que algunos apuntan puede ser orgánico. Por ejemplo, bacterias que se encuentren muy por debajo de la superficie.

Europa: ¿Un mar para albergar a todos los peces terrestres?

Europa se ha convertido en uno de los lugares más prometedores a la hora de buscar vida más allá de la frontera de nuestra atmósfera. El gran océano subterráneo que se cree existe en la luna de Júpiter, tan grande que encierra el doble de agua que todos los mares y océanos de la Tierra, podría contener cien veces más oxígeno de lo que se estimaba hasta ahora, según una investigación realizada en 2009 por Richard Geenberg, de la Universidad de Arizona. Se trata de una cantidad muy rica, más que suficiente para albergar vida. Y no sólo microorganismos, sino una «macrofauna» tan grande como todos los peces terrestres.

Calisto: Pruebas de un océano líquido


Los científicos de la NASA habían declarado a Calisto «una luna muerta y aburrida» hasta el descubrimiento de un posible océano salado bajo su superficie. La nave espacial Galileo de la NASA voló sobre la superficie de la segunda mayor luna de Júpiter en 1996 y 1997 y encontró que el campo magnético de Calisto había variado, lo que indicaba la existencia de corrientes. En 2001, Galileo detectó que un asteroide había impactado contra este mundo, formando el cráter Valhalla. Generalmente, un impacto de este tipo causaría intensas ondas de choque que atravesaría el cuerpo planetario, pero Galileo no encontró ninguna prueba de este fenómeno, por lo que los investigadores creen que un océano líquido pudo haber suavizado el golpe. De igual forma, no descartan la existencia de una vida compleja.

Titán: Alguien respira su hidrógeno


Dos nuevos estudios sobre la compleja actividad química que tiene lugar sobre la superficie de Titán han sorprendido a la comunidad científica, ya que pueden constituir la prueba de que en esa luna de Saturno existe, en estos momentos, alguna forma de vida basada en el metano. La primera investigación muestra que el hidrógeno que fluye en abundancia en la atmósfera del planeta desaparece casi por completo cuando llega a la superficie, lo que apunta a la inquietante posibilidad de que esté siendo "respirado" por criaturas vivientes. El segundo, publicado en el «Journal of Geophysical Research», es un detallado «mapa» de los hidrocarburos presentes en la superficie de Titán. Falta el acetileno, un gas que casualmente está considerado como la mejor fuente de alimento y energía para una hipotética forma de vida basada en el metano. Si estos indicios confirman la presencia de vida, será doblemente excitante, ya que sería una forma nueva de vida, independiente de la basada en el agua que existe en la Terra, y que podría sustentarse en el metano.

Encélado: El gran géiser

Los datos enviados por la nave Cassini de la NASA a su paso por Saturno en el año 2005 permitían suponer la existencia de agua en estado líquido a poca profundidad bajo la superficie helada de Encélado, satélite natural de Saturno. La suposición se confirmó tres años después en un informe publicado en la revista Nature. El pasado enero, la Cassini volvió a acertar. Encontraba la prueba definitiva de que, efectivamente, existe una gran cantidad de agua en estado líquido en las entrañas esta luna. Y no sólo eso, sino también hidrocarburos, carbono y todos los ingredientes necesarios para la existencia de vida.
Los datos de la Cassini han revelado, de hecho, iones de agua negativos en la atmósfera, lanzados por los grandes géiseres que caracterizan a esta luna, lo que confirma la presencia de caudalosas masas de agua subterránea. Aquí, en la Tierra, los iones negativos de agua están presentes en aquellos lugares en los que el líquido elemento está en movimiento, como en las cataratas o en las olas del mar al romper. Iones negativos de agua también han sido encontrados en Titán (otra de las lunas de Saturno) y en varios cometas.

Exoplanetas: Cada año aparecen docenas


Un exoplaneta es un cuerpo planetario que se sitúa fuera de nuestro Sistema Solar y orbita otra estrella distinta al Sol. Sólo llevamos explorando estos mundos lejanos durante una década (el primero, HD 209458, fue descubierto en 1999), pero docenas de estos mundos aparecen cada año, y algunos llevan consigo grandes sorpresas. HD 209458b, por ejemplo, ha mostrado señales de una atmósfera compuesta por agua, metano y diócido de carbono, todos ingredientes claves para la vida.

Nebulosa de Orión: agua y monóxido de carbono


El pasado mes de mayo, el telescopio espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea (ESA) anunciaba el hallazgo de productos químicos orgánicos, señales de vida, en la nebulosa de Orión, situada a unos 1.500 años luz de la Tierra. Los datos recogidos por el observatorio mostraban el patrón de picos de varias moléculas que sostienen la vida: agua, monóxido de carbono, metanol, ácido cianhídrico, óxido de azufre y dióxido de azufre, entre otros.

Un gigante rojo moribundo: el desfibrilador cósmico


Un equipo internacional de astrónomos descubrió en 2005 que las estrellas gigantes rojas moribundas podría actuar como un desfibrilador y traer a la vida a planetas congelados. Este renacimiento podría establecer las bases para el surgimiento de la vida. La Tierra es un lugar habitable por muchas razones, pero una de ellas es su localización. Estamos en un área donde el Sol nos permite una buena temperatura. Demasiado cerca, y el agua de nuestro planeta se evaporaría. Demasiado lejos, y nos convertiríamos en un gran cubo de hielo.
Cuando una estrella muere, en su fase de gigante rojo, aumenta su tamaño y brillo rápidamente, y explota en una oleada de radiación solar. Si los rayos de la estrella moribunda llegan hasta una luna o exoplaneta helados, este mundo puede derretirse y aparecer el agua líquida, preparando el escenario para la vida.

Io: la nueva candidata


Io, luna de Júpiter, no ha sido nunca un gran objetivo en la búsqueda de vida fuera de la Tierra y se ha despreciado frente a las grandes posibilidades de su hermana Europa, pero algunos científicos han comenzado a incluirla en la lista de posibles lugares habitables. Es el cuerpo con mayor actividad volcánica del Sistema Solar. En él no se han detectado moléculas orgánicas y cuenta con una atmósfera extremadamente fina, desprovista de vapor de agua detectable. Sin embargo, investigadores de la Universidad Estatal de Washington creen que pudo haber sido un hábitat más amable en el pasado y que hay una oportunidad de que alguna intrigante forma de vida haya sobrevivido hasta la actualidad.

Fuente: ABC
 

Categorias

agenda (137) astronomia (373) descubrimientos (209) insolito (126) milagro (51) misterio (193) ovni (247) ovnis (231) sucesos (154) ufo (223) ver para creer (101)
Si queres mi banner cógelo

Una Galaxia Maravillosa Copyright © 2009 Community is Designed by Bie